Soy cincuentona y me encantan los jóvenes

No soy joven pero tengo algo que a ellos les encanta, disposición, seguridad, ganas de no quedarme con las ganas y no me importa el qué dirán

Foto Web
29 septiembre 2016
21:59 hrs
En Pareja

Las mujeres como yo son duramente criticadas, por muchos años estuve casada, me fuí de casa cuando era apenas una niña que no sabía nada del mundo, me casé y me arrepentí toda la vida. No tuve hijos, quizá por eso me volví muy egoísta pero uno tiene que luchar por todo aquello que lo hace sentir vivo, y así estoy yo, quedando con jovencitos a los que les doblo la edad.

Mi marido era muy celoso, todo el tiempo trabajé, me compraba yo misma mi

s cosas, le ayudé a comprar nuestra casa, además era su esclava de día y de noche, quería comida servida al volver del trabajo, quería sus camisas perfectamente dobladas, quería que yo le atendiera de pies a cabeza, y por muchos años lo hice, pero ahora era mi turno de ser atendida.

Lo dejé, él no me aportaba grandes cosas, sólo había reclamos, su voz diciendo una y otra vez que soy más puta que ninguna, pero esta mujer le convenía mucho, por que no pedía regalos costosos ni cenas todos los viernes, era autosuficiente, así que al librarme de él, me quité un gran peso de encima y volví a ser libre.

Luego entendí que los hombres viejos no sirven de nada, ya traen sus mañas y no pueden entenderla a uno como mujer, no creen que uno tenga derechos, es más, se preocupan sólo por ellos y por el qué van a decir sus amigos, como si no se estuvieran muriendo ya cada uno de ellos.

Soy una mujer que se cuida, se valora, se quiere, no soy precisamente una belleza, pero ya quisieran ser yo algunas chiquillas, tener lo que tengo yo, haber llevado una vida bonita y bien vivida como yo, y también por qué no, tener los galanes que tengo yo, por que me gustan los jóvenes, y tengo la fortuna de que yo también les agrado.

Quiero a un hombre joven para hacer todo lo que un hombre y una mujer pueden hacer juntos, quiero pasar varios fines de semana despertando a su lado, estoy dispuesta a llevarle desayuno en la cama si es complaciente, los hombres jóvenes tienen mucha fuerza, son insaciables, rara vez le quedan mal a uno. No espero menos, dispuesta a todo, al fin que ya no tengo muchas cosas que perder.

Soy duramente criticada por que me gustan los jóvenes, en mi casa no pueden verme bien ni mis hermanas, ni sus maridos ni mis sobrinos, me esconden a sus amiguitos como si fuera a violarlos, ¡Qué ridículos!. A nadie le dan pan que llore y esos jóvenes tienen sus recompensas.

Si me culpan por que ando con jovencitos, ¿Qué más da?, ¿Apoco no preferirían ustedes tener a alguien joven que a alguien viejo?, no se qué de raro le ven a eso, hipócritas. Si los que me critican pudieran levantar ‘carne joven’ estoy segura de que se la comerían, ¿O ustedes no?.

Las mujeres como yo son mal vistas, somos escoria, las personas más incómodas del mundo nada más por se honestas consigo mismas, eso no le agrada a la sociedad, que quiere mantener todo bajo un manto de regularidad, moralidad y apariencias, y nos culpan de todo lo malo que ocurre en el mundo, de toda la perdición.

Como mujer de más de 50 se que un joven no está conmigo sólo por mi belleza, se que ninguno de ellos va a enamorarse perdidamente de mi, y lo único que quieren es ver que me sacan, estoy de acuerdo, siempre y cuando cooperen con la causa, le den a esta mujer cincuentona todo lo que se merece en la cama, y sean muy generosos como amantes.

Sólo eso pido, que sean buenos amantes, por que de malos amantes, créanme, ya he tenido suficiente, tengo tanta experiencia, que con sólo ver la pinta que traen, ya se de quién se trata.

Conmigo no se pierde el tiempo, conmigo ganan ellos y gano yo, ¿No se trata de eso la vida?, ¿Ganar sin afectar a nadie?, gracias a Dios una persona que es libre como yo, puede hacer casi cualquier cosa que se le venga en gana, y los demás, bien gracias, no les importo un comino.

Notas relacionadas