Muy conmovedor, Su esposo le organiza su segunda ¡boda sorpresa!

El esposo reunió a todos sus seres queridos para sosprenderla y casarse con ella por segunda vez

Foto: web
3 diciembre 2016 || 12:04 || Soy Carmín
Compartir en redes

Gustavo Ortiz es un fotógrafo argentino que sorprendió a su mujer organizando una boda sorpresa que nunca olvidará.

Gustavo invitó a todos sus seres queridos, a Mercedes también la invitó, pero omitió el más mínimo de los detalles, se le olvidó decirle que ella era la novia.

Así fue que Mercedes acudió a la iglesia pensando que era una invitada más, sin embargo al llegar a la puerta tuvo una de las más grandes sorpresas de su vida. La reacción de Mercedes al enterarse de que ella era la novia se ha viralizado bajo el título de Casamiento Sorpresa.

En el video se puede ver la expresión de incredulidad de Mercedes, deja que sus amigas la preparen, entregan un ramo de flores y le colocan el velo. Al ver la imagen del hombre que ama frente al altar esperando por ella hacen que Mercedes no pueda contener el llanto.

a-a-jpg_1146389572

Gustavo y Mercedes se conocieron cuando eran sólo unos niños. “Ella se enamoró de mí cuando tenía 7 y yo 9 y yo también me enamoré de ella”, contó el novio al portal de noticias argentino TN.

El noviazgo se oficializó durante la adolescencia y ya no se separaron. Se casaron por el civil en 2003 y hoy en día son padres de tres hijos: Gaspar de 13 años, Gianni, de 10, y Gala de 4.

A Gustavo le llevó tiempo realizar la boda, pues en todas las iglesias le decían que la boda no se podía realizar sin el consentimiento de la novia. “Este año, volviendo de las vacaciones de invierno en Mar de Plata la idea se me vino de nuevo y me acordé de un cura al que le había hecho una nota hace un tiempo, el Padre Sebastián, cuando todavía trabajaba como fotógrafo en Clarín”, cuenta el argentino.

Decidido a llevar a cabo su fantasía fue a hablar con el sacerdote de Barracas, Argentina, el cual para su sorpresa, aceptó la propuesta. “Me puse a llorar como un tonto”, confesó Gustavo al recordar aquel momento.

Después comenzó a organizar la ceremonia, sin que su mujer se enterase. Cuando fue el día le dijo a Mercedes que acudiría a la boda de unos amigos, por lo que ella nunca sospecho nada hasta que se vio de pie junto a Gustavo, quien la esperaba en el altar para darse el “Sí quiero” frente a Dios.