Pide la Iglesia Católica marcha atrás el gasolinazo

La Conferencia del Episcopado Mexicano exhortó al gobierno de Peña Nieto a reconsiderar el incremento al precio de los combustibles

Foto: web
5 enero 2017 || 13:10 || Redacción Noreste
Compartir en redes

México.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) exhortó al gobierno de Enrique Peña Nieto y al Poder Legislativo a reconsiderar el incremento al precio de los combustibles y ser conscientes de las consecuencias de esta medida gubernamental, en especial entre la población más pobre.

La Iglesia Católica también pidió a los ciudadanos evitar la confrontación estéril y la anarquía, para que su descontento y malestar ante esta disposición se encaucen a través de medios pacíficos, creativos y respetuosos de la ley.

“Nunca la violencia, el vandalismo, el saqueo o la afectación a las vías de comunicación serán el camino. Es urgente construir lazos solidarios verdaderos que promuevan el diálogo, la confianza y la certidumbre entre nosotros. Evitemos la confrontación estéril y la anarquía, pues estas conductas no resuelven los grandes problemas del país, sino que dividen aún más a la nación”, dijo Alfonso Miranda Guardiola, secretario ejecutivo general de la CEM.

El CEM pidió a las autoridades “mirar desde abajo y no sólo desde arriba”.

Afirmó que no es correcto “imponer leyes” sin considerar la realidad que padece la sociedad, por lo que pidió estudiar de mejor manera el incremento al precio de los combustibles a fin de que se tome una decisión acorde a lo que está viviendo el pueblo.

“Exhortamos a las autoridades civiles a reconsiderar seriamente -dado el contexto nacional y las variables internacionales-, esta medida que afecta a todo nuestro país, especialmente a los más pobres. Se requiere ser sensibles a las necesidades cotidianas de la gente, y ser sensibles a las necesidades cotidianas de la gente, y ser conscientes de las consecuencias de esta medida gubernamental. Hacemos un llamado, a la autoridad, especialmente al Poder Ejecutivo y Legislativo, a mirar desde abajo y no solamente desde arriba. No es correcto imponer leyes sin tomar en cuenta la realidad y el sentir que vive la gente, sobre todo los más desamparados”, indicó.