Nuevos horizontes, gracias Mr Trump

23 enero 2017
21:24 hrs

*Esta es opinión personal del columnista

Del Cajón del Director

POR JULIO FENTANES

Nuevos horizontes, gracias Mr Trump.

La era Trump ya empezó y también se pueden vislumbrar nuevos horizontes.

Y no es un tema internacional, es un tema bastante doméstico, Las ordenes, tinos y desatinos en que caiga el Presidente de Estados Unidos, nunca como hoy tendrán alto impacto en el devenir de México y de Veracruz, concretamente.

Y de cada una de las 32 entidades federativas mexicanas, y desde luego en cada uno de los municipios, que son expulsadores de migrantes.

Cada migrante que Donald Trump decida deportar y devolver a su lugar de origen, impactará porque es altamente probable que no tenga trabajo a su regreso, y si haya deudas, necesidades, familia, y una larga fila de gastos básicos, razones que lo hicieron probar suerte en Estados Unidos.

Y en Veracruz, como en Michoacán, Campeche, y cada uno de los estados, no estamos preparados para recibirlos.

Por eso es relevante la forma en que el gobierno mexicano trate el tema en su próxima reunión con el recientemente nombrado Presidente estadounidense.

El mensaje de Peña Nieto es bueno: ni confrontación ni sumisión, sino diálogo.

Privilegiar los intereses de los mexicanos.

Mientras que Luis Videgaray, el nuevo canciller mexicano, preponderó el respeto a la soberanía.

Desde luego que si hay voces beligerantes, y no lo hacen mal, como el líder del Senado, Pablo Escudero que retó al gobierno norteamericano, que si quiere dejar atrás el Tratado de Libre Comercio, que lo haga. Claro que eso no puede ni debe ser así, porque tendría repercusiones negativas para todos.

El desarrollo mexicano, su comercio internacional creció con el TLC.

Sin embargo, a Donald Trump en su megalomanía y esquizofrenia, y su ultranacionalismo, que lo equipara sin dudar con Adolfo Hitler, no le interesa lo que ocurra con los estadounidenses, sino, darle forma a lo que él cree le conviene, y es el ultraproteccionismo bajo las reglas trumpianas.

Bajo el falso eslogan de Primero Estados Unidos, ya se salió del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, en donde estaba con Australia, Japón, Nueva Zelanda, Malasia, Singapur, Perú y Chile entre otros.

La razón es la misma que la que esgrime para abortar el TLC: les roba empleos a los estadounidenses.

El asunto es que hoy no podemos apartarnos de la globalización, del intercambio universal de conocimientos, de comercio libre con mercancías diversas.

Como todo, algunos ganan más, otros menos, pero en el intercambio, todos obtienen algo que los beneficia.

Para México la actitud de Trump, es una oportunidad de permitir que otros nos vean y que nosotros mismos miremos en diferente sentido, obteniendo ventaja.

Peña Nieto, por ejemplo, censuró a China y no lo ha dejado entrar a México como los chinos quisieran; por defender los intereses de los Estados Unidos les canceló obras de infraestructura monumentales, como el tren que circularía desde Yucatán al centro del país, por citar un proyecto.

Pero ahora, con el menosprecio de Trump, los mexicanos podemos voltear a otros interesados en invertir con nosotros.

Claro que tendremos problemas con los paisanos que nos devuelvan, pero al mismo tiempo que se abran otras opciones de inversión, habrá empleo para mucha gente.

El que pierde es nuestro vecino, porque su frontera depende de los mexicanos.

Y no se trata de que no entren “espaldas mojadas”, desde luego que no, se trata de que no entren a través de nuestra frontera enemigos para la paz de los gringos, como los árabes fanáticos que aspiran a entrar a territorio americano, vía nuestra frontera.

Ese tal vez, es el miedo del Presidente gringo, y por eso su interés del muro, no tanto porque lleguen trabajadores ilegales a su país, sino porque al declararnos “non gratos” para su gobierno queda vulnerable y lo sabe.

El cambio de gobierno también es sin proponerlo, una oportunidad de oro, para que el político menos popular del gabinete de Peña Nieto, que es Videgaray, pueda vestirse de héroe, defendiendo la soberanía, los intereses nacionales y a los mexicanos.

La columnista Ivone Melgar escribió precisamente acerca de esto, como la oportunidad única para el retorno de Videgaray al primer plano nacional.

El secretario de Relaciones Exteriores seguramente lo sabe, y con la baja popularidad que tienen todos los priistas en estos tiempos, defender a los mexicanos de la amenaza que significa Trump, es la mejor oportunidad de estar en los reflectores.

Veremos si aprovecha esta oportunidad el exsecretario de Hacienda y si no lo mira feito el “wero”, ahora que ganó las elecciones y se acuerda cuando le abrieron las puertas del Palacio Nacional, cuando apenas era candidato y nadie daba un dólar por él.

Las cosas no están fáciles, pero como dicen todos los que triunfan, en la crisis siempre está la oportunidad.

Confiemos que así sea y pasemos de las palabras a los hechos, grillar y gobernar mediáticamente ya no es suficiente, hay que pasar a las acciones y dar resultados satisfactorios.

Veremos y diremos.

Por lo pronto, si nos devuelven a nuestros paisanos veracruzanos, que sean bienvenidos y se integren a la vida económica estatal, espero el gobernador Miguel Yunes Linares, tenga un plan creado para enfrentar esta circunstancia ineludible.