Un hombre joven puede ser un hombre justo

13 noviembre 2016 || 16:56 ||
Compartir en redes

Diálogos con “El Negro” Cruz*         

Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Génesis 41: 40-41

En algunas colaboraciones pasadas hemos abordado el tema del Nuevo PRI, al respecto, señalamos que el asunto se convirtió en una vacilada, en virtud de que la mayoría de los representantes de la flamante generación tricolor falló en el ejercicio del poder. En concreto, podemos afirmar que no hubo la pretendida renovación a pesar del relevo generacional.

Ejemplos sobran: Roberto Borge en Quintana Roo, Rodrigo Medina en Nuevo León y Javier Duarte en Veracruz, son emblemáticos de lo que nunca debió ser. Pero acá en nuestra tierra hay más muestras de la impericia convertida en latrocinio, ya tendremos tiempo de hablar de ello.

En este sentido, me gustaría hacer una precisión: ser joven no es el equivalente de inmadurez, el problema real con el grupo gobernantes mencionados, se dio a partir de que llegaron al poder sin haber sido probados en sus capacidades, se vieron beneficiados por una suerte de tómbola y en apariencia, se sacaron el premio mayor, pero en realidad, fue la “rifa del tigre”.

Esta inmediatez con la que llegaron al poder los desquició, no tenían fundamentos profesionales y éticos sólidos, se volvieron locos. Buena parte de la responsabilidad está en sus mentores, aunque ahora pretendan desmarcarse y “desconocer” a sus creaciones desde la placidez de una terraza mediterránea. En fin.

A lo largo de la vida he tenido la oportunidad de conocer jóvenes entusiastas que se abren camino con base en su trabajo, en su talento, nunca vendiendo sus convicciones, justamente, este tipo de cuadros es los que debe impulsar el Revolucionario Institucional, si es que aspira a seguir siendo un partido competitivo.

Por lo anterior, los que estamos viejos, los que ya hemos vivido, tenemos la enorme responsabilidad de orientar a los que vienen en ascenso. Si pensamos en usarlos como muñecos de ventrílocuo para satisfacer nuestras perversas ansias de poder estamos fritos. Basta ver lo que pasó en Veracruz.

Sobre el tema de un gobernante joven nos refiere Génesis 41: 46: “Era José de edad de treinta años cuando fue presentado delante de Faraón rey de Egipto; y salió José de delante de Faraón, y recorrió toda la tierra de Egipto.”

Treinta años tenía José cuando el Faraón lo puso a gobernar Egipto y lo hizo bien, pero claro, antes el hijo de Jacob demostró su sapiencia e iluminación, no fue un capricho del Faraón.

Todo el problema se reduce a la negación de querer aceptar consejos, de escuchar al otro. Muchos políticos de mi partido podrán alegar que no están al tanto de todas las enseñanzas de la Biblia, pero ¿acaso olvidaron esto que dijo don Jesús Reyes Heroles, el máximo ideólogo priista?

“Se es joven cuando se ve la vida como un deber y no como un placer, cuando nunca se admite la obra acabada, cumplida, cuando nunca se cree estar ante algo perfecto. Se es joven si se está lejos de la docilidad y el servilismo, si se cree en la solidaridad y en la fraternidad. Se es joven cuando se quiere transformar y no conservar. Cuando se tiene la voluntad de hacer y no de poseer, cuando se sabe vivir al día, para el mañana, cuando se ve siempre hacia adelante. Cuando la rebeldía frente a lo indeseable no ha terminado. Cuando se mantiene el anhelo por el futuro y se cree todo posible. Cuando todo esto se posee, se pueden tener mil años y ser joven”

No hay peor necio que el que no quiere oír. Solo entronizan a don Jesús en el discurso, nunca en la aplicación de su sabiduría.

Lástima, algunos muchachos empoderados son como el plátano “bolsón”: pasan de lo verde a lo podrido…¡nunca maduran!

*Vivencias de Rafael “El Negro” Cruz, editadas por Javier Roldán