¿Respeto entre Poderes?

12 febrero 2017 || 22:52 || Por Filiberto Vargas Rodríguez
Compartir en redes

Prefacio.

El senador José Yunes dijo lo que muchos piensan pero no se atreven a expresar: La gestión de Miguel Ángel Yunes Linares ha decepcionado (o “no ha cumplido con las expectativas”, como lo expresó, siempre tan sobrio, el político de Perote). *** En opinión de Yunes Zorrilla, las principales fallas de la actual administración se ubican en temas tan sensibles como la económica y la seguridad. Advierte que el gobierno estatal ha caído en recurrentes contradicciones y sus integrantes han cambiado posturas sobre  temas financieros o de estrategias para enfrentar a la crisis, con meros fines políticos. *** El Presidente de la Comisión de Hacienda en la Cámara Alta se dijo preocupado porque hasta el momento no han tomado medidas para superar el déficit de gasto que se tiene. Recordó que Yunes Linares criticó la restructuración de la deuda, pero una vez que tomó posesión pidió apoyo a todas las fuerzas políticas para adquirir créditos. *** Sobre la inseguridad, Pepe Yunes confirmó lo que todos sabemos: La percepción negativa no ha cambiado y la población vive con temor.

* * *

“¿O alguien ignora  que aquí, en este mismo Congreso, se negociaban los votos como un mercado para aprobar cualquiera iniciativa que presentaba el Ejecutivo? Sí, aquí donde nacen las leyes, corría el dinero de la corrupción, que llenó las bolsas de quienes vendieron su conciencia y se hicieron cómplices del prófugo”.

Así se expresaba el hoy gobernador de Veracruz luego de rendir protesta, el primero de diciembre del 2016.

¡Cuánta envidia debe sentir hoy Miguel Ángel Yunes!

¡Cómo quisiera tener el poder –político y económico- para obtener hoy los votos que necesita y renegociar sin freno alguno la gigantesca deuda que heredó!

Pronto, muy pronto se olvidó Yunes Linares de una de las promesas emitidas durante su discurso de toma de posesión.

Ahí, en la tribuna del Congreso local, habló de mantener una postura de respeto, de diálogo permanente con los otros dos poderes (legislativo y judicial). Hoy tacha a los diputados de “irresponsables” por dilatar la votación de la solicitud para renegociar la deuda, y califica de “torpes” sus argumentos.

Tropieza al señalar que los mismos que hoy le regatean su apoyo, antes se lo entregaron a Javier Duarte para que endeudara con otros 10 mil 500 millones de pesos al Estado. Olvida que Duarte no gobernó con este Congreso. Estos diputados asumieron su cargo cuando ya el hoy prófugo exgobernador había solicitado licencia.

Quizá no se refería a los diputados, sino a la bancada priista, hoy coordinada por el hijo de quien coordinó la anterior bancada del PRI.

Es extraño. En los pasillos del Congreso local circula una versión que nadie ha desmentido. Que justo ese primero de diciembre, momentos antes de que llegara Yunes Linares para rendir protesta como gobernador de Veracruz, y luego de la abrupta salida del senador Héctor Yunes porque no le habían reservado lugar, el diputado federal priista Érick Lagos, con el celular en la mano, caminó hasta la curul del maestro Juan Nicolás Callejas Roldán y lo puso en comunicación con “alguien”.

Al concluir la charla telefónica, Callejas Roldán envió un mensaje a todos los legisladores del PRI: “Nadie se mueva, nos quedaremos durante toda la sesión”.

Lo que había hecho Érick Lagos era poner en contacto al legislador priista con el propio Yunes Linares, quien le pidió que no se retiraran del recinto.

¿Qué ofreció o con qué amenazó Miguel Ángel Yunes al coordinador de los priistas? Sólo ellos lo saben.

Acaso podemos encontrar algunas pistas, con el anuncio de la Sección 32 del SNTE de que no habrá de ratificar la denuncia penal en contra del hoy gobernador por ejercicio abusivo de funciones y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

¿Será que agotó su crédito, o acaso piensa que ya en funciones de gobernador, los diputados de cualquier partido deben doblar la cerviz ante sus órdenes?

La renegociación de la deuda no es un tema sencillo. El propio gobernador se ha tomado más de dos meses para diseñar la ruta que él considera más conveniente para Veracruz. Ahora toca a los legisladores revisar esa fórmula y no lo van a hacer de la noche a la mañana, menos si la información que les llega es incompleta, sesgada.

Yunes Linares pidió un cheque en blanco de los diputados para imponer a un Fiscal General a modo y se lo concedieron; pidió que le obsequiaran tres meses para hacer los ajustes que él considerara pertinentes en el presupuesto de este año, y lo apoyaron; propuso a un grupo de comunicadores afines a él para integrar la Comisión para la Protección de los Periodistas, y se lo permitieron. ¿Para esos temas los diputados no fueron “irresponsables”? ¿En esos casos sus argumentos no fueron “torpes”?

Los diputados le pidieron al gobernador que les informara sobre el número de empleados despedidos, sus nombres, cargos y salarios, además de la cifra que se ha contemplado para cumplir con las liquidaciones que marca la ley y el impacto que tendrán estos despidos en el gasto. No ha respondido.

Le pidieron también la relación de los nuevos servidores públicos contratados desde su llegada, con perfiles y salarios. Tampoco ha cumplido.

¿Dónde está el respeto?

* * *

Epílogo.

Vaya debate tan absurdo se está dando entre el gobernador de Veracruz y algunos alcaldes, la mayoría de extracción priista. Los ediles están pidiendo que la administración estatal cubra los pagos que siguen pendientes. Yunes Linares asegura que “él no debe nada”. Olvida que los pasivos heredados por la anterior administración, todos, son ahora pasivos suyos. El que adeuda es el Estado, no la persona. El problema es que tacha a los alcaldes de mentirosos, y ellos tienen los papeles en la mano. ¿Quién miente? *** Debe ser agobiante eso de deber tanto y a tantos. Un hombre de bien, de esos que no gustan de los compromisos incumplidos, seguramente no dormiría si fuera gobernador de Veracruz. No son sólo los alcaldes, es una larga lista de acreedores, todos con argumentos sólidos para reclamarle al gobernador. Ahí está el caso del OPLE, que fue respaldado una vez más por la Sala Superior del Tribunal del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al emplazar a la Secretaría de Finanzas del Estado (Sefiplan) a que pague el presupuesto que está pendiente de transferir del ejercicio fiscal 2016. El nuevo plazo es de cinco días para que liquide los 160 millones de pesos que están pendientes. No hay que perder de vista que la inejecución de estas sentencias tiene consecuencias de carácter penal. Aquí no se vale eso de “debo, no niego, pago, no tengo”. *** Nicanor Moreira es ya, formalmente, aspirante a la candidatura de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Xalapa. Será, sin duda, un fuerte competidor. Ha recorrido muchas veces el municipio y tiene un amplio diagnóstico, así como un interesante paquete de propuestas para mejorar las condiciones de vida de los xalapeños. También se inscribió Ana Miriam Ferráez.

filivargas@gmail.com

*Esta es la opinión personal del columnista.