Prevención

14 septiembre 2016 || 13:12 ||
Compartir en redes

Estamos en plena temporada de huracanes. Hasta el momento el Supremo ha sido benévolo con Poza Rica y la región, pero eso no debe ser motivo para que nos descuidemos, antes al contrario, si Él nos da su protección, también es cierto que tenemos que poner nuestra parte y ante posibles riesgos, tomar todas las medidas de prevención habidas y por haber para en caso de que algún meteoro llegue a azotar por esta zona.

Ya se sabe que hay que estar preparados desde ahora porque hacerlo de última hora, muchas veces no da el tiempo suficiente y las consecuencias pueden ser desde leves hasta bastante graves y la verdad es que como dice el dicho “no busques tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro”, es decir tomar prevenciones a tiempo, para no andar a las carreras y menos para después arrepentirse de lo que pudiera pasar.

Ahora que todavía no padecemos ningún fenómeno meteorológico, se puede ir asegurando por ejemplo, documentos importantes –actas de nacimiento, matrimonio, incluso de divorcio, pasaportes, credenciales de elector, de los bancos, en fin–, e ir acomodándolas en partes seguras de las casas, donde queden a salvo sobre todo de las inundaciones que luego arrasan con todo cuando son intempestivas, inesperadas porque luego no dan tiempo para nada absolutamente y lamentamos no habernos prevenidos.

Ahora, se es tiempo de tomar todas las precauciones  necesarias y estar pendientes de la información a través de los medios de comunicación para que en el momento en que se den las alertas, asegurar puertas, ventanas, ya saben, proteger los cristales con cinta canela cruzándola en los cristales y ponerse a salvo cerrando bien las casas, si hay necesidad de evacuar, pero de veras, aunque ahora no se esté en riesgo, hay que prevenirse con tiempo y estar siempre listo a la acción de protección en caso de que algún huracán penetre por esta región, y de sus consecuencias porque ya ven que luego traen demasiadas precipitaciones.

Recordemos las inundaciones de los días 5 y 6 de octubre del año 1999, cuando incluso se llegó a informar erróneamente, que municipios como Tecolutla y Gutiérrez Zamora, prácticamente habían desaparecido bajo la impetuosidad de las aguas que alcanzaros alturas nunca antes vistas. Recuerden también que los huracanes están siendo cada año más violentos y peligrosos, por eso, debemos obligarnos a prevenir cualquier desastre para que los daños puedan ser mínimos.

No hay que echar en saco roto todo lo que las autoridades federales, estatales y municipales, hacen para prevenir a la población a fin de que los fenómenos meteorológicos no los vayan a tomar desprevenidos y poder así evitar daños en lo más que se pueda y sobre todo, salvar vidas. No es correcto llegar a correr riesgos por no hacer caso a las recomendaciones. Seamos conscientes y asumamos nuestra responsabilidad en estos casos, particularmente los habitantes de las zonas más bajas de la ciudad y la región.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com