Prevalece el miedo en Chichicoaxtla

Gente de César del Ángel continúa atemorizando a los pobladores

Intranquilidad es lo que se vive en la comunidad ante la presencia de seguidores del líder de los 400 Pueblos, que a pesar de ser encarcelado, aún maneja el destino de cientos de pobladores. Foto: Noreste.
1 febrero 2017 || 14:24 || Jesús Alan Mendoza
Compartir en redes

Tihuatlán, Ver.- En la comunidad de Chichicoaxtla prevalece la incertidumbre, donde campesinos desertores de los 400 Pueblos señalaron que la situación continúa al rojo vivo, debido que sus familias viven con el temor de ser agredidos.

Damián Cuervo Mejía, en compañía de otros campesinos que se ubican en el Auditorio Municipal, destacó que los pocos seguidores de César del Ángel continúan realizando desmanes, como el caso de los dos planteles educativos en donde ya les han quitado dinero tanto a maestros como alumnos, aunado al incremento de productos en tiendas, donde el litro de aceite es vendido hasta en 40 pesos.

“Lo único que queremos es que se haga justicia y eso es lo que esperamos del Gobernador del estado, quien con la aprehensión de César del Ángel no aplique la venganza, sino la ley en contra quien por años nos humilló obligándonos a desnudarnos por recibir a cambio millonario recurso, entre otros aspectos”.

Refirió que prácticamente se acabaron los 400 Pueblos con la caída del “alacrán mayor”, mismo que deber ser investigado a fondo, más su enriquecimiento ilícito y el despojo de tierras a mucha gente inocente del campo.

Cuervo Mejía indicó que viejas artimañas de César del Ángel continúan siendo utilizadas hoy en día para despojar a la gente de sus predios. Foto: Noreste.
Cuervo Mejía indicó que viejas artimañas de César del Ángel continúan siendo utilizadas hoy en día para despojar a la gente de sus predios. Foto: Noreste.

Aseguró que en su tiempo el exlíder del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia, donó terrenos de Chichicoaxtla a la verdadera gente del campo, sin embargo, junto a su hijo Marco Antonio del Ángel se valieron de artimañas para apoderarse de todo.

Finalmente, los campesinos extendieron sus disculpas a la gente que los llegó a observar desnudos, algo humillante a lo que accedían porque eran obligados, de lo contrario estaban en peligro tanto ellos como sus familias.