Ni todos los nazis eran malos, ni todos los judíos eran buenos

6 Febrero 2017
20:58 hrs
Por Javier Roldán Dávila

Pregunta de cuentos de hadas cuya respuesta podría cambiar el curso de la historia: ¿será que ni la Bella Durmiente era tan buena ni su madrasta tan mala?

Eso fue lo que dijo el dirigente estatal del Movimiento de Regeneración Nacional en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara:

“A nosotros nos queda claro que ni todos los nazis eran malos, ni todos los judíos eran buenos” (suponemos que lo dijo después de concluir un doctorado en ‘Las influencias de la bondad y la maldad en el curso de la Segunda Guerra Mundial’).

Lo anterior, por las críticas que han recibido los morenos por captar para su causa a dos personajes impresentables como lo son Rafael Acosta Croda, y al ex coordinador de los diputados del albiazul, Domingo Bahena, ambos presuntamente ligados al duartismo.

Quizá lo que el señor Huerta ignore al hacer tan sesuda reflexión, es que no es necesario que todos prendieran los hornos crematorios para ser acusados de crímenes contra la humanidad, bastaba con avalarlo y eso se da al aceptar la militancia en el nazismo.

Sin embargo, lo que en realidad no quieren admitir los seguidores de López Obrador, es que de cara a los próximos comicios, están pepenando militantes de todos los partidos con el único requisito de que hagan un acto de contrición y con ello ‘aceptar’ la necesidad de cambiar el régimen político, o sea, tienen que ‘arrepentirse’ de sus pecadillos.

Lo único que no aclaró el sicólogo-filósofo metido a líder, es que si en Morena también aplica lo que él afirma: que ni todos sus militantes son buenos, ni todos sus opositores son malos.

Esperamos la respuesta recostados en el diván.

*Esta es opinión personal del columnista