Ponte en contacto

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Detención o levantón

Publicado

en

**Con el cuento de Ultrajes a la autoridad se detiene sin acusación ni delito a los que piensan diferente para castigar la libertad de expresión

** Ley Franco

Por Ángel Álvaro Peña

El instrumento represor del gobierno del estado de Veracruz ha llegado al límite de romper el silencio entre los propios miembros del partido en el poder que no pueden callar más tiempo sin ser cómplices de esas violaciones a los derechos elementales del ser humano.

«Me preocupa lo que está pasando en Veracruz, en donde en los últimos años se han integrado carpetas de investigación por ultrajes a la autoridad, es decir, lesiones contra la policía o contra una autoridad», indicó Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado.

Monreal Ávila hizo un llamado al Poder Judicial de Veracruz, para detener la violación a los derechos humanos de personas inocentes, acusadas de “ultrajes a la autoridad”, un delito de reciente creación que, de manera desproporcionada, implica prisión oficiosa. Expuso que, en cualquier democracia, los derechos humanos son fundamentales.

“Esto está sucediendo de manera alarmante en ese estado. En septiembre pasado, seis jóvenes fueron privados de su libertad por este ilícito, pero -acotó- hay videos que demuestran que fueron detenidos en una plaza comercial y que no opusieron resistencia, y hoy son acusados de haber agredido a los policías con cuchillos o armas punzocortantes”, apuntó.

La historia de este delito, practicado todavía en Veracruz como muestra del retraso que viven las leyes y la manera de ver la justicia desde el Palacio de Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, nos remite a aquellos años cuando la reunión de más de tres jóvenes constituía un delito grave

Durante el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, que pareciera no poder olvidar el gobernador veracruzano, había un delito que los represores de ese tiempo se sacaron de la manga llamado delito de disolución social, que consistía en remitir ante la policía a los jóvenes que estuvieran en la calle y eran acusados de atentar contra el orden social.

El delito de ultrajes a la autoridad fue declarado inconstitucional en la Ciudad de México por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el 7 de marzo de 2016, en plena época de represión Peñista. Dicho delito se inscribía en el artículo 287 del Código Penal de la Ciudad de México. Este delito, se dijo en ese entonces, fue usado de forma reiterada por las autoridades para criminalizar el legítimo ejercicio del derecho a la protesta y a la libertad de expresión. Un hecho histórico en la existencia de los derechos humanos; sin embargo, quienes tienen puesta la mirada en el pasado buscaron en el basurero de la historia pretextos para reprimir a quienes no piensan como ellos.

Así, el 11 de marzo de 2021 se publicó en la Gaceta Oficial de Veracruz el decreto No. 848 que reforma leyes y normatividades del Código Penal de la entidad, donde se incluye dar vigencia al delito de ultrajes a la autoridad, con una imposición de seis meses a dos años de prisión y multa hasta por 40 días de salario a quien amenace o agreda a un servidor público en el momento de ejercer sus funciones.

Pero revivir ese delito tenía una intención muy clara desde que fue resucitado en el congreso local de Veracruz. El 13 de marzo de 2021, dos días después de esta aprobación, fue detenido -por un delito superado y menor- con lujo de violencia Rogelio Franco Castán, exsecretario de Gobierno del entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, por el simple hecho de ser candidato a una diputación federal por el PRD, partido en el que siempre ha militado.

La saña con la que fue aplicada esta ley contra el exlíder estatal de ese partido fue tal que de inmediato fue llamada la Ley Franco, por ser aprobada expresamente para justificar su detención, ya que se encontraba amparado.

Pero después vendría la traición de los propios perredistas que, en lugar de exigir su libertad, urgieron a la coordinación parlamentaria del PRD para que tomara posesión de la curul de Franco Castán, su suplente quien, casualmente, fue su abogado defensor en esta injusticia. A pesar de que la indignación era nacional para ese momento. Rogelio Franco sigue preso.

