Ponte en contacto

Columnistas

Ángel Álvaro Peña- La Profeco vuelve a trabajar

Publicado

en

Por Ángel Álvaro Peña

La urgente necesidad de fortalecer el consumo interno tiene en El Buen Fin un periodo de aumentar las compras y, así, reactivar la economía, con el propósito de que haya un consumo ordenado y consciente, para que la gente no gaste más de lo que tiene, que compre lo que necesita y a los precios que exige el momento. Sobre todo después de la pandemia, que creó una crisis mundial en la economía.

Para que esto se lleve a cabo lo primero que debe hacerse es dejar de pensar en que en la acción del consumo hay buenos y malos; simplemente hay un compromiso común, para beneficios mutuos. Para ofrecer esta orientación, la Procuraduría Federal del Consumidor debe estar del lado de la razón.

Entre las funciones de la Profeco no está darle la razón siempre al consumidor, ni favorecer intereses particulares de los establecimientos comerciales que violentan la ley al alterar precios. Esos tiempos parece que se quedaron en el pasado, pero habrá que estar atentos.

Porque todavía está en la memoria de los mexicanos aquellas maniobras orquestadas por el entonces secretario de Economía Ildefonso Guajardo, quien sembró en la Profeco a sus paisanos regiomontanos para hacer de esta instancia de justicia la caja chica del priismo, sobre todo en tiempos de campaña.

Durante la gestión de Rogelio Cerda Pérez, la Profeco se volvió el terror de los gasolineros, inspectores de esa procuraduría recibían su moche para seguir vendiendo litros de 800 mililitros.

Todavía está fresca en la memoria de todos la detención de José Guadalupe Aguirre Solís, director nacional de Verificación y Vigilancia de la Profeco, el 31 de julio de 2018, con 275 mil pesos en efectivo, cuya procedencia no supo justificar el responsable de la supervisión de las gasolineras.

Ahora, la búsqueda de la unión entre mexicanos se explica de manera muy sólida en una actividad que ocurre diariamente y debe ser entendida dentro de la legalidad, como es el caso del consumo. El procurador federal del consumidor, Ricardo Sheffield, informa sobre “el rey de las ofertas falsas” a la tienda de departamentos Chedraui, cadena que hizo ofertas falsas. Ejemplificó con alimento para perro, que fue aumentado en 27 por ciento su valor y luego, con el pretexto de El Buen Fin, anunció un descuento del 25 por ciento. Es decir, en realidad estaban aumentando un dos por ciento al precio original.

Sheffield destacó que las quejas han bajado respecto a las presentadas ante la Profeco el año pasado, pues pasaron de mil 56 en 2020 a 472 este 2021. “El año pasado para esta altura del Buen Fin habíamos tenido mil 56 quejas, ahora tenemos acumuladas 472 quejas, han sido menos días de Buen Fin y muchísimo menos quejas”.

El consumo diario se convirtió en una especie de lucha de clases donde había malos y buenos. Lo que había detrás no era otra cosa que intereses económicos. La Profeco empezó a operar el 5 de febrero de 1976, hubo altibajos en sus funciones originales, pero mantenía un orden, su etapa crítica fue durante el sexenio de Peña Nieto, donde se convirtió en una especie de oficina de extorsión. Afortunadamente recuperamos a la Profeco que pensábamos extraviada en la corrupción.

México es un país pionero en la defensa del consumidor, la obligada orientación del consumo tiene cada día más éxito entre la población y esto permite acabar con esa idea de que quienes compran son enemigos de los que venden. PEGA Y CORRE. – Resulta sintomático que Marko Cortés se haya reunido, en Yucatán, con los gobernadores panistas, a excepción de Martín Orozco, de Aguascalientes. Por algo será… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es una opinión personal del columnista

angelalvarop@hotmail.com

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Las grandes librerías

Publicado

en

Por

ACERTIJOS

*De Groucho Marx: “Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer”. Camelot.

