“Soy un hombre de teatro”: Jorge Reza

En agosto de 2016 Jorge Reza presentó “Caras vemos”, unipersonal de su autoría y en que valiéndose de máscaras, objetos cotidianos y huacales da vida a cuatro personajes

Foto: Web
16 marzo 2017
23:04 hrs
Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver. En agosto de 2016 Jorge Reza presentó “Caras vemos”, unipersonal de su autoría y en que valiéndose de máscaras, objetos cotidianos y huacales da vida a cuatro personajes: un vagabundo, la pastora Eva Angélica, el burócrata Tino Gutiérrez y el policía Aquiles Castro.

En marzo regresó a la ciudad capital para transmitir sus conocimientos acerca de las técnicas que utiliza en esa puesta en escena –que ha viajado por varios países– mediante el taller introductorio al teatro de objetos que impartió durante cuatro días a estudiantes y egresados de la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana, así como a interesados en el arte escénico.

Foto: Web
Foto: Web

Al término de una de esas sesiones en el foro “Miguel Herrera”, de la Casa del Lago de la UV, el joven artista platicó que nació en la Ciudad de México, pero con apenas un año y medio de edad su familia se trasladó al estado de Veracruz, donde vivió en Coatepec y en Xalapa.

“De ahí, con 14 años de edad, regresé a la Ciudad de México y luego me fui a viajar por el mundo con un espectáculo de teatro de calle que presenté en 14 países de Latinoamérica y en otros de Europa. Aunque estuve viajando desde el 2007 hasta el 2012, año en que retorné a México, en el camino estudié en la Escuela Internacional del Gesto y la Imagen en La Mancha, en Santiago de Chile, institución que sigue la metodología del francés Jacques Lecoq, de teatro físico”.

Foto: Web
Foto: Web

Un poco extrañado porque el boletín de invitación al público para asistir a este taller lo presentaba como dramaturgo, aclaró que “más que encasillarme en un término creo que soy un hombre de teatro porque me gusta tanto interpretar como dirigir y transmitir técnicas; además he escrito un par de obras. Me dedico al mundo del teatro de forma integral, pues también he realizado trabajo de producción. Vivir del arte no siempre es fácil, por lo que hay que desempeñarse de distintas maneras”.

Teatro de objetos en espacio y Teatro de objetos en mesa fueron las dos secciones fundamentales que este “hombre de teatro” abordó en el taller. Por ello era necesario solicitarle que explicara las diferencias entre ambas técnicas:

“El teatro de objetos realmente es una técnica, donde objetos cotidianos se resignifican y cobran un valor poético: por ejemplo una vaporera puede ser un casco, el volante de un auto y hasta un platillo espacial. El chiste es usar el objeto de múltiples maneras, menos para lo que está hecho; además de recordar que todos los objetos tienen una funcionalidad, nada es decorativo. Ya en el juego teatral estos objetos cobran un valor lúdico, pues el público también empieza a jugar con su imaginación”.

Foto: Web
Foto: Web

“La técnica del teatro de objetos en mesa está inserta en el teatro de objetos. Ésta consiste en poner una mesa en el espacio que lo divide geométricamente en dos, cuatro y ocho partes, lo cual ayuda a utilizar el espacio en distintas áreas potencializando el juego y definiendo distintos elementos como transposiciones y divisiones espaciales. La mesa es también un espacio donde se minimiza el escenario del espacio teatral al de la mesa, por lo tanto se juegan con objetos miniaturas y las manos pueden llegar a miniaturizarse para ver un plano panorámico de la escena que estamos haciendo. Teóricamente es un poco complejo de entender, pero cuando se ejecuta el juego en el espacio es muy claro, muy concreto y muy nítido, para nada conceptual y abstracto”.

El entrenamiento físico es indispensable para desarrollar el teatro de objetos, pero al ser una técnica que impulsa y desarrolla el imaginario, “podemos ver obras súper crudas, para adultos, infantiles o para todo público. Eso depende del creador y del compromiso que tenga cada artista con su contexto. En la enseñanza yo transmito la técnica de forma libre y cada creador hará con ella lo que considere correcto”.

Además de continuar colaborando con la Universidad Veracruzana, principalmente por el interés de aportar sus conocimientos a las nuevas generaciones, Jorge Reza presentará “Caras vemos” en el foro “A poco no” de la Ciudad de México todos los sábados de octubre, noviembre y diciembre, a las siete de la noche.