La urgente necesidad de detener las críticas contra la administración del gobierno estatal movió el resurgimiento de esta ley represiva. Días antes, el 1 de marzo de 2021, elementos de la Fiscalía General del Estado detuvieron al director del medio digital Foro Tuxpan, Antonio de Marco Arango Arango, quien fuera detenido por dos días injustificadamente y fue liberado ante la presión social. Diez días después fue dada de alta la Ley Franco.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos señala que este tipo de leyes restrictivas violentan sistemas democráticos, porque limitan el escrutinio de la población, más aún tratándose de un candidato a un cargo público.

Pero no son todas las víctimas de esta ley restrictiva y autoritaria, el 7 de abril fue detenido otro perredista, candidato a la presidencia municipal de Tihuatlán, Gregorio Gómez Martínez, por policías quienes entraron a su negocio de autopartes en la congregación de Plan de Ayala.

El perredista ya había sido candidato a diputado federal y local en aquella región. Se realizaron manifestaciones en la localidad, en Xalapa, en la Ciudad de México para liberar tanto a Rogelio como a Gregorio, sin que hasta el momento haya resultados.

El líder estatal del PRD, Sergio Cadena, aparentó defenderlos, pero nunca movió un dedo legalmente para exigir la liberación de ninguno de sus correligionarios, quienes al parecer le estorbaban para protagonizar los actos políticos en la entidad y la capital del país.

La visión del senador Monreal confirma que cuando se aplica esta ley, se trata de acusaciones falsas donde se fabrican pruebas, por lo que exigió: “Hago un llamado al Poder Judicial de Veracruz para que resuelva este asunto en razón de justicia, pues se trata de seis jóvenes inocentes que desde septiembre están privados de su libertad”.

Sin embargo, no son las únicas víctimas de una ley injusta, arbitraria y represiva, que violenta los derechos más elementales del ser humano.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – Enmudece la termoeléctrica de Tuxpan

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – El aniversario de Luis Gutiérrez Príncipe

Publicado

en

Por

ACERTIJOS

Un día primero de diciembre, pero de hace tres años, para comenzar ese año fallecía en la ciudad de Xalapa el muy recordado empresario y querido amigo, Luis Gutiérrez Príncipe. Ingeniero constructor, el que más casas construyó para Infonavitt y ganó premios nacionales. Empresario que dejó su huella en Orizaba y la región. Aquí construyó, entre otras obras de hotelería y restaurantes, el Toreo de Orizaba, llamada también plaza de espectáculos La Concordia, que ahora está en poder del Ayuntamiento de la ciudad y en homenaje a ese hombre, debían llamarlo Centro de Espectáculos La Concordia-Luis Gutiérrez Príncipe. Su filantropía en apoyos a grupos de orizabeños, era siempre una constancia. Su generosidad, brotaba en cada uno de sus actos. A tres años de su fallecimiento, le seguimos extrañando en aquellas reuniones que en sus últimos años teníamos un grupo de amigos, que tomábamos nuestro café en tardes orizabeñas y platicábamos de las cosas mundanas. Un abrazo, Luis, hasta donde te encuentres. Aquí seguimos recordándote. Sigue descansando en paz.  

DE IRENE VALLEJO (DE LA ENVIDIA) 

Un relato oriental narra el caso de un rey que nombró dos ministros de igual rango. Uno envidiaba con pasión al otro: sus aciertos, su pausado ascenso en la jerarquía de cargos, su prometedor futuro. El rey advirtió ese odio y quiso dar una lección al ministro celoso, demostrándole que no hay ningún perjuicio para uno mismo en la fortuna ajena porque la luna puede derramar su brillo al mismo tiempo sobre mil olas. Dijo: “Mi fiel servidor, te voy a recompensar. Pide lo que desees, pero debes saber que daré el doble a mi otro ministro”. El envidioso, amargado en su felicidad por imaginar al otro más feliz, prefirió acarrearle una desgracia duplicada: “Señor, quiero que me dejéis tuerto”.  

