Señales para saber que te pretende un mujeriego

Foto: web
27 enero 2017 || 17:43 || Enpareja
Compartir en redes

Si te está pretendiendo el chico que te gusta, pero has escuchado que tiene fama de “Don Juan”, entonces lo siguiente te interesará.

TE AMO:  Cuando acabas de conocer a una persona y rápidamente te dice “te amo”, desconfía. Alguien que verdaderamente conozca el poder y significado de esa palabra tendrá que estar cien por ciento seguro de que en verdad lo siente antes de decirla. A los conquistadores les encanta decir estas palabras porque saben a la perfección que la mujer es muy emocional. Dicen lo que a las chicas les gusta oír de un hombre, por tal motivo le dan gusto.

TE LLENA DE DETALLES: Recuerda que los hombres que tienen “colmillo” conocen a la perfección a una mujer. La tienen estudiada y por lo tanto saben que no hay una que se resista a los detalles. Así que harán todo lo posible por convertirse en ese hombre detallista con el que toda mujer sueña. Claro, esto va a depender de sus posibilidades económicas y su interés para que le des el sí que tanto quiere escuchar.

TE INVADE CON MENSAJES: Otra de las estrategias muy utilizadas por este tipo de hombres es llamarte por teléfono de manera continua o mandarte mensajes todo el día. Ya sea para preguntarte cómo estás, decirte que te extraña o que se la pasa pensando en ti todo el día. En fin, hará cualquier cosa para demostrarte que se acordó de ti. Una cosa que también te ayudará es que confiar en tus instintos.

Las mujeres tienen la ventaja de poseer ese “sexto sentido” que te indica cuándo algo no está del todo bien. Recuerda que este tipo de hombres conocen a la perfección lo que a la mayoría de las mujeres les gusta del sexo opuesto. Y no dudará en hacer de todos esos conocimientos un arma de conquista.

Por otro lado, si de verdad crees que encontraste a tu hombre ideal, cambia la moneda, puede que les pase como a Don Juan Tenorio y al final el “conquistado” sea él.

Con información de: http://www.enpareja.com/hot/Como-saber-si-me-pretende-un-mujeriego-20170126-0002.html