Rechaza Congreso español en primera votación la investidura de Rajoy

La votación de este jueves fue realizada en la segunda jornada de debate de investidura, en la que Rajoy presentó las líneas de su programa de gobierno

Foto: Agencia NTX
27 octubre 2016 || 17:08 || Agencia NTX
Compartir en redes

Madrid.- El Congreso de los Diputados rechazó hoy, en una primera votación, avalar a Mariano Rajoy para un nuevo periodo en el gobierno español, por lo que tiene una segunda oportunidad el próximo sábado, en la que se prevé salga reelegido con la abstención del PSOE.

El candidato a la Presidencia del gobierno español y líder del conservador Partido Popular (PP) recibió 170 votos a favor, 180 en contra y cero abstenciones, con lo que no alcanzó la mayoría absoluta, de al menos 176 respaldos, requerida en esta primera votación.

La votación de este jueves fue realizada en la segunda jornada de debate de investidura, en la que Rajoy presentó las líneas de su programa de gobierno, y tras debatir este jueves con los portavoces de todos los grupos parlamentarios.

De acuerdo con la legislación española, tras perderse una primera votación se tiene una segunda oportunidad 48 horas después, en la que se necesita de mayoría simple (más diputados a favor que en contra) para ser aprobado, y es en la que los socialistas se abstendrán.

La votación del próximo sábado se realizará dos días antes de que venza el plazo para que la cámara apruebe una investidura presidencial resultado de las elecciones del 26 de junio pasado.

La propuesta del rey de España Felipe VI para que Rajoy se presentara esta semana como candidato a la investidura, es fruto del cambio de posición que el opositor Partido Socialista Obrero Español (que cuenta con 85 diputados) hizo el pasado fin de semana, para abstenerse en la segunda votación.

La formación del puño y la rosa modificó su negativa que había mantenido durante meses contra Rajoy, bajo el argumento de que mantener su voto contrario llevaría a España a unas terceras elecciones en las que preveía sufrir un mal resultado.

Rajoy llegó a esta investidura con el apoyo de los 137 diputados de su formación, más los 32 de la centroderecha Ciudadanos, y uno de Coalición Canaria, que suman 170, pero con el resto de la cámara en su contra.

En el debate de investidura, el mandatario interino reconoció que tiene un futuro gobierno en minoría que le obliga a dialogar más con la oposición para aprobar las medidas urgentes que necesita el país, por lo que además ofreció acuerdos políticos principalmente al PSOE.

Aseguró que las dos metas del gobierno que pretende encabezar son el empleo y el cuidado de los pilares fundamentales del Estado, y reiteró su meta de llegar al 2020 con 20 millones de personas con empleo.

Anunció que convocará al diálogo político para el fortalecimiento del sistema de pensiones; el canal de comunicación con sindicatos y empresarios para adoptar medidas sobre empleo, y promover un pacto nacional educativo.

Asimismo, informó que buscará mejorar el sistema de financiamiento de comunidades autónomas que son las que tienen competencia en salud, educación y dependencia, por lo que convocará a conferencia de presidentes.

Reiteró que trabajará en medidas contra la corrupción propuestas por su partido y otras formaciones para hacer más limpia la vida pública, y sobre esto aseguró que “ningún partido político puede presumir de infalibilidad”.

Sobre el desafío independentista en Cataluña, noreste del país, enfatizó que defenderá la unidad de España, la soberanía de los españoles y el respeto de la ley, que precisa que nadie puede privar al pueblo español en su conjunto de decidir sobre su futuro y su territorio.

Por parte de la oposición se dibujaron las posiciones que se esperan en los próximos meses, con un PSOE que aun cuando se abstendrá el próximo sábado y permitirá la formación del gobierno, se niega a ser garante de la gobernabilidad de un gobierno en minoría del PP.

La coalición izquierdista Unidos Podemos, con 71 escaños en la cámara, apuntó que denunciará las políticas económicas de Rajoy, los casos de corrupción que aún afectan al PP y que desplaza como principal oposición al PSOE debido a su abstención en esta investidura.

Asimismo, los partidos políticos nacionalistas e independentistas reclamaron sus intereses: desde mayores inversiones para sus comunidades autónomas hasta cuestiones de mucha polémica, como el referéndum de independencia que piden algunos grupos catalanes.

Para finalizar la sesión de este jueves, la presidenta de la cámara, Ana Pastor, convocó al pleno para proceder a la segunda votación.