EL ARQUITECTO UGALDE 

Comiendo en Xalapa con su padre, Luis Arturo Ugalde, exsecretario particular del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, y un grupo de amigos, hasta allí le llegó la noticia al padre que el hijo había ganado el premio que otorgan los colegios de arquitectos, de Orizaba, Córdoba, Veracruz y Xalapa, a su hijo Luis Edgar Ugalde Tuero, en la edición 2021 de la bienal de arquitectura, correspondiéndole esa distinción en la categoría de obras para oficinas, por su trabajo relativo al proyecto y edificación de un edificio de 4 niveles, destinado a las oficinas de una empresa portuaria en el puerto de Veracruz. Todo un orgullo para sus padres, Luis y doña María del Pilar Tuero de Ugalde. Corrobora lo que siempre he pensado, yo, que tengo familiares arquitectos, que la carrera de arquitectura en Xalapa produce gente muy profesional y eficiente, chingones, pues. Felicidades a Luis, egresado de la carrera de arquitectura del Tec. de Monterrey. 

ANECDOTA DE PERIODISTA 

Me contó el periodista Luis E. Domínguez, quien junto a un grupo de destacados comunicadores escritores, hace nada entrevistaron en Xalapa al alcalde electo de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, y crearon un libro de esa entrevista y un viaje que hicieron a Orizaba, donde aquí presentaron ese libro y Yo Mero había sido invitado para presentarlo, pero se me atravesó un viaje a Mc Allen y no pude, Luis me contó que se encontró a un alcalde electo pueblerino, y ese alcalde le dijo que quería seguir el ejemplo de Orizaba y preguntó cómo le haría para estar más o menos igual. 

“No puedes”, le respondió el periodista, “tú eres político”. 

Fin de la anécdota. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Dos pisa y corre

Continua Leyendo

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – El enemigo de la 4T está en casa

Publicado

en

Por

Por Ángel Álvaro Peña

La congregación alrededor de la figura del presidente de la república arrojó una serie de interpretaciones que muestran la antipatía o las simpatías sobre su persona, más que por su proyecto de nación. El crecimiento de la personalidad de López Obrador es responsabilidad de una oposición que no supo cómo detener este fenómeno social.

Los partidos contrarios al gobierno atribuyen que el gobierno federal no hace nada, pero ellos tampoco. Muestra de ello es que en tres años no han podido diseñar un líder que los encabece, mientras la popularidad del jefe del Ejecutivo aumenta y su aceptación en el país oscila entre el 58 y el 71 por ciento. Lo cual es muy bueno para cualquier presidente de México a la mitad de su sexenio, que es la época más desgastante de su gestión.

En el ámbito internacional la figura del presidente de México es aceptable, más que cualquiera de sus antecesores y se han incluso copiado esquemas de gobierno como la idea de Sembrando Vida, en más de un país. El problema del Presidente, y serio, por ciento, está adentro, con una dirigencia del partido escogida por el INE y no por las bases, con una serie de impugnaciones que demeritan a la organización que encabezó hasta el momento en que se convirtió en candidato a la Presidencia de la República.

Está en casa el enemigo, y eso pareciera no advertirlo el jefe del Ejecutivo ni darse cuenta nadie de quienes consideran que el partido es hegemónico, invencible. Puede serlo en las urnas, que es una especie de hilo que hilvana su unidad, pero sin elecciones a la vista Morena puede desmoronarse de un momento a otro, sobre todo cuando López Obrador ya no esté al frente del gobierno.

Los errores de la cúpula de Morena son muchos, y repercuten incluso en la imagen del presidente de la república. Sus propios correligionarios se convierten en enemigos involuntarios y en saboteadores inconscientes de las obras que ellos mismos defienden. Pero la falta de experiencia en el poder los hace ver todavía como expertos disidentes y ni siquiera llegan a ser novatos en el ejercicio del poder.

Para nadie es un secreto que los integrantes de Morena actúan como si no tuvieran guía, ni su partido tuviera estatutos ni su líder marcara límites y estableciera modelo a seguir. En todas partes del país no falta un morenista que actúe no sólo fuera de los reglamentos implícitos y explícitos de Morena, sino contra la ley, que es todavía más grave.

Tal es el caso de las selecciones de candidatos para las elecciones de 2021, donde Mario Delgado había asegurado que se trataba de una encuesta y cuando se le pidieron las facturas para que mostrara las empresas que habían realizado dichos estudios simplemente se descubrió que no había habido encuestas, todo fue como siempre, de a dedazo.

