Quienes se enojan, pierden

5 febrero 2017
17:56 hrs
Por Carlos Jesús Rodríguez

Para el comunicador, historiador, escritor, ensayista y poeta, Ryszard Kapuściński, “en el buen periodismo, además de la descripción de un acontecimiento, tenéis también la explicación de por qué ha sucedido; en el mal periodismo, en cambio, encontramos sólo la descripción, sin ninguna conexión o referencia al contexto histórico”, y es acaso por ello que algunos reporteros cuestionaron al Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares si la detención de Arturo Bermúdez Zurita tenía que ver con cierta venganza personal. No lo hicieron por tontos, porque de sobra saben cuál fue la actuación del ex Secretario de Seguridad Pública en el Gobierno fallido de Javier Duarte, sino porque además de la evidente corrupción del ex funcionario duartista, quedó de manifiesto el abuso de poder contra el mandatario en turno.

AUN SE recuerda cuando en Septiembre del año pasado, ya siendo Gobernador electo, Miguel Angel Yunes Linares fue detenido en un retén de la llamada Fuerza Civil a la salida de Xalapa, justo cuando se dirigía a su residencia ubicada en Boca del Río tras asistir al informe de la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara. Aquella vez, el oriundo de Soledad de Doblado habría señalado que de nueva cuenta volvió a vivir los abusos del Gobierno de Javier Duarte, ya que denunció que se trató de un acto premeditado, pues desde que salió del evento checaban su trayectoria, y al abandonar Xalapa fueron detenidas las camionetas en las que viajaba en un retén dispuesto en las Trancas.

Mencionó que para ello hicieron un espectacular despliegue por parte de Seguridad Pública y Fuerza Civil, y aunque minimizó el hecho, criticó que hayan dispuesto de casi 50 efectivos y equipo de la corporación para detener el convoy en el que era acompañado por su hijo, el Senador, Fernando Yunes e integrantes de su equipo de trabajo.

Y AUNQUE Arturo Bermúdez Zurita había renunciado a principios de Agosto a la Secretaría de Seguridad Pública, dizque para esclarecer el origen de su patrimonio personal y defenderse de las acusaciones que se le imputan ante las instancias correspondientes, lo cierto es que intramuros seguía mandando en la dependencia, ya que ninguno de los mandos fue cambiado e, incluso, a la titularidad fue ascendido su incondicional Nabor Nava Olguín, hasta entonces subsecretario del ramo.

ENTRE YUNES Linares y Bermúdez Zurita se acentuaron las diferencias desde que el primero presentó, el 19 de Julio del año pasado, una denuncia penal para que se investigara la presunta red de prestanombres del, entonces, Secretario de Seguridad de quienes dijo, crearon una serie de empresas para prestar servicios al gobierno de Javier Duarte de Ochoa, entre los que se incluía la hermana, esposa y otros familiares del, ahora, ex funcionario en prisión.

Miguel Ángel denunció que las compañías fueron incluidas en la lista de empresarios que cobrarían adeudos del gobierno Estatal por 72 millones de pesos mediante un fideicomiso que absorbería parte del Impuesto sobre la Nómina. El gobernador dejó asentado que se trataba de empresas y personas que cobran del erario para beneficiar a Duarte de Ochoa y su grupo en el poder, acusaciones ante las que Bermúdez Zurita publicó en su cuenta de Twitter: “Toda mi vida me he desempeñado dentro de la legalidad y lo seguiré haciendo, no abonaré a este linchamiento político”.

DE ENTONCES y hasta que asumió el poder, Yunes Linares fue objeto de persecución e intento de agresiones, e inclusive un mes antes de la renuncia de Bermúdez, a finales de Junio de 2016, sujetos con corte de cabello tipo militar –se dijo que eran policías-escudados en el Movimiento de los 400 Pueblos agredieron a pedradas al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, a Miguel Ángel Yunes Linares, para, entonces, gobernador electo de Veracruz y a Santiago Creel, presidente de la comisión de Procesos Electorales del PAN. Los hechos ocurrieron cuando salían del Congreso local en donde solicitaron a los diputados locales que frenaran la intención de Javier Duarte de Ochoa de imponer a un Fiscal anticorrupción a modo. Al llegar a la calle de Encanto, en donde se localiza la Legislatura, alrededor de 300 personas ya esperaban a los panistas, y tras identificarse como miembros de la agrupación de los 400 Pueblos apedrearon las camionetas en las que se desplazaban, de tal forma que una estuvo a punto de descalabrar a Anaya.

TAL VEZ por ello, conscientes, incluso de que Arturo Bermúdez es un presunto “pillo de siete suelas” (dijimos presunto a pesar de todo), los reporteros preguntaron si no era venganza su detención, ya que se acusó que los agresores eran policías encubiertos. Y es que partiendo de la visión del laureado Milan Kundera: “Periodista no es aquel que pregunta, sino aquel que tiene el sagrado derecho de preguntar, de preguntarle a quien sea lo que sea” porque “¿Acaso no tenemos todos ese derecho? ¿Y no es acaso la pregunta un puente de comprensión tendido de hombre a hombre? Quizá. Por eso precisaré mi afirmación: el poder del periodista no está basado en el derecho a preguntar, sino en el derecho a exigir respuestas”.

PERO EL Gobernador se molesta y piensa que los reporteros son estúpidos o mal intencionados, pero no hay nada de eso. Primero va a la cárcel César del Ángel, dirigente del Movimiento de los 400 Pueblos (cuyos “seguidores” apedrearon a Yunes y compañía) y ahora Bermúdez (uno de los persecutores del Gobernador y jefe de la policía que, supuestamente lo agredió), y acaso en breve ambos estén libres, pues se ha dicho hasta la saciedad que con la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), sólo siete tipos de delitos serán considerados como graves, y los infractores serán encarcelados preventivamente durante el proceso; en el resto, los imputados podrán enfrentar las acusaciones en libertad, y estos son:

delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos, así como infracciones graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y de la salud. No hay nada malo en preguntar, así parezcan estúpidos y mal intencionados los cuestionamientos, lo grave, acaso, es enojarse, porque el que se enoja, pierde. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista