Necesario que el Gobierno Federal envie un delegado de seguridad

11 Octubre 2016
14:42 hrs
Comunicado

Xalapa, Ver.- Antes de empezar la conferencia, quiero expresar, a nombre del Partido Acción Nacional, un sentido pésame a los familiares y amigos de los cuatro jóvenes que fueron víctimas de la violencia que azota a Veracruz.

Este hecho, es uno más de los que han ocurrido en Veracruz desde hace 12 años. Una violencia que Javier Duarte quizó parar.

Una violencia que ha dejado a muchos hogares sumidos en el luto, en el dolor, en la incertidumbre.

Hoy, una vez más, el Partido Acción Nacional expresa su rechazo a un NO gobierno que ha dejado a la deriva a cientos de familias.

Reclamamos la indolencia, ineptitud y permisión de Javier Duarte como gobernador.

Hace meses que no hay gobierno, que Veracruz tiene un Gobernador más preocupado por adelgazar y cuidar su figura que propiciar la seguridad de los veracruzanos. Un gobernador más preocupado por limpiar el cochinero y ocultar sus ilegalidades que trabajar por el bien de los ciudadanos. Un Gobernador más preocupado por preparar su huida que proteger a los ciudadanos.

En 10 días han ocurrido 38 crímenes, la mitad de ellos cometidos con una crueldad inimaginable; es la expresión de la barbarie en una tierra donde ya no hay autoridad ni gobierno.

Por ello, Acción Nacional hace un llamado al Gobierno Federal para que envíe un delegado en materia de seguridad y ponga un freno a la permisividad que Javier Duarte tiene con la delincuencia.

img-20161011-wa0022-1

Por otra parte, Acción Nacional hace un llamado a la PGR para que agilice las investigaciones sobre las denuncias de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento de un deber legal en contra de Javier Duarte.

Los resultados de la Cuenta Pública 2015 confirman lo que la Auditoría Superior de la Federación ha dicho en reiteradas ocasiones respecto del ilegal manejo que se ha hecho del dinero público en Veracruz.

Tales resultados presentados por el ORFIS son una muestra de lo que ocurrió en este y el anterior sexenio, y que la institución fiscalizadora y sus titulares no quisieron ver ni atender desde hace 12 años.

Hoy, cuando fenece el sexenio y hay denuncias contra varios funcionarios públicos involucrados en los desfalcos, desvíos y simulaciones financieras, se da a conocer que las deudas de Veracruz ascienden a 63 mil millones de pesos.

Es después de 6 años de ejercicio de Javier Duarte que el ORFIS, por fin, detecta que hay irregularidades y un daño patrimonial de 16 mil millones de pesos; que hay irregularidades en el pago a medios de comunicación, que hay hospitales no terminados, que se pagaron obras que no se hicieron.

Esta corroborando lo que una gran mayoría sabia: la corrupción habita en Palacio.

Hasta en el PRI lo saben y no pueden hacer nada más porque si combaten la corrupción en su interior, se quedarían con un cascarón.

Ya falta menos para recuperar el orden y el Gobierno.