Pero hay cosas más graves dentro de Morena que no dejan de desgastar al gobierno federal y que tienen que ver con la repetición de conductas de los viejos regímenes, sobre todo en oficinas de gobierno, y no se diga en el Poder Judicial, el cual siempre ha tratado de estar lejos de la 4T, pero muy cercana a la corrupción.

También dentro de este ámbito algunos morenistas han sabido combinar autoritarismo político y represión judicial, sin que haya poder humano que se los impida y que aceptan de manera considerable el ejercicio de su proyecto político, como el caso de la aplicación de la ley llamada ultrajes a la autoridad, que de inmediato fue denominada la Ley Franco, por ser aplicada por primera vez en esta época al exsecretario de gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, Rogelio Franco Castán, a tres días de regresarle la vigencia a dicha normatividad. En realidad, este castigo se utiliza cuando no hay delito que perseguir, pero quieren deshacerse de la persona porque políticamente les estorba o simplemente por venganza.

En actitudes como ésta es cuando la 4T sufre descalabros de los que difícilmente puede escapar, y menos aún justificarse. Tal vez por ello surgió del pasado una voz discordante subrayando los errores, que en realidad son asignaturas pendientes, pero no faltan críticos que consideren que en tres años el presidente debió cumplir con todas y cada una de las promesas de campaña, y si no las cumple en tres años es que ya no las cumplió, según criterios como el de Cuauhtémoc Cárdenas, quien en algún momento se dijo de izquierda, luego se fue a la derecha y ahora se dedica a diagnosticar quién pertenece a cada lado, tratando de quedar en el centro, cómplice de las decisiones sin postura y definición.

Cuauhtémoc, con poco sentido del humor como siempre, no permite ni sarcasmos ni estrategias complejas en la política y ve la realidad política desde una perspectiva plana, sin matices, maniquea. Cuando son tiempos de leer entre líneas, ver detrás de los gestos, interpretar discursos y adivinar posturas.

Lo cierto es que pareciera que la carga de la 4T la lleva solo el Presidente, tal vez por ello tiene tanta simpatía. La población sabe que trabaja, por lo menos labora más horas que los anteriores presidentes de quienes nunca se sabía qué hacían, a pesar de que nosotros les pagábamos el salario.

Las especulaciones seguirán alrededor del presidente y la 4T que, a pesar de todos, son los que crean la agenda informativa. PEGA Y CORRE. – Aunque es tiempo de nacimientos, el Tribunal Electoral quiere resucitar al partido Fuerza por México, organización que tiene la oportunidad de volver para darle variedad al panorama electoral de México… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es una opinión personal del columnista

angelalvarop@hotmail.com

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla — Tres años de gobierno, “como en los mejores tiempos”

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

“Nos volvemos a concentrar en este Zócalo democrático de la capital de la República”, dijo en el Zócalo de la CDMX a más de 250 mil personas (Datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana) al iniciar su mensaje por los primeros tres años de gobierno el presidente López Obrador. “Estamos de pie a pesar de la pandemia que tanto dolor nos ha causado, aunque la crisis económica originada por el neoliberalismo o neoporfirismo se precipitó, seguimos de pie. Hemos resistido las adversidades y avanzamos en la transformación de la vida pública de México”.

Horas antes de su mensaje, los medios, la mayoría que en las conferencias mañaneras han sido duramente cuestionados fijaron postura: La revista Forbes (digital) “Los claroscuros de la 4T a tres años de gobierno. La llamada “cuarta transformación de México” cumple tres años y vive momentos decisivos a la mitad del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya administración avanza entre claroscuros políticos y económicos”[1]. El Financiero: “3 años de Gobierno de AMLO: Lo bueno, lo malo y lo feo, según la IP (Iniciativa Privada). La estabilidad financiera y márgenes de endeudamiento racionales están dentro de las políticas obradoristas ‘aplaudidas’ por los empresarios”[2]. El Economista: “Ven expertos pocos cambios en 3 años de López Obrador. Este miércoles, a las 5 de la tarde, el presidente convocó a sus simpatizantes a congregarse en el Zócalo de la Ciudad de México para rememorar su investidura”[3].

