Veracruz quiere justicia no expulsiones: Bingen Rementería

Bingen Rementería
27 septiembre 2016 || 17:08 || Andrés Salomón
Compartir en redes

El diputado local electo del Partido Acción Nacional (PAN), Bingen Rementería Molina, afirmó que el retiro de los derechos de su partido al gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, es un acto simbólico que le afecta a su persona, más no devuelve a los veracruzanos los miles de millones de pesos desaparecidos.

“Si con quitarle sus beneficios como militante, a los veracruzanos les devolvieran su dinero y tranquilidad sería una acción verdaderamente relevante; pero lo que está haciendo el PRI no es darle un escarmiento al gobernador, el partido se está curando en salud rumbo a las próximas elecciones”.

Retirarle sus beneficios como militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al mandatario, representa más que un hecho de justicia un castigo moral, que a estas alturas, cuando tiene encima 22 denuncias de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) quizá tenga otras preocupaciones, explicó el próximo legislador.

Rementería Molina mencionó, que si tanto le preocupó al partido oficial  la conducta de su gobernador veracruzano que generó una ola de corrupción, por qué no promovió el proceso de expulsión desde que comenzaron a derrumbarse las finanzas del estado. ¿Apenas se dieron cuenta a unos días de abandonar el cargo?

El diputado electo indicó que hasta que el gobierno federal no tome acciones judiciales rápidas y concretas en contra de quienes llevaron a Veracruz a tocar fondo, el sistema de justicia mexicano le quedará debiendo mucho a los veracruzanos.

Indicó que el quebranto de las finanzas no sólo recae en la persona del ejecutivo estatal, sino de cada persona -que al tomar el cargo- adquirieron una responsabilidad como secretarios de despacho y titulares de departamento,l al manejar no sólo el rumbo de un estado sino de los recursos públicos.

“No podemos olvidar que esta desastrosa administración estatal tiene un cómplice, del que pocos hablan, me refiero a los diputados locales del PRI, quienes le aprobaron todos los caprichos sin menoscabo al gobernador y ellos se marcharán sin ningún castigo, porque jamás se respetó la autonomía de poderes: el legislativo siempre estuvo subyugado al ejecutivo, y ahí están los resultados”.