Saqueadores descamisados a la cárcel ¿y los de saco y corbata cuándo?

6 enero 2017 || 9:25 ||
Compartir en redes

POR JULIO FENTANES

Saqueadores descamisados a la cárcel
¿y los de saco y corbata cuándo?

Con cara de estupefacción, ceño fruncido y como si quisiera captar en una sola mirada y con un solo pensamiento lo que pasaba por la cabeza de los saqueadores y vándalos que atacaban el Centro Comercial Chedraui de Plaza Ponti, al norte del puerto de Veracruz, el gobernador Miguel Yunes Linares, enfrentó a la turba violenta y les perdonó ser detenidos aún cuando los miraba robar cosas de las tiendas.

Todavía fue más allá y ofreció 500 pesos en vales de despensa para que no robaran las tiendas, y no se arriesgaran a ser detenidos porque podrían pasar cuando menos 10 años en la cárcel.

Y es que el delito es amotinamiento, robo, asalto agravado, ataque en pandilla más lo que se acumule, que suma muchos años de cárcel y no hay fianza.

Sin embargo, el llamado de Yunes Linares fue al vacío.

Los saqueos continuaron en el puerto de Veracruz con amenaza de extenderse a otras ciudades.

El pretexto de los vándalos es el gasolinazo, la falta de trabajo y que tienen hambre, eso le dijeron al gobernador de acuerdo a un video que subió el Fiscal Winckler.

Sin embargo mienten descaradamente.

Se roban todo lo que sea electrónico y de alto valor, como pantallas de TV, estéreos, computadoras, refrigeradores, electrodomésticos en general, botellas de todos los vinos que
puedan cargar, ropa, juguetes pero lo que nadie se lleva es la comida, las verduras, los alimentos en general son despreciados por la turba salvaje.

¿Entonces de qué se trata?

Lo que se ve no se juzga, diría el propio juan Gabriel.

Es vandalismo, rapiña, robo, asalto en pandilla a comercios, con agravante de violencia.

No hay mas.

No hay justificación.

No se puede defender lo indefendible.

Las imágenes en todos lados son de esquizofrénicos asaltando y enfrentando a la policía, y ciudadanos que se oponen a la delincuencia, ya hay varios muertos incluso.

De hecho, la buena intención de Yunes Linares no debe quedar evidenciada, debe ir con toda la fuerza pública a someter a los vándalos y cumplir la ley.

¿O no?

Es para enojarse que después de ir en el mejor plan a conciliar, la turba lo ignore.

Como que no se vale. ¿O si?

Sólo que también conforme pasan estos primeros cinco días de desenfreno, de rapiña y de impunidad en muchos casos, me asaltan dudas, inquietudes y preguntas que exigen respuesta.

¿Qué pasó con la turba de políticos saqueadores que dejaron igual que a las tiendas Chedraui y comercios al gobierno veracruzano?

¿A esos vándalos, saqueadores que fueron a la rapiña en que se convirtió el gobierno veracruzano, todavía no los van a detener?

Digo, porque es lo mismo.

Estos cientos de salvajes que están destrozando tiendas, no lo están haciendo por hambre, ahí están las evidencias.

Van a la rapiña, a robarse todo lo que cabe en su brazos, sus bolsas, sus cajuelas de automóviles, sus camionetas, sus bicicletas y motocicletas, hasta en taxis que les tapan el número económico se están llevando tooooddddooooo.

Lo mismo hizo Javier Duarte y una banda feroz, sin escrúpulos de cínicos rateros, hoy disfrazados de diputados locales y federales, otros desempleados buscando donde esconderse y muchos más, en el mayor valemadrismo mexicano, y con la impunidad que gobierna este país y a todos los mexicanos, se pasean a la vista del propio Yunes Linares, cuando se llevaron todo lo posible. No son 10 o 15, el propio gobernador presentó una lista de más de 30 o 40 defraudadores del gobierno veracruzano con nombres y apellidos.

¿La ley será pareja?

¿O hay distingos?

¿Es negociable la cárcel?

Solo recuerdo que hay una palabra empeñada de meter a prisión a todos esos saqueadores, aunque era tiempo electoral.

¿A los vándalos callejeros, pobretones, delincuentes que hasta descamisados y en chanclas van a saquear las tiendas cargando con las pantallas a pleno lomo, si les darán 10 años por motín?

¿Hay diferencia con los otros vándalos?

Claro que aquellos comen caviar y toman champaña, usan aviones y no motocicletas para saquear, se bañan de lociones caras y no andan sudorosos, salen en revistas del Jet Set nacional, y huyen a países como Canadá y Estados Unidos, para que no los alcance el brazo largo de la ley.

¿Habrá justicia para los veracruzanos?

Ya llevamos más de un mes de gobierno y no hay ningún anuncio de nuevas ordenes de aprehensión, ó investigación, aún cuando están a la vista los crímenes, los saqueos, el vandalismo agravado en pandilla, la rapiña del gobierno estatal anterior.

Ya no podemos vivir en medio de la impunidad.

Y tan saqueadores son los descamisados en chanclas, como los que visten de saco, corbata y guayaberas de lino irlandés.

Espero, confío, asumo, quiero tener esperanza y credibilidad, que habrá justicia en Veracruz y no solo unos descamisados va a la cárcel que no corrieron lo suficientemente rápido para escapar de la policía y los navales.

De los exfuncionarios y diputados veracruzanos, no todos los delitos son de orden federal para que tenga que ser la PGR la que libere órdenes de captura, en otros estados, más bien en casi todos los estados donde la justicia se ha aplicado a sus exfuncionarios rateros, ha sido la Procuraduría de Justicia estatal o Fiscalía de esos sitios, la que emitió órdenes de aprehensión contra exfuncionarios por sus delitos contra el erario estatal, luego les sumaron más cosas e intervino la PGR, pero antes le metió mano la justicia de cada estado.

Ya se fue Luis Ángel Bravo de la Fiscalía, llegó el favorito de la familia, Jorge Winckler, ya no hay excusa para no avanzar y demostrar que efectivamente la palabra se cumple.

¿O usted que cree?