¿Sumisión de magistrados a Duarte o complicidad? Otra más de Ricardo García Guzmán

7 febrero 2017
19:31 hrs
JULIO FENTANES

Del Cajón del Director

De acuerdo a una conversación entre el excontralor Ricardo García Guzmán y el actual presidente del Tribunal de lo Contencioso y Sala Superior, Leonardo Cruz Casas, se entiende, se deduce, se escucha, que además de las irregularidades cometidas en el Poder Ejecutivo, también el Poder Judicial cometió irregularidades en su actuación a favor de Javier Duarte, y que podrían dar lugar a sanciones severas.

Claro que eso lo deberá determinar la Judicatura, órgano máximo del poder Judicial.

Sin embargo, es muy grave, que el magistrado le pide ayuda al excontralor Ricardo García Guzmán para no destituir al director de los Cecytev, Fernando Arteaga Aponte, que debió ser destituido según lo explica el propio titular del Tribunal de lo Contencioso, le pide le informe a Duarte para que le de línea y desde luego muy solícito, García Guzmán dice que si.

Al final del sexenio, Arteaga que tuvo muchos señalamientos de pésimo desempeño y no entregar cuando menos cinco millones de pesos a la institución producto de venta de refrescos en los planteles, y aún así, lo solaparon, no fue despedido, simplemente entregó el cargo al final del sexenio.

También le dice Cruz Casas a García Guzmán, que quería evitar que el exgobernador prófugo Javier Duarte “diera de brincos”.

Y lo peor que exhibe el contubernio que mantuvo el Poder Judicial con Duarte, es que revela que los magistrados acordaron cesar a Raúl Zarrabal y nunca ocurrió, porque intervino el gobernador.

¿Hasta dónde llega la sumisión de los magistrados?

¿Dónde quedó la independencia de poderes?

¿A qué castigo se hace acreedor Cruz Casas por el incumplimiento del deber legal?

¿Puede explicar el magistrado que ocurrió ese día, por qué esa llamada urgente y sobretodo, dónde quedó el expediente 32/2012 y que pasó con el amparo?

Parece que sucumbieron al canto de la sirena duartista, no pudieron los magistrados cruzar el pantano sin enlodarse.

¿Todos los magistrados estatales son así de corruptos? ¿o nada más fue Cruz Casas?

Conste que es pregunta.

¿Quién solapó a Raúl Zarrabal?

¿Si la Sala del Tribunal lo había cesado, por qué se quedó? ¿Quiénes son los otros cómplices de Javier Duarte?

¿Pueden llevarlos a juicio?

Veremos si hay independencia en el Poder Judicial estatal y hacen justicia, o siguen en el mismo camino…

De Ricardo García Guzmán ya conocemos la bajeza de sus actos, lo corriente y vulgar de su proceder, siempre al amparo de la mafia y actuando como si fuera líder de un Cartel.

Eso se desprende de la serie de llamadas telefónicas que se han revelado y sus nexos, junto con sus hijos, de la forma de operar el norte de Veracruz, con sede en Pánuco.

Y en el colmo del cinismo quiere ser alcalde otra vez, y busca con insistencia al senador Fernando Yunes Márquez, para que sea el vínculo con Miguel Yunes Linares y le de la bendición para que los cobije el PAN en las elecciones próximas.

Vale recordar que Miguel Yunes ya lo exhibió a él y a sus hijos como unos corruptos y delincuentes, busquen un video que circula en internet donde aparece Miyuli cuando era candidato y fue a Pánuco y fustigó a los criminales.

Sería el colmo, que meses después, y a sabiendas de que es un delincuentazo, lo reciba.

Ricardo García Guzmán fiel a sus deslealtades y traiciones, para este proceso electoral primero intentó ser candidato del PVEM, el partido del tío Fide, al que también ya traicionó.

El acuerdo es que ofreció ganar esta parte de la Huasteca, si le permiten que él ponga a los candidatos a alcaldes de cuando menos una decena de municipios.

Y una vez que ganen con la ayuda del Estado — eso dice—, les dirá a los alcaldes que se cambien al PAN para apoyar a Yunes Márquez en sus intentos de ser gobernador

Pero como ya lo conocen, ya saben la clase de sujeto vil y traicionero que es, le están negando que sea su candidato y menos que lleve a otros compinches como él.

Por eso busca al PAN ahora.

Se aprovecha de que Fernando tuvo un desliz con una de sus sobrinas, tienen un hijo, y como si se sintiera Don Vito Corleone, del Padrino, apela “al honor de la Familia”, para que le perdonen sus deslealtades, y papá Yunes lo cobije.

Miguel Yunes Márquez, que quiere ser candidato a gobernador, no lo quiere, sabe la clase de calaña que es, pero a Fernando le están tocando las fibras sentimentales para que interceda ante su padre, abuelo pues de su hija con los García Escalante.

Al excontralor le urge tener fuero, porque sabe que la PGR le sigue los pasos, y es fundamental tener quien lo defienda.

Sabe que en Veracruz está seguro porque Sergio Hernández presidente de la junta de Coordinación Política y líder de la bancada del PAN lo cobija, lo cuida, no permite que le toquen ni a su hijo, García Escalante que ya no será diputado del Verde, porque o aceptaran en el PAN.

Claro que a Sergio Hernández lo están chamaqueando, su inexperiencia política y los compromisos que tiene que cumplir con el dirigente panista Pepe Mancha, quien lo mandó de representante lo hacen tomar decisiones erróneas, aunque es triste que empezando su carrera política, termine si pena n gloria con su actuación.

La gran incógnita es:

¿Lo va a cobijar Miguel Yunes Linares?

¿Tan corta memoria tiene ya Fernando?

¿O es que atrás del chantaje familiar también hay muchos millones de pesos?

Uffff y recontra uffff

Eso lo sabremos con la respuesta que le den, aquí no hay que ser adivinos.

Los García Escalante ya fueron priistas, luego panistas y ahora del Verde y quien regresar al PAN, porque piensan que es más rentable.

Sólo que…. Aguas¡¡¡¡

Porque detrás de una acción que podría parecer intrascendente hay mucho más en juego, no es solamente darle fuero a un delincuente de cuello blanco.

Ojalá por el bien de los veracruzanos, todos los que integran el Cartel de Gobierno de Duarte, queden expulsados de la vida pública estatal, y Jorge Winckler se faje…. Uyyy si ajá.

*Esta es opinión personal del columnista