Sin embargo, en octubre pasado, 64% de las personas (en promedio) avalaron al presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que representó el tercer registro más alto desde que comenzaran las mediciones de aprobación, y la cifra más alta desde octubre de 2019 (63%); esto de acuerdo con la más reciente encuesta realizada por Consulta Mitofsky.

En un principio, en su arenga en el zócalo capitalino, hizo un recuento (que más parecía informe) de lo que él ha considerado sus logros; pero, además, ese mismo miércoles, se daba a conocer del aumento de 22% a los salarios mínimos para el próximo año y, al siguiente día, el jueves en la conferencia mañanera, la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, daba un resumen pormenorizado. Con orgullo, el presidente también informaba que, durante sus primeros tres años de gobierno, el índice de la Bolsa Mexicana de Valores, BMV había crecido 19% y las reservas del Banco de México 15 por ciento, entre muchas otras cosas.   

Pero, ¿por qué sus números de aprobación se han mantenido? Pese a lo que algunos grupos que no coinciden con su trabajo siguen afirmando es que la respuesta tal vez sea porque ha mantenido la percepción en la gente de que, como él lo dijo, “Atender a los más pobres es ir a la segura para contar con el apoyo de muchos, de millones, cuando se busca transformar una realidad de opresión y alcanzar el ideal de vivir en una sociedad mejor” como lo recalcó en su discurso.

Antes del mensaje, el mariachi de la Secretaría de la Defensa Nacional ganaba los aplausos de los asistentes, igual que los demás grupos que amenizaron entre la algarabía de los presentes. Después, cuando comenzó su discurso, fue enumerando los puntos más importantes considerados logros de su gobierno en estos primeros tres años, pero cuando todo mundo esperaba la conclusión del mensaje-informe, agregó con mucho énfasis el mensaje político que fue lo que muchos han considerado parte fundamental de su discurso.

“Amigas y amigos”, dijo, lo más importante es que, entre todos, ya sentamos las bases para la transformación de nuestro país. Como nunca, en tres años ha cambiado la mentalidad del pueblo, que eso es lo más importante de todo: la revolución de las consciencias, el “cambio de mentalidad” eso es lo más cercano a lo esencial, a lo mero principal, y eso es lo más cercano a lo irreversible. Pueden darle marcha atrás a lo material, pero no van a poder cambiar la consciencia que ha tomado en este tiempo el pueblo de México.

Hoy se respeta la Constitución, existe legalidad y democracia, se garantizan las libertades y el derecho a disentir; hay transparencia plena y derecho a la información, no se censura a nadie. Desde el poder Federal no se organizan fraudes electorales, como era antes.

El gobierno ya no representa a una minoría, sino a todos los mexicanos de todas las clases, culturas y creencias; se gobierna con austeridad y con autoridad moral. No se tolera la corrupción ni se permite la impunidad. En la práctica no hay fueros ni privilegios. Se atiende a todos, se respeta a todos, pero se les da preferencia a los pobres. “Por el bien de todos, primero los pobres”.

Convencido, dijo que se protege la naturaleza, se auspicia la igualdad de género, se repudia la discriminación, el racismo y el clasismo. Se fortalecen valores morales, culturales y espirituales. Se cuida y promueve el patrimonio cultural e histórico de México.

Agradeció a los legisladores la reciente autorización del presupuesto para el año próximo, especialmente a los de su movimiento por su respaldo, “consciente y en favor de la transformación”. “Muchas gracias, en nombre del pueblo de México (porque) tendremos recursos para atender por convicción y humanismo a los más desposeídos y necesitados de México. Ayudar a las pobres, no lo olvidemos, alivia el alma, mantiene tranquila la conciencia y alegra el corazón”.

“Pero este fraterno proceder implica también algo adicional, no poco importante: atender a los más pobres es ir a la segura para contar con el apoyo de muchos, de millones, cuando se busca transformar una realidad de opresión y alcanzar el ideal de vivir en una sociedad mejor.

