Surge en sierra de Zongolica dos emblemáticos guerrilleros

Foto: Noreste
25 septiembre 2016 || 11:48 || Emilio González
Compartir en redes

Orizaba, Ver.- En la sierra de Zongolica, donde surgieron dos de los líderes más simbólicos del Ejército Popular Revolucionario (EPR,) y el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), Andrés Tezompaxtle y Gloria Arenas Agis, “no hay ni guerrilla ni gente armada”, dijo Bertho Xocua Méndez, vocero del Frente de los Pueblos Indígenas del municipio de Tequila.

“En las comunidades indígenas impera la pobreza, hambre y desesperación, principalmente en municipios de alta marginación como Tehuipango y Mixtla de Altamirano”, agregó el entrevistado.

El escenario político y social es de gente preocupada por conseguir un empleo para mantener a su familia, que necesita casa, vestido y sustento, abundó.

Reveló que existe paz y tranquilidad, aunque últimas fechas, integrantes del Tinam y la OCISZ se disputan un predio en el Barrio San Miguel, pero intervino el Frente de los Pueblos Indígenas para evitar que sigan saqueando la madera.

Atrás quedó la historia negra de los caciques que imponían alcaldes y diputados en la sierra de Zongolica, hoy los hombres del campo dejaron de votar por el PRI y al amparo de otros partidos eligen a luchadores sociales como sus gobernantes, recordó.

El gobierno federal no ha podido erradicar el desempleo, la marginación, el hambre, el analfabetismo, entre otras carencias, que desde décadas han sido la característica, el sello distintivo de la Sierra Madre Oriental.

EN 1980 NACIÓ EL PRIMER MOVIMIENTO SOCIAL EN LA SIERRA DE ZONGOLICA

En la década de los ochentas nació el primer movimiento social en la sierra: el Timocepanotoke Noche Altepeme Macehualme (Tinam) Unión de Todos los Pueblos Pobres, fundado por Gloria Arenas Agis La Comandante Aurora del EPR, su hermana Norma y el sacerdote católico Salomón Lemus.

“Una mañana fría y nebulosa, el movimiento de las hermanas Arenas terminó con la toma del Palacio Municipal de Magdalena. De inmediato por instrucciones del entonces gobernador Agustín Acosta Lagunes, el entonces secretario general de gobierno, Ignacio Morales Lechuga, envió a dos representantes: a Óscar González Pérez y a Francisco Javier Zamora Malpica para entablar un diálogo. Cuando los activistas se resistieron a entregar las instalaciones municipales, el gobierno estatal los amenazó con la cárcel. Ni así se rajaron.

A partir de ese momento se inició una rabiosa persecución permanente en contra de Gloria, Norma y su esposo Felipe Velasco Olmedo.

La lucha social de Gloria Arenas Agis nació en Zongolica. Ella, su hermana Norma y el esposo de su hermana, Felipe Velasco, organizaron a los campesinos serranos y fundaron el Tinam para emprender una lucha pacífica en defensa de sus habitantes.”

Esa persecución oficial tuvo resultados posteriores y finalmente, Gloria Arenas sale del estado para refugiarse en Guerrero, donde se integra al EPR y posterior forma el ERPI como una de sus principales

OTRO LUCHADOR EMBLEMÁTICO DE ASTACINGA

Andrés Tzompaxtle Tecpile, nativo del municipio de Astacinga, él sí es un indígena que se ha integrado a la lucha armada, concretamente con el EPR. Su ubicación como “guerrillero” surge a la luz pública, a partir de la detención fortuita de dos de sus hermanos a manos de elementos de la Policía Federal a inicios de 2006.

La detención de los hermanos hace que el “combatiente Rafael” revele su origen veracruzano para deslindar a sus hermanos, Gerardo y Jorge, de cualquier relación con el grupo armado. De acuerdo con una entrevista, Andrés Tzompaxtle Tecpile se confesó como el único de la familia que ha incursionado en la lucha armada, a través del EPR.

El ex combatiente del EPR fue detenido el 25 de octubre de 1996 en Zumpango de Neri, cabecera municipal de Eduardo Neri, a unos 20 kilómetros de Chilpancingo, cuando trasladaba a unos reporteros a

“Andrés Tzompaxtle Tecpile se quitó la capucha por unos segundos ‘esto es para que vean que las autoridades gubernamentales mienten, yo soy el auténtico Comandante Rafael, y no mi hermano Gerardo’, expresó.

“Insistió que sus dos hermanos no están involucrados con ninguna organización armada, más bien los están utilizando como recurso de chantaje para capturarme, o asesinarme, es una aberración querer castigar por la vía sanguínea; es absurdo decir que Gerardo soy yo, tan ridículo como decir que mi papá es mi hijo”.

Ahora bien, que estos personajes hayan operado o nacido en la sierra de Zongolica no son condicionantes para afirmar que aquí haya campamentos donde se estructuran movimientos armados.