El mensaje a Yunes Linares

30 enero 2017
22:42 hrs
Gilberto Haaz Diez

Un millón de personas piden se cancele la visita de Trump al Reino Unido. Camelot

No suelo presumir, cuando de vez en cuando contacto vía WhaatsApp al gobernador Yunes Linares. Son como secretos de estado. Aunque de vez en cuando le hago un comentario, que tampoco es de consejo, porque, para eso tiene a Muñoz Ganem y Rogelio Franco, en lo político, y a Elías Assad, si es en el orden periodístico. Le envié un comentario y allí me dijo, sábado por la noche, que el domingo a primera hora vendría a Fortín de las Flores, donde había tiempo malo en la zona de las Altas Montañas y el frío no impediría el evento necesario. Era una reunión de Seguridad en el C4 y se acompañó de las fuerzas federales y de inteligencia y del Fiscal Winckler. Asistieron los alcaldes de Orizaba, Fortín, Córdoba, Mendoza, Rio Blanco y Nogales. Y allí el gobernador le echó una porra a la policía municipal de Orizaba, que colabora y participa con las fuerzas estatales y federales. Cosa que hizo sonreír a Juan Manuel Diez, y el munícipe expresar que a los policías orizabeños les pagarán 12 mil pesos mensuales, en cuanto lleguen unos fondos por allí detectados. Yunes Linares lo hizo como lo hace a cada rato. Él, como su equipo, no tiene descansos ni domingos ni días feriados. Dos años son poco para gobernar un estado tan complicado. Para rematar, me comentó que no me invitaba porque era reunión privada, de esquemas de seguridad, pero quedamos de vernos pronto, cuando eso suceda. O lo alcanzo en Soledad de Doblado.

EL NUEVO PRI DE RENATO

El PRI, cada que quiere o puede, se quiere refundir. Desde Colosio han querido hacerlo nuevo y no han podido. En elección pasada, cuando dejaron el poder después de 14 mil años de detentarlo, y morder el polvo, se resquebrajaron y se achicopalaron. Amadeo Flores Espinosa solo estaba en espera que le dijeran a quién entregar. Una mañana le dijeron a Amadeo que llegaba Murat y sus huestes, y el de Cotaxtla les vio con miedo, como cuando llegaba Gengis Khan o Atila, que donde pisaba su caballo no crecía la hierba, entonces se fue para no volver, a su Grupo de Vía (Viagra) Veracruzana, a hacer grilla desde afuera y desde adentro. Se comenzaron a barajar nombres: que si Carvallo, para terminar de sepultar al partido; que un tal Marlon; que Erick Lagos, para meterlo dos metros bajo tierra (Six Feet Under); que si Silvio Lagos. En fin, nombres por aquí, nombres por allá. La delegada del PRI en Veracruz, Lorena Martínez, de Aguascalientes, después de auscultar y platicar con el Ochoa que reza y reza y no deja de rezar, como los peces en el rio, y con uno que otro dino de Veracruz, como Brito, como Moisés extendió su mano sobre el mar; y el SEÑOR, por medio de un fuerte viento solano que sopló toda la noche, hizo que el mar retrocediera; y cambió el mar en tierra seca, y fueron divididas las aguas, y por allí se coló el que fuera Director del ISSSTE, que hoy se pinta de tricolor, Renato Alarcón Guevara, para ir a la madre de todas las batallas, donde se ven perdidos desde endenantes, diría Minga, una gente de mi pueblo, y por allí el tomar la estafeta para ser el candidato a alcalde de Xalapa, su sueño de toda la vida. Veremos dijo un ciego. La foto hace ver con caras compungidas a los dos Yunes de este lado, Héctor y Pepe, y atrás, a Alejandro Montano Guzmán, nadie sonríe, parecería el Funeral de la Mama Grande, según el libro de Gabriel García Márquez. Renato se sienta en esa silla donde se han sentado exgobernadores como Fidel Herrera, donde dos veces se sentó Miguel Angel Yunes, cuando les quería mucho; donde ha estado gente de la talla de Dante Delgado Rannauro, que una vez cuando les abandonó querían quitar su cuadro de la galería de presidentes (gachos); Arriola Molina y Ramos Gurrión y, aunque usted no lo crea, el único que aguantó seis años y piquito fue Gonzalo Morgado Huesca, con los gobernadores Hernández Ochoa y Acosta Lagunes. ¿Cuánto durará Renato?
Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista