Mintió Flavino la PGR si vino por Duarte y se va en horas

21 septiembre 2016 || 22:35 ||
Compartir en redes

Del Cajón del Director

POR JULIO FENTANES

Más tarde que temprano, la verdad sobre las diligencias ya salieron a relucir, pese a la táctica difamatoria, mentirosa, cínica y de burda distracción del gobierno de Javier Duarte, realizada por su secretario de Gobierno Flavino Ríos quien dijo que la PGR estuvo en su oficina para indagar sobre la acusación en contra de Miguel Yunes Linares.

Hasta un boletín mandaron diligentemente en la oficina de Comunicación Social.

La realidad es que la propia PGR unas horas más tarde, imagino que motivados por la desfachates de Flavino siguiendo las instrucciones de su jefe, dijo públicamente que la PGR atrajo totalmente el caso y que formalmente se investiga a Javier Duarte, Vicente Benítez y otros, (la PGR no lo dijo, pero ya sabemos quiénes son los de la banda duartista) acusados por peculado, enriquecimiento ilícito e incumplimiento de un deber legal.

Uffffff y recontra ufffff.

José Guadalupe Medina Romero, subprocurador especializado en Investigación de Delitos Federales de la PGR dio cuenta de lo que en verdad vinieron a hacer a Xalapa.

Y para nada se parece lo que anunció a lo que dijo Flavino.

Diría mi madre, están viendo la tormenta y no se hincan.

Ya les va a caer la ley a toda la banda y ni aún así les cae el veinte, ni tantita humildad para aceptar que hay una investigación en curso.

¿Por qué tanta mentira y tanto cinismo?

¿Hasta dónde son capaces de seguir perdiendo la dignidad?

Y todavía dice Flavino que su jefe nunca le ha pedido que haga nada inmoral ni ilegal.

JA-JA-JA

Eso ya lo habrá contestado y seguirá contestando a la PGR que lo convirtió en testigo.

Y desde luego que gracias a Flavino Ríos, el secretario de Gobierno que se atrevió a decir que la PGR no vino por Duarte sino por Miguel Yunes Linares y que ponía de testigo a los propios agentes y funcionarios de la PGR para que corroborara su dicho, es que la Procuraduría muy en contra de su estilo sigiloso, tuvo que adelantar los pasos y ventilar en los medios el caso.

El señalamiento de la PGR que investiga a Javier Duarte por peculado, enriquecimiento ilícito e incumplimiento de un deber legal con números de averiguación FESP/013/2016/1-04 y la FESP/216/2016/14-07, obligan a que el propio mandatario pida permiso al cargo para que responda a las averiguaciones.

Si Javier Duarte no renuncia o no pide permiso para atender las averiguaciones ministeriales, el Congreso de la Unión deberá estar promoviendo el juicio de procedencia para desaforarlo y que proceda la separación legal para llamarlo a rendir cuentas.

Cualquiera de las dos cosas deberán estar ocurriendo en las próximas horas, la PGR no se habría atrevido a ventilar su investigación y acusación con número de averiguación, si no tuviera ya los elementos en la mano. Tampoco se va a arriesgar a que se les “pele” este ni los otros.

Hay que ver si no tienen vigilancia federal cada uno de los implicados, seguramente sí. Esto ya no lo para nadie.

Todavía Javier Duarte llamó mentiroso a Carlos Loret de Mola esta mañana, cuando adelantó en su programa informativo que ya le seguía los pasos la justicia federal al mandatario veracruzano.

¿Alguien le aconseja al todavía gobernador hacer esos desplantes?

¿O los hace porque además de todo le sobra soberbia?

Lo que no dijo la PGR es que todos estos elementos que han recopilado, los llevan a que se les pueda tipificar delincuencia organizada y eso también es muy grave.

La delincuencia organizada se tipifica cuando más de tres personas se unen para cometer delitos.

Las averiguaciones de la PGR y las carpetas involucran a más de 30 personas, según adelantó la misma autoridad.

¿Así o más claro?

El caso es grave, está sobre la mesa.

Y es lo único que le faltaba a Peña Nieto para poder hablar con elementos reales, que están procediendo contra la corrupción.

Veracruz es el caso más escandaloso en el país, no el único, falta el otro Duarte de Chihuahua y Roberto Borge de Quintana Roo, Medina de Nuevo León no pisará cárcel al parecer, pero sus funcionarios sí.

Sólo que Duarte el veracruzano era el más cínico de todos, el más burlón, el que decía que le valía madre y que retaba a quien se le pusiera enfrente como valentón de cantina.

Esta historia apenas inicia, falta mucho por decirse, escribirse y publicarse.

Sería el desmantelamiento oficial de la primera banda de delincuentes gubernamentales, no es el primer gobernador que pisa la cárcel o lo acusan, pero si la primera vez, que la PGR le da tratamiento genérico como si fueran una banda del crimen organizado, donde no van por uno, sino por muchos y donde todos y cada uno de los acusados, tienen responsabilidades graves.

Veremos y diremos.