Los socios de Duarte tienen una gran flota aérea a su servicio

Va nuevo gobierno por exdirector de aeronautica

4 diciembre 2016 || 23:12 || Claudia Guerrero
Compartir en redes

El avión Lear Jet 45 que decomisó el gobernador Yunes Linares pertenecía a Alejandro Sánchez Domínguez

La aeronave recuperada por el Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares,  es un Lear Jet 45 con valor de 3.7 millones de dóalres, con su clave confidencial de “El Palomo”, como se conocía entre el lenguaje interno entre Javier Duarte de Ochoa y Alejandro Sánchez Domínguez quien fungió como director de Aeronáutica en el gobierno del exmandatario prófugo de la justicia.

De esta sociedad entre el prófugo y el presunto capitán del aeropuerto El Lencero, existe otro avión, un Lear Jet 60, conocido como Palomo 2. Compraron las mismas marcas de aviones, para poder duplicar los mantenimientos de ambas aeronaves, con las del Gobierno del Estado.

palomo-2

Son 50 millones de pesos que pagó la administración del exgobernador prófugo a empresas propiedad del  que se ostenta como Capitán, Gabriel Alejandro Sánchez Domínguez, conocido como “El Cometín”.

Los 50 millones pagados a la empresa DCO Aviation Solutions, fue por la renta de aeronaves para  traslado de funcionarios del Gobierno del Estado, durante la administración de Javier Duarte de Ochoa

Dueño de las empresas AeroErmes, con la liga www. http://aeroermes.com/, así como  Val Aeroespacial SA de CV, Aeroval Aircraft Services SA de CV y  DCO Aviation Solutions SA de CV.

A través de la empresa DCO Aviation Solutions, con dirección en  Río San Ángel número 69,  Col Guadalupe Inn,  Delegación Álvaro Obregón, en la CDMX,   se han  realizado prácticas beneficiando a empresas fantasmas y hasta duplicando  pagos en el mantenimiento de aviones.

palomo

Alejandro Sánchez Domínguez era dueño del Hangar 20, que en su momento estaba equipado con sillones de piel y obras de arte de reconocidos pintores y escultores, además de contratar  de manera continua los servicios de los restaurantes exclusivos en Xalapa, como Viníssimo, Vadiro´s y la Mansión, entre otros.

Los gastos de estas comidas que se extendían hasta la madrugada, aparecen en  el consumo de vinos y licores con costos por cada botella en cerca de 120 mil pesos, y a esas comidas millonarias, asistían los Secretarios de Finanzas Fernando Charleston,  Tomás Ruiz y hasta Mauricio Audirac Murillo.