Prevalece incertidumbre entre hoteleros sobre el pago del 3%

El sector hotelero ha reducido la plantilla laboral hasta en un 30 por ciento

El sector hotelero ha sido uno de los más golpeados por la crisis económica. Foto: Misael Olmedo.
12 septiembre 2016 || 10:00 || Misael Olmedo Sifuentes
Compartir en redes

Poza Rica, Ver.- Aunque hasta el momento han cumplido con el pago de sus obligaciones ante el Estado, los empresarios hoteleros de Poza Rica aún no han decidido si pagarán o no el impuesto del 3 por ciento a la nómina, pero se suman al reclamo general de que con estos recursos se realicen obras y programas de beneficio para la región, afirmó la vicepresidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles, Cecilia Uresti Villegas.

Resaltó que entre los empresarios hoteleros existen quienes están a favor de seguir pagando dicho impuesto, mientas que otros se han sumado al llamado de no pagar en reclamo a la administración estatal que no ha destinado los recursos económicos necesarios para obras en la zona.

Cecilia Uresti mencionó también que confían en Mundo Totonacapan para impulsar el turismo. Foto: Misael Olmedo.
Cecilia Uresti mencionó también que confían en Mundo Totonacapan para impulsar el turismo. Foto: Misael Olmedo.

Hasta el momento, subrayó, han cumplido con el pago de sus obligaciones fiscales, pese a la complicada situación económica que se ha venido enfrentando en la zona, sin embargo, piden que haya transparencia en la liberación de los recursos que el Gobierno del Estado capta por concepto del impuesto a la nómina.

“Que haya obras y beneficios para todas las regiones, que no sea solamente para alguna en específico, nosotros lo que pedimos es transparencia”, aseguró la dirigente empresarial.

El sector hotelero sigue enfrentando una complicada situación económica que ha obligado a reducir la plantilla laboral hasta en un 30 por ciento como medida para hacer frente a la crisis por la baja ocupación de sus habitaciones.

Sobre las expectativas para estos últimos meses del año, señaló que no son muy elevadas, toda vez que esta representa una de las etapas más complicadas para el sector hotelero, pues hay una baja considerable en la ocupación.