Obama descarta envío de tropas militares de EUA a Siria

Al considerar que ninguna fuerza militar que invada ese país podría detener la guerra civil en esa nación

Barack Obama
28 septiembre 2016 || 23:44 || Agencia NTX
Compartir en redes

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, descartó esta noche el envío de tropas de combate a Siria, al considerar que ninguna fuerza militar que invada ese país podría detener la guerra civil en esa nación.

“En Siria no existe un escenario en el que podamos desplegar enorme número de tropas y detener una guerra civil en la que las dos partes están hundidas”, dijo el mandatario en un encuentro con personal militar para examinar los retos estadunidenses dentro y fuera del país.

Estados Unidos cuenta actualmente con 300 soldados en Siria en misiones de apoyo logístico, nueve mil en Afganistán y más de cinco mil en Irak, todos en funciones que no involucran operaciones de combate.

Obama dijo que la presencia de Rusia en el terreno de combate con tropas peleando al lado del gobierno del presidente Bashar Assad, además del apoyo de Irak, ha complicado el escenario, y anticipó que una invasión militar resultaría sólo en un colapso total.

“El solo envío de más tropas no sería la respuesta”, insistió el mandatario ante un centenar de personal militar y familiares de militares congregados en el Fuerte Lee, al sur de Richmond, Virginia.

Obama sugirió que un gran despliegue militar en Siria sería una distracción del apoyo al frágil gobierno iraquí y para fortalecer la capacidad de respuesta de las fuerzas afganas en sus respectivas lucha contra el Estado Islámico (EI) y el Talibán.

Obama criticó igualmente los votos mediante el cual el Congreso anuló el veto presidencial sobre una ley que permitirá a estadounidenses y aún familiares de víctimas de los ataques del 11 de septiembre demandar a gobiernos sospechosos de terrorismo.

“Creo que es un error, pero entiendo las razones por las que pasó”, dijo el mandatario sobre la ley, que calificó como una iniciativa con un trasfondo electoral que sienta un peligroso precedente.

Con una votación de 97 contra uno en el Senado, y pocas horas después de 348 contra 77 en la Cámara de Representantes, republicanos y demócratas cerraron filas para asestar a Obama la primera anulación de su veto en los ochos años de su presidencia.

La legislación, denominada Justicia contra Patrocinadores de Terrorismo (JASTA), permite a los familiares de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 demandar a Arabia Saudita en tribunales estadunidenses.

Al menos 15 de los 19 secuestradores que ejecutaron los ataques contra Nueva York, Washington y sobre Pensilvania eran saudíes, pero el gobierno de ese país ha negado cualquier intervención en los peores atentados de la historia estadunidense.

Funcionarios saudíes han advertido que podrían vender títulos financieros estadounidenses por más de 700 mil millones de dólares si la iniciativa de ley es promulgada.

Obama dijo que la ley podría hacer que países aliados quiten la inmunidad a las tropas estadunidenses desplegadas en sus territorios por razones humanitarias, y aprueben leyes que den la oportunidad a sus ciudadanos de demandar a Estados Unidos.

Cuestionó los potenciales alcances de la ley, en casos en que terroristas responsables de ataques contra estadounidenses provengan de naciones como Reino Unido.

“El problema es que si eliminamos esta noción de inmunidad soberana, entonces nuestro hombres y mujeres en uniforme por todo el mundo podrían potencialmente empezar a ser sujetos de leyes recíprocas”, advirtió.