Tragicomedia a la veracruzana

12 octubre 2016
21:30 hrs

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Jarocho’s cartoons: los Chicos Malos tenían más dinero que Rico McPato

La noticia de que pediría licencia como gobernador de Veracruz, nos la recetó Javier Duarte por medio del noticiero matutino de Carlos Loret de Mola en el principal canal de Televisa (cual reality show). El periodista ha sido un feroz crítico de Duarte y tuvo la suerte de tener la exclusiva…cosas de la vida, dijera la paisana Rocío Sánchez Azuara.

Decía Carlos Marx en ‘El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte’ que “la historia se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa”. En Veracruz nos convertimos en la excepción de la regla, para el caso del pasado reciente, se ha repetido como farsa y como tragedia.

Lo acontecido en los últimos tiempos es una colección de equívocos (como aquel que dice: “gobernaré hasta el último día de mi mandato”), que serían el guión ideal de un sainete, sino cobraran tintes de tragedia bíblica en la cotidianeidad de millones de veracruzanos.

Tengo las manos limpias, el que nada debe nada teme, se aplicará la ley caiga quien caiga, te lo digo mirándote a los ojos, actuamos apegados a derecho, los diputados no estamos sometidos al gobernador y otras expresiones por el estilo, son las frases-estribillo del empobrecido discurso político de la entidad. Chespirito lo hacía mejor.

Durante las próximas semanas la tragicomedia continuará, la desgracia es que sólo obtendremos circo, no pan.

Por cierto, en este carnavalesco ambiente, el gobierno federal juega su papel…de comparsa, claro.