La presión debilita al más fuerte

14 diciembre 2016 || 20:07 ||
Compartir en redes

La presión debilita al más fuerte

Diálogos con “El Negro” Cruz*

Y aconteció que, presionándolo ella cada día con sus palabras e importunándolo, el alma de Sansón fue reducida a mortal angustia. Jueces 16:16

No hay la menor duda de que un político está sometido a presiones muy fuertes de sus gobernados, de su entorno de colaboradores y en el ámbito familiar, por señalar tres aspectos, aunque no los únicos.

La Biblia nos relata el caso de Sansón, un juez israelita con una fuerza tremenda, más allá de cualquier comparación con otros, sin embargo, este personaje quedó reducido en su fortaleza física y espiritual por una mujer.

El enamoramiento del histórico héroe de Dalila, fue aprovechado por sus enemigos, los filisteos, para ver la forma de acotar su poderío…casi lo logran.

La parábola nos sirve para comprender como en la actualidad las debilidades de los gobernantes pueden ser su perdición. Peor aún, si estas son sabidas por sus adversarios, de ser así, enfrentan grandes riesgos, porque bien dicen: es tonto el que comete un error, pero más tonto el que no lo aprovecha.

El antídoto contra este fenómeno es la templanza, que suele alimentarse por la fe en el Señor y el apego a las Sagradas Escrituras, es la mano de Jehová la que nos ayuda a superar todos los retos que se nos presenten, por muy proverbiales que sean.

Hoy, tanto el presidente Peña Nieto como los gobernadores, tienen ante sí un panorama complicado por el magro crecimiento de la economía y las válidas exigencias de la población, cierto es decir que en el caso de nuestro amado Veracruz, la problemática es mayor ante el quebranto de la finanzas públicas.

Así las cosas, la sociedad demanda mejoras en todos los ámbitos, sin embargo, la flaqueza de las tesorerías gubernamentales es extrema.

Por tal motivo, es indispensable que los mandamases saquen lo mejor de sí, que alimenten su alma para evitar al máximo los agotamientos propios del humano. Los tiempos son muy difíciles y requerimos dejar la mezquindad personal y los intereses de grupo para salir del atolladero, de lo contrario, emularemos al nervioso que se revuelve sin ton ni son en las arenas movedizas y acabaremos hundiéndonos más.

En los momentos complejos, es cuando tenemos la obligación de sacar la casta y demostrar de que estamos hechos, si nos confiamos como Sansón y nos consideramos invencibles, en realidad estamos manifestando un claro signo de fragilidad, que los de enfrente pueden oler, como los animales perciben el miedo.

Es pertinente que los políticos siempre tengan conciencia plena de la responsabilidad de sus actos, no tan solo para ellos, sino para el conjunto de los ciudadanos, el abandono del deber por debilidad, siempre tiene consecuencias terribles.

Dice el mencionado en Jueces 16:28: “Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: «Señor Jehová, acuérdate ahora de mí y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos.»”.

Si el fortachón individuo no hubiera descubierto su corazón ante la persona equivocada, no habría necesitado llegar a lo anterior, ojalá comprendamos el mensaje.