Padre abusaba de su hija y decía que se metía muñecas en la vagina

Al final, por falta de testimonios que respaldaran las pruebas, absolvieron al hombre; está libre en las calles de Madrid

Foto: ilustrativa web
4 enero 2017
11:56 hrs
Mundoviolento.com

Colombia.- La pequeña Andreína sólo tenía 2 años cuando ocurrió la tragedia más cruel de su vida. La niña era hija de padres divorciados, cuando la niña volvía de las visitas con su padre tenía los genitales enrojecidos. No era normal.

Con dos años, la niña apenas sabía hablar y no decía nada. Pero después de un par de visitas con su progenitor, su madre comenzó a preocuparse. Al principio no quiso hacer exámenes médicos. Tenía un poco de miedo de darse cuenta de que a Andreína le hubiera pasado lo peor: que fuera abusada sexualmente por su propio padre.

A los 4 años, la pequeña Andreína ya podía hablar. Cuando su padre venía a recogerla para cumplir con su régimen de visitas le decía: “Papá, no me toques”. Ella se resistía a ir con su padre y cada vez que regresaba de estar con él, llegaba fatal. Un día su abuela entró a la habitación de su nieta y encontró al tipo tocando a la niña. A partir de ese momento, decidieron actuar.

Fueron a médicos forenses para que hicieran los informes médicos pertinentes. Allí establecieron que había abuso sexual. Los propios médicos fueron quienes hicieron la denuncia.

Lo peor del hecho fue que la juez no vio indicios de que su padre la violara. En su defensa, el padre decía que la niña se hacía eso ella misma y que se introducía muñecas en la vagina. Llegó incluso a denunciar a su madre. El hombre quería la patria potestad completa a su hija.

El consulado pidió entonces explicaciones al juzgado. Pero el juzgado solo remitió la misma respuesta:

“No hay indicios de que se estén cometiendo abusos sexuales contra la niña”.

La madre era colombiana, pero la pequeña era española. Desesperada, decidió jugársela. Con el pasaporte de Andreína consiguieron salir del país. Consiguieron llegar a Colombia. En Colombia, la fiscalía pidió la documentación a los juzgados españoles.

Después de estudiar el caso, un juzgado colombiano determinó que sí que había habido abuso sexual por parte del padre y que la niña no podía regresar a España. Quedaba entonces bajo la protección del Estado colombiano.

Al final, por falta de testimonios que respaldaran las pruebas, absolvieron al hombre. La madre se gastó aproximadamente 20.000 euros en abogados, Andreína ha estado 8 meses con terapia psicológica y el agresor de la pequeña está libre en las calles de Madrid.

Con información de: http://www.mundoviolento.com/crimen/Abuso-de-ella-y-dijo-que-se-metia-munecas-en-la-vagina-20170102-0019.html