¿Y la credibilidad apá?

16 febrero 2017 || 20:27 || JULIO FENTANES
Compartir en redes

Del Cajón del Director

Y ahora resulta que dice el diputado Rodrigo García Escalante, que su papá el excontralor Ricardo García Guzmán, no entra en la responsabilidad que le atribuye el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez en el desvío de recursos públicos.

Rodrigo García Escalante integra la Comisión de Vigilancia del Congreso local, y es miembro del grupo legislativo Juntos pero no Revueltos (JPR), donde se agruparon diputados de todas las ideas, de varios partidos, de muchos conceptos y más mañas, perdón me equivoqué es Juntos Por Veracruz (JPV), ¡me confunden las siglas!.

Este miércoles el Auditor Superior presentó las cuentas de la deuda pública y resulta que Veracruz tiene más de 35 mil millones de pesos atorados que no puede comprobar, ni podrá hacerlo nunca, el ORFIS confirma que son 55 mil millones desde 2011 hasta el 2016, y desde luego que la Contraloría que llevaba García Guzmán al final del sexenio del delincuente Duarte, tiene que tener responsabilidad, sería absurdo negarlo.

También la ASF solicitó órdenes de aprehensión para funcionarios por quedarse con lo que no es suyo, aunque la PGR no las quiera aplicar ni la Fiscalía de Winckler.

Dice Rodrigo García, miembro del clan de los García Escalante de Pánuco, que no se va a meter en los temas de su padre, que lo que él tenga que aclarar que lo aclare, porque es un hombre apegado a derecho igual que él.

Ufffff y recontra uffff
Recuerdo que el gobernador Miguel Yunes Linares los acusó a los García Escalante de ser ampliamente deshonestos y de estar involucrados en los saqueos del Cartel de Gobierno que encabezaba el prófugo Javier Duarte. Hay videos en la web, en you tube, en el face, chequen lo que les digo.

Lo dijo el gobernador, conste.

Pero además, hemos reproducido, grabaciones completas, donde se escucha al padre y sus hijos el diputado Rodrigo, y el alcalde Ricardo, burlando la ley, utilizando recursos públicos para fines electorales desde luego personales, y por si fuera poco ajustando cuentas con la mafia.

Ahí están las grabaciones telefónicas, que no puede desmentir porque sabe que son él, su padre y su hermano, acordando con otros compinches.

Además pudo haber dicho cualquier cosa, menos que no metería las manos al fuego por su papá, cuando todos sabemos que quien dirige el clan y les ordena a sus hijos lo que deben hacer es el excontralor Ricardo García Guzmán.

En esta familia, si hay total sometimiento al patriarca, o sea, se respetan los valores familiares heredados de los abuelos, ¡al padre se le obedece, aunque sea para delinquir!

¿Cómo puede uno pensar que esté limpio, cuando escuchamos al excontralor defender en el noticiario de Ciro Gómez Leyva que no existían empresas fantasmas, y él mejor que nadie sabía que si existían y por ahí se robaron el dinero?

El SAT las confirmó y reconfirmó y hay sanciones.

¿Así podemos creer que es inocente, limpio y puro?

Pamplinas¡¡¡¡

¿O hay que creer que es decente o al menos tiene palabra?

Los García Guzmán cambian de partido, de intereses y de negocios tantas veces como sea necesario para poder seguir pegados a la ubre gubernamental y tener fuero para operar al amparo de la ley, su palabra no vale.

Ya fueron del PRI, del PAN, del Verde y ahora quieren ser del PAN otra vez, ¿Dónde queda la lealtad? ¿Honestidad y principios?, pobrecitos de los panistas si los aceptan una vez más.

Pero por favor señor diputado, más respeto a los inteligentes lectores como Claudia Guerrero los llama en su columna, no se vale decir sandeces.

Una cosa es que Rodrigo García tenga la protección del diputado Sergio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política y de la bancada del PAN, a donde ya se quiere cambiar y otra cosa es que no haya elementos suficientes para vincularlos a delitos.

Aclarando que no es el único que podría ser señalado de delincuente por la Fiscalía, según las conversaciones en donde claramente se escucha cómo se fraguan los delitos.

Su mismo hermano Ricardo se escucha cómo asigna obra pública sin licitación quedándose con una comisión, entre otras cositas.

Al excontralor se le oye decirle a su hijo que mande al personal del Ayuntamiento de Pánuco para apuntalar a sus candidatos en las elecciones de agentes municipales.

¿Cometen o no delitos?

¿Hay que creer que son inocentes?

Insisto, una cosa es que haya complicidad de los diputados para solapar actos delincuenciales y que la Fiscalía le haga al “wey” y no cumpla su trabajo, son cosas muy distintas a que no sepamos quién es quien en la farándula política veracruzana.

Ya sabemos que el excontralor es su papá, ni modo que diga que es rata, o delincuente, pues claro que no, acabo de decir que entre familia todo queda, lo defenderá a capa y espada, ahí tenemos el caso del Chapo preso en Estados Unidos y sus hijos que heredaron su profesión.

Veracruz no puede seguir en la opacidad que vive, ni en el Disneylandia de los políticos corruptos y delincuentes; ya no se puede seguir viviendo en la narcopolítica; ya no es posible que haya sicarios de saco y corbata, ni tatuados con cuerno de chivo dando órdenes desde los puestos de gobierno.

Pero sobretodo, tampoco es posible que el cinismo sea el pan nuestro de cada día.

Afortunadamente para los veracruzanos, estos se van el próximo año, no imagino si hubieran durado el tiempo completo.

Y serán los mismos veracruzanos los que tendrán en su mano, los votos para cambiar o seguir en lo mismo.

*Esta es opinión personal del columnista