Tu cuerpo reconoce al que será el amor de tu vida

¿Sabías que código genético interfiere, a la hora de decidir con quien queremos reproducirnos?

Foto Ilustrativa
23 octubre 2016
14:53 hrs
Soy Carmín

Parece sorprendente, pero nuestro ADN tiene la última palabra cuando decidimos quedarnos con una persona. No solo interfiere el plano emocional y psicológico, sino que nuestros genes nos ayudan a fortalecer lazos con personas cuyos genes son compatibles con los nuestros.

La clave de esta acción biológica se da gracias a los antígenos leucocitarios humanos, información que se almacena en nuestro código genético y que también se conocen como HLA.

Estos antígenos ayudan a nuestro cuerpo a diferenciar las células de los virus y bacterias para lanzar las defensas, pero también interfieren en la atracción que sentimos por las personas.

¿Te ha pasado que hay personas que te gustan demasiado? Que sin importar sus características, simplemente sientes un gran deseo por esa persona, pues bien, en ese fenómeno de atracción que a veces no podemos comprender, se involucra el HLA, pues a través de los sentidos, por ejemplo del olfato, nuestro cuerpo dice “ey, él es un buen candidato para la reproducción”.

Puede sonar demasiado técnico, pero no podemos olvidar que además de ser emocionales, somos criaturas biológicas y nuestro cuerpo tiene sus mecanismos naturales de reproducción.

Para llegar a esta conclusión se realizó un estudio en el que se analizaron 300 parejas. En ellas se pudo detectar que existen dos grupos dominantes de antígenos leucocitarios y que la atracción entre personas depende del grado de compatibilidad entre estos antígenos.

Cuando dos personas comparten el mismo tipo de HLA, el deseo mutuo de reproducción y unión es mucho más grande, o sea, esa sería la tan mencionada “química” entre dos personas.

Por otro lado, cuando dos personas muy compatibles genéticamente se reproducen, tienen la ventaja de procrear bebes con sistemas inmunológicos más fuertes y por lo tanto, más sanos.