Violencia refleja que políticas económicas sociales y de seguridad no funcionan: Iglesia 

Exhortó al pueblo a manifestarse pero siempre de manera pacífica, ya que la violencia solo engendra más violencia

Víctor Manuel Díaz Mendoza
8 enero 2017 || 12:32 || Manuel Carvallo
Compartir en redes

Veracruz, Ver.- La violencia y saqueos registrados en los últimos cuatro días en Veracruz y otras entidades de México, fueron el termómetro que puso al descubierto que las políticas públicas en materia social, económica y de seguridad, no funcionan ni en el estado ni en México en general, afirmó el vocero de la diócesis de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza.

Y subrayó sin justificar que estas acciones violentas son el claro refresco del hartazgo social a las políticas represoras del gobierno, con sus constantes incrementos y nuevos impuestos a una sociedad ya de por sí empobrecida

Por lo mismo hizo un llamado a los gobiernos federal y estatal a atender los problemas sociales y a no seguir con las imposiciones, por el contrario que se sitúen a la altura de la sociedad que no puede seguir soportando la desatención y la falta de sensibilidad política.

“Deben situarse en la realidad social y no ver las cosas desde arriba sino desde abajo conociendo la realidad y las carencias de los ciudadanos”, añadió.

Puntualizó que si no hay estado fallido en México, si se llega tener un vacío de poder e ingobernabilidad en algunas entidades, por la misma insensibilidad del gobierno.

Exhortó al pueblo a manifestarse pero siempre de manera pacífica, ya que la violencia solo engendra más violencia, “como lo vimos estos dos últimos días donde la gente se armó de valor y salió a las calles a enfrentar a quienes estaban saqueando tiendas departamentales y todo tipo de negocios.

Además hizo un llamado a la reflexión y arrepentimiento luego de tantos destrozos y muertes registradas en todo el estado.

Por otra parte, también pidió a los veracruzanos no hacer probar más psicosis a través de las redes sociales, señalando que estas fueron en gran medida las causantes de todo este alboroto.