Necesario

8 diciembre 2016 || 18:36 ||
Compartir en redes

MOLE DE GENTE   NECESARIO

VIRGINIA DURAN CAMPOLLO

Es necesario y vital la transformación de los métodos del gobierno, con los medios de comunicación estatales. El saqueo en esa área está más que documentado, pero no solo fue de los titulares sino de algunos de los   dueños, periodistas y columnistas de los mismos. La mecánica refiere a convenios que se establecen, para la difusión de la obra de gobierno.  Acuerdos directamente con los empresarios o los gerentes. Es una estructura universal. Hay obligación de proporcionar la información, que se requiera.  Las cosas se han trastocado con irregularidades, como el que se manejen en opacidad. Los argumentos son banales. Solo los dictadores imponen leyes y dictan lo que se debe trasmitir e incluso crean sus propios medios oficiales. El maridaje entre directores y funcionarios al respecto, es perverso. Lo delicado, tratándose del gobierno, es que hablamos del erario público y no se puede disponer de miles de millones de pesos, con tanta irresponsabilidad y traficando beneficios mutuos.  Los favorecidos son los oficialistas en turno. *** Veracruz es cuna de grandes periodistas, que han brillado en el periodismo nacional. Personajes identificados con el estado, a quienes se les reconoce y premia su labor. El gremio que reconozco, padecen la sobrevivencia con bajos sueldos y sin apoyos para la vivienda o servicios de salud. Hay reporteros que tienen que laborar en varios medios, para poder sacar adelante a su familia. Un trabajo arduo, estresante, peligroso y de gran responsabilidad. Por otro lado están- de todas las profesiones y otros sin estudios básicos – los que se someten al poder. No solo son sus defensores sino las orejas, que llevan y traen. Se denigran ante el trato déspota, con tal de obtener canonjías. Se ha confundido mucho la profesión. Un periodista no debe exigir dinero a nadie. No es ético ni profesional. Mucho menos amenazándoles, con publicar “sus pecados”. Ni prestar su pluma para ensalzar o denigrar, según la paga. *** Los que cobran las líneas ágatas y los espacios muy caros. Que no manejan tarifas sino criterios y la mayoría se venden más caros de su verdadero valor. Esta colusión con personajes de tales características, permitieron que los Directores de Comunicación Social de Gobierno del Estado se enriquecieran a grado tal que, incluso, obtuvieron diputaciones y empresas muy productivas. Favorecieron a varios medios locales, que crecieron exponencialmente y obtuvieron un poder que les permitió exigir plazas y puestos claves para familiares. Todo éste paraíso, impulsó a otros más a ostentarse como periodistas y fundar sus propios medios. Algunos bastante cuestionables como “El Centinela”, un pasquín que recibía 8 millones de pesos mensuales. Además de carecer de lo elemental, profesionalmente hablando, era una estafa pues casi no tenía empleados y solo un “columnista” de apodo El Zopilote, que causa escozor. Este mismo encajó -en el gobierno pasado- a su hijo, el zopilotillo, que resultó toda un ave de rapiña en eso de la extorsión. Otras publicaciones que no cumplen con los requisitos elementales y se les pagó como si fueran grandes industrias del periodismo. Empresas fantasmas, como las de Gina y Pato Silva. Se crearon algunas asociaciones periodísticas, en donde sus integrantes son de todo menos periodistas.  Agencias de noticias, que son informantes de gobierno. *** Por esto y muchas cosas más, se debe exigir periodicidad, liderazgo, permanencia, credibilidad, penetración en los medios. Comprobación de su tiraje y calidad de la información que se maneja. No gustará, pero es una exigencia ciudadana- después de la experiencia pasada- el cuidado del dinero de los veracruzanos, y esa área se ha convertido en una cueva de Alí Baba. Todos tienen derecho a la libertad de expresión y pueden realizarla a través de los medios que gusten. Los periodistas deben ser egresados de alguna facultad o tener los mínimos conocimientos, para la realización de sus tareas al respecto.  Merecen consideraciones tanto de sus jefes, como de a los que sirven. *** ¿Quién es el periodista que chantajea, 300 mil pesos de por medio, a funcionarios públicos para no atacarlos? Este tipo de prácticas, deben desaparecer si se quiere depurar el medio. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá que tomar. Hasta la próxima.