¿Qué pasa en tu cuerpo cuando te emborrachas?

Foto: web
6 noviembre 2016
14:53 hrs
MuyInteresante

La mayoría de nosotros alguna vez ha tenido más de dos bebidas alcohólicas en una noche, lo único que es seguro al día siguiente es que tendremos una resaca al día siguiente. pero ¿qué realmente está sucediendo cuando bebes?

¿Cómo puede un par de bebidas causar tantos estragos en tu comportamiento y en la mañana siguiente? La ciencia tiene todas las respuestas:

Cualquier cosa que bebas se desliza por el esófago, hacia el estómago y luego hacia el intestino delgado. Considerarlos la sala de espera en el camino a ser bebido.

Las paredes del intestino delgado son porosas, por lo que el alcohol que no se absorbe con alimentos, permanece en el estómago o los intestinos  y comienza a filtrarse en el torrente sanguíneo.

La buena noticia es que tu sistema circulatorio es bastante rápido. Así que cuando recoge el alcohol, se mueve alrededor bastante rápido, lo que lleva a que te sientas borracho muy rápidamente.

En éste punto el alcohol se ha procesado muy poco en tu cuerpo y, si sigues bebiendo, también está midiendo cuánto alcohol nuevo hay en el sistema, en tus pulmones, y posteriormente en tu sistema circulatorio, de ahí el término “alcohol en la sangre”.

Mientras tanto, tu hígado está tratando de mediar la situación tratando de desintoxicarse del alcohol consumido, que ahora está en su torrente sanguíneo. La velocidad con que el hígado puede hacer esto depende del tipo de alcohol que consumiste, con qué mezclador, y si había algo en el estómago para absorberlo y volver a dirigirlo al sistema digestivo.

Es por eso que una copa de bourbon con el estómago vacío te va a emborrachar más rápido que una bebida mixta o una cerveza cargada de carbohidratos; tu hígado no puede hacer frente a todo ese licor al mismo tiempo.

El hígado está tratando de ser super útil desintoxicándo y metabolizando el alcohol en nutrientes que el cuerpo pueda procesar y eliminar.

Desafortunadamente, el proceso de desintoxicación del hígado resulta en la creación de acetaldehído. El acetaldehído es el verdadero culpable de las peores resacas. Es una sustancia tóxica, como el vinagre, y definitivamente no le gusta a tu hígado, ni al estómago y mucho menos al cerebro, es por eso que sientes náuseas, vómitos, acidez y dolores de cabeza.

Posteriormente el alcohol desintoxicado pasa por el tubo digestivo hasta tus  riñones-ellos están a cargo de cualquier líquido que ingieras. Los riñones hacen su trabajo y el resultado sale en forma líquida a la vejiga.

En un esfuerzo por ayudar al hígado, los riñones recogen un poco de licor sin procesar y esta es la razón por la que beber alcohol te hace visitar el baño toda la noche.

Durante todo este proceso, tu cuerpo realmente se está deshidratando, ya que  extrae cualquier hidratación que pueda y la envía a la vejiga. Esta es la razón por la tienes ese dolor de cabeza a la mañana siguiente. Tu cerebro es la primera cosa a sentir el dolor de no haber tenido suficiente agua. Así que un tip nunca vayas a la cama después de beber sin primero beber un par de vasos de H2O.