Reta el crimen a Yunes Linares

5 diciembre 2016
22:14 hrs

Del Cajón del Director

POR JULIO FENTANES

Reta el crimen a Yunes Linares

Queda resaca de un gobierno amafiado y bravucón

A cinco días de la toma de protesta de Miguel Yunes Linares como gobernador constitucional y a pocas horas de haber dicho en una entrevista de radio que trabaja en bajar los índices delincuenciales en toda la entidad en los próximos dos años que dura su gobierno, la mafia enquistada en Veracruz ya lo retó con un primer enfrentamiento entre narcos y fuerzas del orden con 14 muertos y varios heridos.

La mafia que dejó Duarte fue solapada por Arturo Bermúdez Zurita, al frente de la Secretaría de Seguridad y los fiscales Luis Ángel Bravo y el que todavía fungió como Procurador Amadeo Flores, así como quienes pasaron por la Secretaría de Gobierno y tuvieron el control del narco, según trascendió, como Erick Lagos Hernández, retó al nuevo ejecutivo estatal, emboscando a soldados y policías en el sur estatal, y digo reta al nuevo gobierno porque este mismo día el gobernador panista advirtió que iba con todo contra la delincuencia organizada.

La refriega principal de este lunes por la tarde que prendió los focos de alerta, fue en el municipio de Jesús Carranza, por cierto de los dominios del diputado federal Erick Lagos, a quien el “Lucky” un narcotraficante jefe de plaza en el estado, detenido en 2011 acusó de ser el enlace entre narcos y gobierno.

Un comando armado, que desde el sábado anterior asolaba la población de Suchilapan, y ya había emboscado a soldados con un resultado de dos muertos, volvió a enfrentarse con las fuerzas del orden con la matanza ahora de 14 civiles muertos, todos ellos aparentemente miembros de la delincuencia organizada.

La mezcla de gobierno con impunidad que dejó el sexenio duartista, de la mano de sus testaferros, quedó tan arraigada que se perdió la línea entre gobernantes y delincuentes, hasta que la propia PGR acusó a Duarte de ser jefe de una banda organizada para delinquir.

Aunque en apariencia las ejecuciones habían bajado en las últimas dos semanas, la incursión de los delincuentes armados a quienes se les decomisaron rifles de asalto AK 47 y una del tipo Barret calibre 50 para perforar blindajes, también llamada “mata policías”, que siempre llevan un chaleco antibalas, son un claro desafío al gobernador Yunes Linares.

Apenas la mañana de este primer lunes de diciembre, dijo que el próximo fin de semana dispondrían el nuevo operativo para la zona norte, días antes, en el sur precisamente, confirmó que las fuerzas federales continuarían.

Textualmente dijo el gobernador:

“Hemos tenido dos reuniones con todas las fuerzas federales, con Marina, Defensa Nacional, Policía Federal, Procuraduría General de la República, la primera reunión fue el día primero, posteriormente estuve en la zona naval, y en la región militar de Veracruz”.

Cada domingo, anunció desde el primero que le correspondió encabezar el día 4, se reuniría la Coordinación Veracruz para definir acciones inmediatas.

El enfrentamiento sangriento, es uno de los más graves en los últimos meses, sin considerar que las ejecuciones al estilo de la mafia, aunque disminuidas no se han detenido.

El ejecutivo propuso que regresen las policías intermunicipales, Veracruz-Boca del Río, Poza Rica-Tihuatlán-Coatzintla y Coatzacoalcos-Nanchital-Agua Dulce.

El trabajo será arduo y mucho más difícil de lo que se tenía contemplado, a juzgar por el recibimiento a la nueva administración estatal.

No es extraño, dado que si las estructuras criminales tal y como las evidenció “El Lucky” estaban enraizadas con el gobierno que pertenecía al PRI y ahora es de siglas panistas-perredistas, es obvio y natural que hay que dificultar el trabajo y poner piedras a cada paso que den los yunistas.

Estas bravuconadas del crimen en los primeros días del gobierno yunista, deben prender los focos y advertir que ya se acabó el tiempo de discursos, y empezó la hora de la verdad y la acción.

No puede haber tregua y la labor de inteligencia que alguna vez caracterizó a Yunes Linares para prevenir y acotar los problemas políticos antes que ocurrieran, deben ser la premisa que lo ponga a trabar de la mano de Tellez Marié en Seguridad Pública y Rogelio Franco en la Secretaría de Gobierno.

Este mensaje también debe llegar al Congreso para acelerar el nombramiento del nuevo Fiscal y que no le tiemble la mano al designado, ni se amafie como ocurrió en el pasado.

El mañana es hoy y la ciudadanía quiere tranquilidad y vivir en paz, sin sicarios que amenacen la vida pública.

Ni perdón, ni olvido, ni amnistía prometió Yunes Linares y que los veracruzanos viviríamos en paz.