Registros

12 febrero 2017 || 22:44 || Por Mario Noriega Villanueva
Compartir en redes

Los partidos políticos que contenderán por la presidencia municipal ya lanzan sus convocatorias de acuerdo con los tiempos electorales y el caldero entra a un período de calentamiento, porque una vez que de acuerdo con sus diferentes sistemas de selección de precandidatos esto será una ebullición que desde ahora empieza la hora cero para quienes aspiran que todo derecho tienen como ciudadanos. Todo está en que reciban el respaldo suficiente o el dedazo que si no hay algo imponderable que suceda como muchos desearían, solamente Movimiento Ciudadano tiene ya el gallo para la contienda electoral 2017.

En el PRI donde se vale de todo y también de nada que no sea esperar el dedazo, se registró hasta ¡Leoncio Balderas!, un iluso que tiene aspiraciones justas o no, pero que si no es tan estulto como parece, sabrá que sus posibilidades prácticamente son nulas, porque no tiene nada qué hacer contra cualquiera de los que tienen muchísimas más tablas y seso que él. Además, el tricolor tiene que hacer alarde de democracia esta vez porque si no, irá definitivamente hacia otra derrota anunciada.

El PAN-PRD, no tiene aún, con todo y lo que se diga y vocifere la secretaria del Ayuntamiento del puerto de Veracruz, así se ufane de su cercanía con el gobernador Miguel Ángel Yunes, pero tampoco hay un elemento entre los que se mencionan incluyendo al ex diputado federal Leonardo “Naro” Amador Rodríguez, que vaya a significar una victoria garantizada. Recordemos que el del partido del sol naciente no alcanzó ni los 6 mil votos en la contienda pasada y con esa cifra, nadie tiene ni la menor oportunidad.

La decisión de la alianza, conlleva ciertos riesgos porque ninguno de los partidos quedará satisfecho que nominen a otro extraño a cualquiera de los dos y ya vemos aquí una decisión cupular a la que se tendrán que someter sobre todo, si se trata de un elemento que cuente con su propia estructura y con el respaldo tanto de uno como de otro partidos. Puede ser una decisión muy al estilo de aquellos buenos tiempos priistas, pero con lo cual posiblemente se impondría la concordia y la conciliación obviamente, para consolidar el presumible apoyo que ya tiene.

Pero como las alcaldías son luchas de las más calientitas, pues estas podrían ponerse al rojo vivo. Ninguno de los demás partidos tiene la fuerza electoral tal como para “presentar pelea”, pero no se deseche al que fue sorpresa en las pasadas elecciones con el apoyo de Javier Duarte de Ochoa, quien le acercó todos los recursos de los veracruzanos para que disputara la gubernatura, pero que no le alcanzó el fuelle.

Un detalle tiene Morena: carece de pies ni cabeza y todos los grupos ex perredistas, ex priistas, ex de todos los demás partidos, al que, muchos se le acercan muy coquetos, esta vez, podría derrumbarse. Sin embargo, hoy, está dando de qué hablar y repetimos, hay muchos aspirantes que saben que su partido no los contemplará y de mil amores querrían ele abanderamiento de la “Morena” que anda muy quisquillosa desde el pasado proceso 2016.

Preparémonos pues a unas elecciones bastante excepcionales.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

*Esta es la opinión personal del columnista.