Vacunas falsas, crimen de lesa humanidad

21 enero 2017 || 20:30 ||
Compartir en redes

Por Ángel Álvaro Peña

La salud es uno de los valores más importantes del ser humano, y una de las más altas responsabilidades de todo gobierno; sin embargo, la falta de sensibilidad que caracterizó los sexenios de Fidel Herrera y Javier Duarte, los señalan como cómplices de muertes por omisión, y con alevosía y ventaja, sobre todo tratándose de niños veracruzanos con cáncer.

Jesús Robles Maloof, abogado y defensor de los derechos humanos, dijo que el Estatuto de Roma, aceptado por México, establece en su artículo séptimo que se entiende como crimen de lesa humanidad al ataque generalizado o sistemático contra la población civil, perpetrado con conocimiento. Puede ser denunciado por este delito ante la Corte Penal Internacional.

Añadió que los delitos de lesa humanidad no prescriben, por lo que Javier Duarte podría huir durante 10 o 15 años de las acusaciones por corrupción, fraude o saqueo de las arcas públicas, pero no de un crimen de esa magnitud.

La noticia la dio el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares: durante el gobierno de Javier Duarte, la Secretaría de Salud, a cargo de Juan Antonio Nemi Dib, aplicaba “quimioterapias falsas” a niños enfermos de cáncer.

Una solicitud de información obtenida en Infomex arrojó que en el lapso comprendido entre 2013 y 2014 y el primer trimestre del 2015, el centro estatal de Cancerología “Doctor Miguel Dorantes Mesa”, con sede en Xalapa, registró 32 decesos de menores de edad, de acuerdo con los “cubos de defunciones” del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia de la Secretaría de Salud federal.

La empresa que surtió a la Secretaría de Salud estatal falsos medicamentos para quimioterapias facturó 109 millones de pesos entre 2006 y 2013, durante la administración de Fidel Herrera Beltrán y los primeros años de Javier Duarte de Ochoa.

Los medicamentos apócrifos se suministraron en el Centro Estatal de Cancerología, y fue el Laboratorio Roche quien analizó varias muestras tomadas en 2010, cuando aún era Gobernador Fidel Herrera, para concluir que lo utilizado en las quimioterapias no contaba con el principio activo del medicamento. La empresa farmacéutica informó acerca del resultado de estas investigaciones.

Sin embargo, Javier Duarte no hizo nada para investigar el hallazgo, sino al contrario, continuó adquiriendo la solución a la compañía Especialidades Médicas del Sureste S.A. de C.V, una empresa de familiares del Diputado federal Jorge Carvallo Delfín.

Por su parte, la Secretaría de Salud está concluyendo la investigación para saber cuántas piezas se adquirieron, dónde, y en qué hospitales se aplicaron.

La Secretaría de Salud federal señala que en promedio una de cada diez muertes por cáncer en el país ocurre en Veracruz.

El cáncer de boca, estómago, colon, hígado, páncreas, tráquea, pulmón, leucemia, ovarios, vejiga y linfomas ha ocasionado 324 decesos en Veracruz entre 2013, 2014 y el periodo de enero a marzo de 2015.

En 2013, por ejemplo, 78 personas murieron de leucemia en la entidad y 65 un año después. En 2014, nueve personas murieron de linfomas, y en lo que va de este año han perdido la vida 26, una cifra atípica.

Por si fuera poco, a causa del latrocinio de Javier Duarte y sus cómplices, el hospital de Cancerología “Miguel Dorantes Mesa” no tiene liquidez presupuestal, situación que se ve reflejada en las constantes cancelaciones de quimioterapias y la falta de reactivos para detectar la enfermedad, según familiares de personas que acuden constantemente a dicho nosocomio.

Yunes Linares precisó; “Tenemos ya resultados de un laboratorio que señaló que el medicamento que se administraba a niños, una quimioterapia que se administraba a niños, no era realmente un medicamento, sino que era un compuesto inerte, era agua prácticamente destilada”.

Calificó la acción de pecado brutal y un “atentado” contra la vida de los menores y los enfermos de cáncer, y señaló que una vez que concluyan los análisis de esas quimioterapias se presentarán las querellas penales correspondientes.

Durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán (2004-2010), la farmacia del Centro Estatal de Cancerología identificó medicamentos oncológicos con posibles alteraciones en su composición. Esa versión fue confirmada por el laboratorio Roche.

El gobierno de Veracruz afirmó que durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa se continuó con la compra de medicamentos, incluidos oncológicos, a la empresa relacionada directamente con la primera denuncia por medicinas inútiles, mas no precisó el nombre de la firma. Son investigadas por venta de falsos medicamentos para quimioterapias Sociedad Comercializadora Especialidades Médicas, Oncopharma, Labbsa, Suministro Maxbec y Lidmed.

El ex secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, será llamado por la Secretaría de Salud y la fiscalía del estado para hablar sobre el asunto, Nemi Dib informó que nueve niños murieron entre diciembre de 2014 y enero de 2015 en el hospital de cancerología de Xalapa, cifra muy alarmante, los niños con cáncer tienen un alto riesgo de muerte, pero no tantos, no es lógico, no corresponde con la estadística regular.

Con el objetivo de documentar las posibles anomalías, se encuentra en Xalapa, un equipo de nueve personas de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y uno de la Subsecretaría de Integración y Desarrollo, quienes encabezan los trabajos de investigación, en colaboración con la Secretaría de Salud de Veracruz, indicó José Narro.

Cuando desde la administración pública se prefiere la ganancia personal e ilícita contra la vida y la salud de los niños para los que se gobierna, el castigo debe ser ejemplar.

Ya no hay justificación para que no encuentren al ex gobernador prófugo, Javier Duarte, muchos de sus cómplices saben perfectamente dónde se encuentra, pero en lugar de que la justicia presione para que ofrezcan información, se les premia con puestos de elección popular que el próximo 4 de junio, tendrán en las elecciones para renovar presidentes municipales, otros delincuentes con fuero.

Ante este desolador panorama de la entidad, los inculpados en este caso que son funcionarios públicos de la administración de Fidel Herrera y de Javier Duarte quieren seguir gozando de impunidad y acabándose el poco presupuesto con el que cuenta el estado de Veracruz.

La responsabilidad penal de Fidel Herrera y Javier Duarte crece, pero las pesquisas disminuyen. Sus cómplices apelan a la poca memoria de los mexicanos para seguir robando a todo el que se deje, sin importar, si ese dinero es producto de falsificación de medicamentos que se aplicaron desde clínicas y hospitales públicas, a los niños veracruzanos. Ahora sí no hay perdón, no debería haberlo… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad