LA UPAV

15 diciembre 2016 || 14:22 || Columna
Compartir en redes

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

Bueno dicho por la Secretaría de Educación Pública y por el propio titular Aurelio Nuño, quien se supone debe contar con todas las pruebas para arriesgarse a decir que la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), no debe dudarse que esta institución, es una de las tantas “patito” que funcionan en el estado y en otras entidades del país realmente es un negocio ilícito, al margen de la ley pero protegido por el Gobierno del Estado, por eso funciona con toda impunidad.

Son miles de jóvenes que cursaron sus estudios en esa universidad en sus diferentes “campus”, que ya egresaron incluso y otros que están por hacerlo. Se toparán con que sus estudios, no son reconocidos por la Secretaría de Educación Pública y que quienes terminaron sus “carreras” en esa “institución”, sencillamente fueron defraudados por los directores que como sucede en Poza Rica, cobraron por algo que no tene validez y eso no es sino sencillamente un fraude. Vaya que les cobran buenas cantidades a los alumnos y mayor es el negocio, cuando alguno reprueba una o más materias porque tiene que pagar 600 pesos por cada una para poder hacer examen extraordinario y contar con otra oportunidad para no ir arrastrando materias.

Y algo ha de haber en este conflicto, desde el momento en que la directora Rosa Isela Hernández Moctezuma, el domingo pasado anduvo prácticamente a la caza del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, buscando hablar con él, como para “lavarse las manos” y quedar como una blanca paloma. Nos dicen que sí lo logró pero apenas cruzaron unas palabras. Algo ha de saber el choleño desde el momento en que ´no se mostró dispuesto al diálogo, al menos en ese momento y delante de todo mundo.

Es verdaderamente algo que no tiene nombre honesto, lo que hacen quienes se dedican a lucrar con la necesidad de preparación profesional de muchos jóvenes algunos de los cuales estudian y trabajan y otros, definitivamente dependen de los padres. Lo extraño es que los funcionarios tanto federales como estatales incluyendo a los gobernadores en este caso de Veracruz, que dejaron operar en la impunidad a esta “institución” que hoy a puesto al descubierto el secretario Nuño, quien en lugar de decirlo, bien pudo haber actuado como es su deber.

Esta situación ha puesto a la defensiva a los miles de alumnos que existen en los distintos “campus” de la UPAV de la entidad, porque perversos funcionarios, solo medraron con su necesidad de cursar una carrera a nivel profesional y ahora sucede que no podrán ejercer porque sus estudios no son válidos, carecen del reconocimiento oficial de la Federación y su dependencia respectiva.

La Secretaría de Educación Pública, debe actuar ya para evitar que siga cometiéndose este fraude que ha servido para que particulares se enriquezcan hasta la saciedad a costa de miles de estudiantes a los que les cobran cuotas excesivas, sobre todo en esta época de dificultades económicas. Además, deberá disponer alguna opción para que los jóvenes no se frustren en su intención de forjarse como profesionistas. Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com