Nissan ratifica sus planes de inversión en México

El fabricante de automóviles desembolsará 1.000 millones de dólares para ampliar la producción de su planta de Aguascalientes

Foto: AFP
10 febrero 2017
12:54 hrs
El País

México.- Las amenazas de Donald Trump no son suficientes para doblegar los planes de inversión de Nissan en México. El gigante nipón de la producción de automóviles ha confirmado este jueves que proseguirá con su estrategia de ampliación de operaciones en Aguascalientes (centro del país). El fabricante automotriz invertirá 1.000 millones de dólares de la mano de Daimler para sumar a la producción actual en suelo mexicano vehículos Infiniti y Mercedes-Benz. Las primeras unidades de estas marcas empezarán a salir este mismo año de su fábrica mexicana. La alemana BMW también reiteró a mediados de enero su continuidad en el país norteamericano.

“A día de hoy, seguimos según lo programado”, ha afirmado este jueves Joji Tagawa, vicepresidente de Nissan, en un encuentro con los medios. “Según nuestro calendario, a finales de año empezaremos a producir coches Infiniti allí”.

Foto: AFP
Foto: AFP

En la actualidad, Nissan fabrica más de 800.000 vehículos al año en México. En su mayoría acaban en el mercado estadounidense y en el propio mercado local mexicano. En los últimos nueve meses, la dependencia estadounidense de Nissan ha aumentado sustancialmente: sus ventas allí subieron un 6% hasta batir un nuevo récord gracias, entre otros motivos, a la debilidad del dólar frente al resto de grandes divisas internacionales, entre ellas el yen.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se reunirá en las próximas horas con Trump en Washington. El objetivo de esta reunión es consolidar los vínculos entre ambos países y remarcar el compromiso nipón con la inversión en Estados Unidos. En los últimos meses, el nuevo presidente estadounidense ha cargado contra el Gobierno japonés por, según su versión, haber devaluado artificialmente el yen para ayudar a su sector exportador y haberse “aprovechado” así de EE UU. El magnate republicano también ha situado al otro gran fabricante nipón de automóviles, Toyota, en el punto de mira por su proyecto de construcción de una nueva planta en México.