No se hagan bolas; no pasa nada

12 febrero 2017
17:35 hrs
Por Carlos Jesús Rodríguez

NO SE hagan bolas. El hecho de que el juez décimo octavo de distrito con sede en Xalapa le haya negado la suspensión definitiva al ex Gobernador Fidel Herrera Beltrán, solicitada dentro del juicio de amparo 162/2017 contra cualquier orden de aprehensión y actos fuera de proceso que pudiera pretender realizar la fiscal décima adscrita a la Fiscalía de Investigaciones Ministeriales de la Fiscalía General del Estado, no significa que la Federación haya dejado desprotegido al ex embajador de México en Barcelona como mediáticamente se ha pretendido inducir, no, de ninguna manera, significa que contra el oriundo de Nopaltepec no existe hasta el momento ninguna orden de aprehensión –aunque esto no descarta que pudiera activarse en cualquier momento-, pues las solicitudes de amparo permiten, precisamente, conocer si en contra del solicitante se promueve el arresto.

EL ASUNTO es que por desconocimiento jurídico de algunos comunicadores –que no es obligatorio ser erudito en la materia-, permite que asuntos mediáticos como el de Herrera Beltrán y Miguel Ángel Yunes Linares se magnifiquen –aunque no por ello el ex gobernador debe bajar la guardia ya que, precisamente, por no promover un amparo fuera del que ya tenía, es que se encarceló al ex Gobernador de Sonora, Guillermo Padres, pues no pudo enterarse en tiempo y forma de que existía una orden de arresto en su contra, y eso mismo le sucedió al ex Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita-.

Y ES que el juicio de amparo -de acuerdo a expertos- es un medio de defensa de los derechos o garantías individuales, de tal forma que podemos combatir los actos de autoridad y reivindicar los derechos que tenemos como gobernados. Los artículos 123 al 125 de la Ley de Amparo, establecen que habrá de concederse una suspensión provisional cuando se reúnan ciertos requisitos. De esa forma, el gobernado o quejoso logra que mientras tramita su amparo no se ejecuten los actos de autoridad por los cuales se está amparando. De esa manera, al momento de interponer la demanda de amparo, la autoridad que conozca del juicio “otorgará el beneficio de la duda” al quejoso, concediendo la suspensión provisional aún antes de conocer la “versión” o informe justificado de la autoridad responsable, por lo que ordenará a ésta autoridad que no moleste, aplique o ejecute los actos de autoridad contra los que se está amparando el quejoso, hasta que el propio Juzgado que conoce del amparo lo determine. La suspensión provisional, como su nombre lo indica, es temporal.

PERO EL juicio o procedimiento de amparo tiene varias etapas, entre ellas la audiencia incidental. Esto es, si interpones la demanda de amparo y se resuelve en primer término sobre su admisión; se otorga la suspensión provisional; se ordena a la autoridad o autoridades demandadas que informen y justifiquen sus actos y, se señala fecha para la audiencia incidental dentro de los 4 días hábiles posteriores (este término puede variar si existen autoridades responsables foráneas, por ejemplo).

EN LA audiencia incidental se analizará el informe previo de cada autoridad y si resultan ciertos los hechos narrados por el quejoso y por tanto, efectivamente existe la posibilidad de afectar los derechos de éste, entonces se otorga una suspensión definitiva (que dura hasta que acaba el juicio de amparo). En caso contrario, de no resultar ciertos los hechos narrados o los actos de autoridad no vulneran los derechos del quejoso, queda sin efectos la suspensión otorgada y por tanto la autoridad queda en posibilidad de actuar o ejecutar los actos motivo de inconformidad, aunque el juicio de amparo pueda seguir su curso. En la audiencia incidental desahogada el jueves contra Fidel se negó, en efecto, el amparo definitivo, aunque la audiencia constitucional está programada para el primero de marzo a las 9:10 de la mañana.

AHORA BIEN, la audiencia constitucional es considerada la etapa de más importancia del juicio de garantías. Es en esta parte donde se desarrollan y concentran los actos procesales que más tienen influencia en cualquier juicio de amparo, y estos actos son la recepción de pruebas, la rendición de alegatos y, en su caso, el pedimento del Ministerio Público Federal e, incluso, se dicta la sentencia que pondrá fin a la demanda. Por ello la audiencia constitucional puede definirse como un acto jurídico de naturaleza procesal, donde la autoridad competente da fe de las actuaciones en lo referente al juicio, y se ofrecen, admiten y desahogan las pruebas presentadas por cada parte. Conforme a la regla general prevista en el artículo 147 de la ley de la materia, en el auto o acuerdo en que se ordena admitir la demanda de amparo debe señalarse el día y la hora para que tenga lugar la audiencia constitucional, a más tardar dentro del término de 30 días, con excepción de los casos en que el agraviado impugne la aplicación de leyes declaradas inconstitucionales por la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, o en los que reclame la violación de las garantías contenidas en los artículos 16 en materia penal, 19 y 20, fracción I, VIII y X, párrafos primero y segundo, de la Constitución federal.

Y OJO, aquí lo importante: la celebración de la audiencia constitucional debe fijarse dentro de 10 días, después de que se haya admitido la demanda de amparo. Desde luego que entre otros requisitos, la suspensión será otorgada cuando se exhiba la garantía que el juez exija como fianza para obtener la suspensión provisional y definitiva.

SIN DUDA, la guerra mediática entre el Gobernador en funciones, Miguel Ángel Yunes y el ex Gobernador Fidel Herrera Beltrán dará para más escándalos en víspera del proceso electoral municipal que se avecina, y aun cuando finalmente se concediera la suspensión definitiva a Fidel, lo más probable es que se diga que los jueces lo hicieron por instrucciones de Peña Nieto o por un acto de corrupción, en tanto que el oriundo de Nopaltepec diría que es inocente –aunque no lo fuera-, y que le ganó otra batalla a Yunes, y esta novela continuaría. Así de simple…OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista.