Pasan jóvenes de alcohol a marihuana, luego a cocaína y terminan con drogas sintéticas: AA

Foto: Especial.
29 noviembre 2016 || 10:29 || Emilio González Gómez
Compartir en redes

Orizaba, Ver.- Líderes de opinión del Valle de Orizaba afirman que la mayoría de la población no está de acuerdo en legalizar la marihuana. Testimonios de jóvenes miembros de AA revelan que del alcohol pasaron a la mota, luego a la cocaína, y terminaron con drogas sintéticas como la “piedrita”.

Entrevistas realizadas entre amas de casa, obreros, profesionistas y empleados de la zona centro de Veracruz coinciden que no apoyan que los magistrados del máximo tribunal del país hayan aprobado el uso recreativo de la marihuana.

Jorge Santarrosa terapeuta familiar, dijo que quienes consumen marihuana experimentan una sensación momentánea agradable de bienestar sin prestarle mucha atención al daño que pueden estar causándole a su cuerpo.

“La mayoría de los consumidores al haber cruzado la barrera y animarse a consumirla, luego de un tiempo, motivados por la curiosidad o el cambio de rutina sienten el deseo de probar con otras drogas cada vez más pesadas, acentuando así su deterioro físico y psíquico”.

 

TESTIMONIOS
LUIS

“Comencé a consumir marihuana a los 17 años, después probé la cocaína, también fumé piedra o crack, igual hongos. Quise probar por conocer y saber qué se siente. Querer pertenecer a un círculo fue otro de mis pretextos pero cuando te das cuenta, lo que hay adentro no es muy diferente de lo que tú experimentas. Logré dejar de consumir a los 25 años, pero mi consumo siempre fue muy intenso y el cuerpo va creando resistencia, cada vez necesitas más, más y más. Mi mamá me llevó a un anexo de AA, un lugar de mucha desesperanza y piensas que no lo vas a lograr”.

 

SARA

“Empecé por curiosidad y después ya me era necesario. Inicié en la secundaria con marihuana y poco después probé la piedra y la cocaína. Nadie me presionó, fue mi decisión totalmente. Mi mamá se dio cuenta y por eso lo dejé. Sé que hacerlo estuvo mal pero también deben saber que cuando digo que no es no. Perdí la confianza y aunque trato de recuperarla, no se puede. Se me antoja pero no vale la pena todo lo que estoy pasando para mi tratamiento. Se pierde mucho, pierdes confianza, cariño y amistades”.

 

EMILIO

“La primera vez que consumí fue a los 15 años, marihuana y alcohol. Me puse todo tonto, el efecto al siguiente día no fue nada agradable y me dije que no lo iba a volver a hacer. Pasaron seis meses para que volviera a consumir y mi segundo consumo estuvo muy severo. Casi nunca fumé en lapsos menores a tres meses, fue hasta el final que consumí de una semana a otra y entonces pensé que ya estaba perdiendo el control y coincidió con que mis padres se dieron cuenta. Si no me hubieran descubierto me la hubiera seguido porque ya llevaba cuatro años de consumo”.

 

MARCOS

“Yo lo hice por pertenecer y buscar aceptación. La mayoría de quienes nos drogamos es porque tenemos vidas autodestructivas, familias disfuncionales, problemas emocionales y las drogas solo te sacan un rato, después consumirás más, más y más y querrás probar algo más fuerte”.