Los que se van y los que llegan

13 enero 2017
10:22 hrs

Por Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

No cabe duda de que para golpear con la palabra, Andrés Manuel es un experto. Nada contento debe estar el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con la comparación que hizo el Presidente de Morena sobre su persona. Aseguró que quien hoy maneja los destinos de Veracruz ¡es lo mismo que Javier Duarte! *** Y no se quedó ahí. Recordó que en menos de 50 días Yunes Linares ya hizo crecer la deuda de Veracruz en 7 mil 500 millones de pesos, “y no rinde cuentas”. *** López Obrador anda de gira por varios municipios del norte del estado y se hace acompañar por el excandidato a la gubernatura Cuitláhuac García, y la coordinadora de los diputados federales de Morena, la representante de Coatzacoalcos, Rocío Nahle.

* * *

No es algo que esté inventando el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Las principales empresas calificadoras lo han señalado: Para que Veracruz retome el rumbo, lo primero que tiene que hacer es reducir –de inmediato y en forma dramática- su gasto operativo. La excesiva nómina que carga la administración estatal es un pesado lastre que arrastra a Veracruz al fondo del abismo.

Yunes Linares se ha resistido a llamar “despido masivo” al procedimiento que está aplicando en cada oficina del gobierno estatal y que tiene como fin (asegura él mismo) “conseguir el equilibrio en las finanzas del Estado”.

Muy pronto le advirtieron que si el déficit financiero es de 20 mil millones de pesos como él asegura, no habrá forma de que el recorte de personal logre subsanarlo. Si se limita exclusivamente a dar de baja a los empleados “de confianza”, esto es, a los que no están basificados (porque entre Flavino y él se encargaron de echar abajo la iniciativa de Javier Duarte de darles base) el ahorro no alcanzaría ni los 5 mil millones de pesos. Y eso, siempre y cuando los despedidos no fueran sustituidos por personal de confianza de los nuevos funcionarios.

En la sesión del pasado martes 10 de enero, el legislador Fernando Kuri, del grupo mixto, consiguió que le fuera aprobado un punto de acuerdo para exhortar al Jefe del Ejecutivo a que reporte al Congreso, quiénes han sido despedidos por áreas y el impacto que tendrá esa medida ante los tribunales o el monto de las liquidaciones que se pagaron.

Dos días después, en la siguiente sesión ordinaria, el mismo legislador presentó un nuevo punto de acuerdo, ahora para que el gobernador remita cada mes hasta junio 2017, un reporte con la información del personal -desde el nivel de jefe de oficina y superior- que vaya contratando en las dependencias centralizadas y paraestatales. La relación deberá incluir el nombre, la entidad de adscripción, el cargo, el tipo de contrato, salario y prestaciones; su perfil y experiencia en la función que realizará.

Los argumentos para tal pedimento son sólidos. Fernando Kuri advierte que cada que se da un cambio de administración –y más aún cuando se gesta la alternancia, como en Veracruz- muchos de los nuevos servidores públicos llegan a los cargos como pago por los servicios prestados durante el período electoral.

El legislador por Acayucan alerta sobre la falta de capacidad de los nuevos funcionarios, que llegaron a sus cargos para aprender: “Están aprendiendo las atribuciones, las funciones, las acciones que se realizan en cada dependencia. Todo ello, para empezar a ver qué pueden hacer diferente, qué pueden mejorar. Lo único que han hecho bien es correr a la gente que sí sabía”.

Una prueba de ello, dijo, fue la incapacidad de los nuevos directivos de la Secretaría de Finanzas, quienes “desconocían la situación financiera del estado, por no haber iniciado el proceso de entrega-recepción en noviembre pasado. Se encontraron sin un plan de acción de trabajo, pese a que formularon un Plan de Desarrollo para el Estado, con el apoyo de la Universidad Veracruzana. En principio, el objetivo era iniciar desde el primer día un nuevo gobierno. Hasta el momento, esperamos que empiecen a gobernar”.

Con seguridad Miguel Ángel Yunes Linares habrá de responder de forma positiva a estos requerimientos del Poder Legislativo.

A final de cuentas, él ha sido un ferviente defensor de la transparencia y la rendición de cuentas.

¿O no?

* * *

Epílogo.

No sabe aún cuánto se perdió en la rapiña, pero Yunes Linares aclara que no son los 3 mil millones de pesos que aseguran los empresarios. En el puerto de Veracruz el gobernador dijo que ya le pidió a la Coparmex que demuestre sus cifras, pero anticipó que no las cree. *** Gerardo Poo Ulibarri sabía que al asistir a un evento público en el que coincidiría con el gobernador Miguel Ángel Yunes, el tema de su encarcelamiento (en los tiempos en los que gobernaba Patricio Chirinos pero mandaba el hoy mandatario estatal) iba a salir a la luz. Y a pesar de estar consciente de ello, no soportó que la prensa le recordara ese episodio, al grado de amenazar a la reportera de XEU de que la acusaría con su jefe, el dueño de la estación, Baltazar Pazos. Ya quedó claro que Gerardo Poo no amenaza en vano. Su entrevista no apareció en el portal de internet de esa estación radiofónica. *** Ya empezaron a estallar las minas que dejó sembradas Javier Duarte cuando confirmó que quien lo sustituiría sería su enemigo Miguel Ángel Yunes Linares. Por lo pronto, el nuevo Fiscal General anunció que recurrió a la Controversia Constitucional para reclamar el presupuesto que legalmente le corresponde a esa institución, toda vez que lo aprobado en la Ley de Egresos es menos de lo que les toca, conforme a derecho. Ese mismo reclamo lo están haciendo el Poder Judicial del Estado y la Universidad Veracruzana. Todos esos entes tienen garantizado un porcentaje fijo del presupuesto del gobierno estatal, lo que en esta ocasión no se cumplió. Más dolores de cabeza para Clementina Guerrero.

 

filivargas@gmail.com