La salvación de Pemex, China entró en el mercado del petróleo mexicano

Foto: Reuters
6 diciembre 2016 || 11:27 || El país
Compartir en redes

México.- El petróleo mexicano se convirtió este lunes en uno de los más codiciados en el mundo. La cuarta subasta de contratos petroleros ha atraído a un buen puñado de empresas energéticas que pujaron por los yacimientos que el gobierno ha denominado “la joya de la Corona”. El Estado ha concedido 8 de 10 contratos para explorar y extraer crudo en las aguas profundas del Golfo de México. Entre los ganadores estuvieron compañías como China Offshore Oil, ExxonMobil, British Petroleum, Total y Statoil. Además, ha logrado cerrar la primera alianza de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) con la australiana BHP Billiton para extraer crudo en 2023.

La subasta más esperada por los inversores ocurre tres años después de que el Congreso mexicano reformara las leyes energéticas y liberara al sector petrolero de una estructura dependiente del Estado. La compañías que han participado en la puja se han volcado, principalmente, por los yacimientos del Cinturón Plegado Perdido, una zona cercana a la frontera marítima con Estados Unidos donde algunas de estas empresas ya trabajan en la extracción de crudo en el lado estadounidense. Esta región tiene un alto potencial que no ha sido explotado por Pemex debido a la falta de recursos tecnológicos y económicos.

La compañía China Offshore Oil, con capital del Estado chino, ha obtenido dos contratos en la zona fronteriza y ha ofrecido al gobierno mexicano ganancias generosas por cada barril. La estadounidense Chevron ha conseguido la licencia para extraer crudo en alianza con Pemex, la empresa estatal ha asegurado que compartirá su conocimiento para incrementar la producción. La francesa Total y la estadounidense ExxonMobil también se unieron para pujar por uno de los contratos del Cinturón Plegado Perdido.

El resto de los contratos han sido entregados a consorcios de petroleras de alto nivel que explotarán yacimientos en la Cuenca Salina del Golfo de México. La región, ubicada frente a las costas de los Estados de Veracruz y Tabasco, se encuentra a una profundidad promedio de 1.900 metros y debajo de una importante capa de sal que ha dificultado su explotación. La asociación entre la noruega Statoil, British Petroleum y Total pujó por buena parte de los contratos y obtuvo dos. Mientras que el consorcio de la malaya PC Carigali con la mexicana Sierra Oil también consiguió cerrar un par de tratos, uno de ellos con la estadounidense Murphy.

“Una licitación mejor que esta, imposible. En medio de la incertidumbre financiera y también de política internacional, la iniciativa privada está confiando en México”, dijo el ministro de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. Con esta subasta, el gobierno cierra el primer año de pujas por yacimientos petroleros en el que cerró 39 tratos.

Un salvavidas para Pemex

Pemex ha conseguido el primer socio de su historia. La australiana BHP Billiton ha ganado un contrato para extraer petróleo del yacimiento Trión, en la aguas profundas del Golfo de México. La petrolera estatal estima que comenzará los trabajos en 2017 y que obtendrá su primer barril en 2023. BHP Billiton ofreció 1.194 millones de dólares para cerrar el trato en una subasta en la que compitió con British Petroleum. El gobierno mexicano calcula que de la inversión inicial, el Estado y Pemex recibirán el 72,4%.

“Es un gran día para Pemex, yo diría que histórico, en 79 años no habíamos hecho una asociación de riesgo con un privado”, ha mencionado el director de la petrolera, José Antonio González Anaya. El directivo ha asegurado que la crisis en Pemex detuvo los trabajos de extracción de ese yacimiento y que la nueva inversión le permitirá a la empresa reanudarlos. “Estamos confiados en que BHP Billiton nos va a aportar la tecnología que se necesitan en ese bloque”, explicó.

El yacimiento Trión se encuentra frente a las costas del Estado de Tamaulipas y muy cerca de la frontera marítima de México y Estados Unidos. Será necesario que BHP Billiton perfore a 2.500 metros de profundidad en el océano en un terreno arenoso para obtener los primeros barriles de crudo. La participación de la petrolera australiana será del 60% y en los próximos tres meses cerrará el contrato con Pemex. El objetivo es que en 2025 este yacimiento entregue 120.000 barriles diarios, lo suficiente para compensar la caída de la producción de la estatal que desde 2004 no se ha recuperado.