Trump, el jinete del apoca-lipstick

19 enero 2017 || 20:42 ||
Compartir en redes

Trump, el jinete del apoca-lipstick

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Quedó claro, el ‘personaje’ histórico favorito del gringo promedio es Incitatus

Este día asumió como el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump, un hombre con estudios de licenciatura en la escuela de negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania y posgrado en el reality show ‘The Apprentice’.

Otro de los méritos del flamante mandatario estadounidense, según sus propios dichos, es que le ‘puede meter mano’ a las mujeres y como es un magnate, ninguna protestará. Además, bajo chicanas legaloides, ha logrado evadir el pago de impuestos al tío Sam.

Con notoria proclividad a hablar y tuitear de más, mister president ya recibió la recomendación del titular de la CIA de cuidar su lengua, esto con el objetivo de que no se meta en ‘camisa de once varas’.

El también empresario inmobiliario, tiene un avión personal ¡qué ni Obama posee!, un Boeing 757, cuyo baño principal tiene las llaves del lavabo bañadas en oro. Suponemos que usa un saxofón gigante como inodoro.

El actual morador de la Casa Blanca, cree que los mexicanos que emigran a los EUA no son los mejores, por el contrario, considera que se trata de narcos, criminales y violadores, por lo tanto, piensa construir un muro impenetrable para que tal gente los deje de estafar.

Al contrario de Tiziano Ferro, ‘The Donald’ no supone que las mujeres mexicanas estén bigotonas, porque en una ocasión le ‘lanzó los perros’ a la veracruzana Salma Hayek, es tan enamorado (como ‘Juan Charrasqueado’), que se afirma que los servicios secretos de Rusia le tienen documentadas tremendas fiestas privadas con alcohol y sexo en abundancia.

Estos son algunos detallitos del personaje que no necesariamente es un peligro para México, sino para el establishment de su país, que como dijo el clásico, tienen intereses no amigos, así que lo que les estorba: hasta la vista beibi.

Como dicen los doctores de la prensa: al tiempo.