“Nada bueno se puede esperar, en cambio, de políticos corruptos, de la prensa que se vende o se alquila, de intelectuales convenencieros y de potentados dominados por la codicia. La clave está —esto, para los jóvenes que quieran formarse y dedicarse al noble oficio de la política— en la frase del presidente Juárez: ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’.

“Nada se logra, y esto aplica en México y el mundo, con las medias tintas. Los publicistas del periodo neoliberal —que ya se fue, se está terminando esa pesadilla—, además de la risa fingida, el peinado engominado y la falsedad de la imagen, siempre recomiendan a los candidatos y gobernantes correrse al centro, es decir, quedar bien con todos. Pues no… eso es un error. El noble oficio de la política exige autenticidad y definiciones. Ser de izquierda es anclarnos en nuestros ideales y principios, no desdibujarnos, no zigzaguear.

“Si somos auténticos, si hablamos con la verdad y nos pronunciamos por los pobres y por la justicia, mantendremos identidad. Y ello puede significar simpatía, no sólo de los de abajo, sino también de la gente lúcida y humana de la clase media y alta, y con eso basta para enfrentar a las fuerzas conservadoras, a los reaccionarios.

“En abril del año próximo, con la consulta para la revocación del mandato, vamos a probar de nuevo qué tanto respaldo tiene nuestra política de transformación, sabremos si vamos bien o no. Se le preguntará al pueblo, que es el soberano, el que manda, si quiere que yo continúe en la Presidencia o que renuncie.

“Este ejercicio, este método creado por nosotros, elevado a rango constitucional, no sólo resolverá si me voy o me quedo, establecerá el procedimiento para hacer realidad el principio de que “el pueblo pone y el pueblo quita”. Ese sembrar, establecer en nuestro país un precedente. Nada de que ‘me eligieron por seis años y puedo hacer lo que me dé la gana’. No. El pueblo tiene que mantener todo el tiempo el poder en sus manos y, si un gobernante no está a la altura de las circunstancias y no manda obedeciendo al pueblo, revocación de mandato y para afuera.

“Por eso llamo a participar a todas y a todos los mexicanos, militantes de partidos o ciudadanos apartidistas para poner en práctica el método de la revocación del mandato hasta convertirlo en un hábito democrático. Tengamos fe en el pueblo y sigamos haciendo historia. Por lo pronto, en estos tres años hemos demostrado que somos una gran nación, libre y soberana, respetada y respetable para el resto del mundo, que lucha por la paz y que se encamina a ser una República justa, igualitaria, democrática y fraterna.

“Y eso ha sido una obra, repito, de todas y de todos, de un nosotros, que hoy está aquí representado por ustedes, mujeres y hombres libres y conscientes, protagonistas principales de la Cuarta Transformación de México. Gracias, pueblo de México, gracias de todo corazón. ¡Que viva México!

Con estas palabras concluyó el esperado mensaje por los primeros tres años de gobierno que, si bien tiene un gran respaldo en los grupos más necesitados, “los olvidados de otros regímenes de gobierno”, en las clases medias y algunas altas, siguen sonando los académicos, grupos empresariales… y se sigue escuchando que su administración ha presentado muchos “claro oscuros”, y que la transformación prometida está lejos de consumarse, y que en sus conferencias mañaneras él ha calificado como “grupos neoliberales” que quieren regresar al pasado y que están contra su gobierno.

Fue un mensaje político que por los siguientes días –seguramente– generará muchas opiniones en favor y en contra, pero es el reflejo preciso del momento que estamos viviendo.

Esta es una opinión personal del columnista


[1] https://www.forbes.com.mx/los-claroscuros-de-la-4t-a-tres-anos-de-gobierno/ consultado el 1 de diciembre de 2021

[2] https://www.elfinanciero.com.mx/economia/2021/11/30/3-anos-de-gobierno-de-amlo-lo-bueno-lo-malo-y-lo-feo-segun-la-ip/ consultado el 1 de diciembre de 2021

[3] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Ven-expertos-pocos-cambios-en-3-anos-de-Lopez-Obrador-20211201-0003.html consultado el 1 de diciembre de 2021

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.