Va el PRI por un peso completo para elección en EdoMex

EdoMex no es Veracruz, o Chihuahua con gobiernos priistas fallidos y sin figuras relevantes de la oposición

Alfonso Navarrete Prida. Foto Web
14 diciembre 2016
22:53 hrs
JULIO FENTANES

Toluca.- Este jueves sale la convocatoria priista para la gubernatura del Estado de México, la antesala de la Presidencia de la República y donde muchos de los resultados electorales de los últimos dos años pueden quedar borrados de un plumazo, si la oposición no logra refrendar eso buenos números.

Y es que mucho se ha dicho del avance del PAN, PRD y Morena en gubernaturas para los dos primeros y posiciones importantes para el partido de Andrés Manuel López Obrador, pero si no logran convencer en el estado más importante de México, que por sí mismo podría ser un país gracias a su peso económico, sus posibilidades rumbo al 2018 se verán mermadas.

Y lo que está a la vista no es muy bueno para ellos, EdoMex no es Veracruz, o Chihuahua con gobiernos priistas fallidos y sin figuras relevantes de la oposición que encabecen movimientos grandes.

Porque ya es prácticamente un hecho que los mexiquenses no van en alianza con el PAN y el PRD, lo que los debilita mucho, y a pesar de que los azules más que los amarillos han ganado ya los municipios más importantes de la entidad, dadas las condiciones políticas actuales, se ve muy difícil que logren algo por si solos y regresar a lo que fueron algún día.

Desde luego que la incursión de Morena también resta fortaleza porque el pastel hay que dividirlo en tres opositores.

Por el lado del PRI, salvado el escollo para ponerse de acuerdo a quien apoyarán en el relevo de Eruviel Ávila, es un hecho que será un “trabuco” muy fuerte de vencer, dirían los cronistas deportivos.

Vamos a ver con la convocatoria tricolor, si los pesos pesados, que garantizan triunfo como el actual secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, por mencionar uno, deciden que ya es tiempo y se apuntan, sin dejar de mencionar a toda la larga lista ya muy sobada de militantes, hombres y mujeres que tendrán que llegar a un acuerdo si quieren ganar.

En realidad ese es el temor de la gente de izquierda y la derecha, que la candidatura priista se fortalezca con un candidato ganador, conocido, al que cueste trabajo encontrarle un flanco débil pero sobretodo que reúna liderazgo traducido en votos.

Además que la caballada está gorda, el trabajo político que Eruviel ha hecho, además del administrativo con inversiones muy importantes en los últimos años que ponen a la entidad a la cabeza en derrama económica nacional y extranjera, también ha dejado huella.

Todos los participantes que le entren, de todos los colores, saben que se juega mucho más que la gubernatura por lo que no hay lugar para que nadie arriesgue enviando candidatos con los que se corra el riesgo de no dar el ancho.

Veremos en suelo mexiquense como se mueven también los independientes, aunque con el fracaso de “El Bronco” en Nuevo León, se ve difícil que nuevamente empresarios y figuras estatales quieran apoyar a quienes no les garanticen gobernabilidad, estabilidad y mantener el crecimiento, sobretodo, en los tiempos que se acercan de alta competitividad.

Veremos qué pasa, esto ya empieza y no hay espacio para titubeos ni experimentos.