Rememoraba el otro día en mi coco, las ocasiones que he visitado librerías en México y el mundo. En Ciudad de México he ido a algunas que son bellísimas, quitando las de Porrúa fui al Péndulo, bella y hermosa. Cuando caminaba por el mundo, ahora no he podido porque el Covid nos tiene apanicados y apretando aquellito, me acuerdo que un día buscaba un libro difícil de encontrar. Un amigo de Córdoba, viejo periodista ya fallecido me pidió, cuando pudiera, le comprara una copia de un libro muy difícil de encontrar, Los idus de marzo del gran Thornton Wilder. Me encontré en mi caminar una pequeña librería llamada El Aleph, en homenaje al gran Borges, en la madrileña calle Ferráz. Compré dos, uno le regalé y el otro lo guardo como un tesoro, y de vez en cuando lo releo. Es la historia del crimen de Julio Cesar, y quería comentar algo, pero quien mejor que García Márquez, para que él lo explique con su sabiduría:  

“He vuelto a leer esta semana Los idus de marzo, la hermosa novela de Thornton Wilder que leí por primera vez hace unos veinticinco años en una traducción apresurada, y que he releído muchas veces desde entonces con el primer placer. Cuando estaba escribiendo El otoño del patriarca, como era natural, la tuve siempre a la mano como una fuente deslumbrante de la grandeza y las miserias del poder. La he comprado muchas veces en distintos idiomas para compartir mi estremecimiento con amigos del mundo entero, y no recuerdo a ninguno que no hubiera sucumbido ante aquel manantial de belleza. Ahora la he vuelto a leer cuando menos lo pensaba, en un vuelo apacible de cuatro horas y en un ejemplar ajeno, y sólo ahora he descubierto cuánto ha tenido que ver con mi vida esa novela magistral. Mi preocupación por los misterios del poder tuvo origen en un episodio que presencié en Caracas por la época en que leí por primera vez Los idus de marzo, y ahora no sé a ciencia cierta cuál de las dos cosas ocurrió primero. Fue a principios de 1958. El general Marcos Pérez Jiménez, que había sido dictador de Venezuela durante diez años, se había fugado para Santo Domingo al amanecer. Sus ayudantes habían tenido que izarlo hasta el avión con una cuerda, pues nadie tuvo tiempo de colocar una escalera, y en las prisas de la huida olvidó su maletín de mano, en el cual llevaba su dinero de bolsillo: trece millones de dólares en efectivo. Pocas horas después, todos los periodistas extranjeros acreditados en Caracas esperábamos la constitución del nuevo Gobierno en uno de los salones suntuosos del palacio de Miraflores. De pronto, un oficial del Ejército en uniforme de campaña, cubriéndose la retirada con una ametralladora lista para disparar, abandonó la oficina de los conciliábulos y atravesó el salón suntuoso caminando hacia atrás. En la puerta del palacio encañonó un taxi, que le llevó al aeropuerto, y se fugó del país. Lo único que quedó de él fueron las huellas de barro fresco de sus botas en las alfombras perfectas del salón principal. Yo padecí una especie de deslumbramiento: de un modo confuso, como si una cápsula prohibida se hubiera reventado dentro de mi alma, comprendí que en aquel episodio estaba toda la esencia del poder. Unos quince años después, a partir de ese episodio y sin dejar de evocarlo, o sin dejar de evocarlo de un modo constante, escribí El otoño del patriarca. Mi primer texto para aprender a descifrar el misterio fue Los idus de marzo. Como lo saben quiénes la han leído, la novela es la reconstrucción literaria de los últimos años de la República Romana y de la propia vida de su dictador, Julio César.  

A fin de cuentas, Los idus de marzo es sólo una hipótesis sobre la personalidad de César. Pero es una hipótesis que tal vez supere la realidad. «Todos comprendemos muy bien al cocinero de César que se quitó la vida cuando se le incendió el fogón», cuenta un Cornelio Nepote invitado por Thornton Wilder. Dice que había invitados importantes cuando ocurrió el percance, y el mayordomo, asustado, obligó al cocinero a que se lo contara a César. Pero éste no se inmutó cuando lo supo, sino que le pidió de muy buen modo al cocinero que le llevara dátiles y ensalada para sustituir la cena perdida. Entonces el cocinero salió al jardín y se degolló con el cuchillo de las verduras. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Ahí vienen los Rusos (nuevo embajador)

Continua Leyendo

Columnistas

Marco Antonio Aguirre R. – Cuitláhuac, el gobernador más débil en la historia de Veracruz

Publicado

en

Por

Místicos y Terrenales

* La ilegalidad, su arma política

* Orfis ¿comparecencia tersa ante el Congreso?

* Xalapa, el cambio en el ritmo de trabajo

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Nunca en la historia de Veracruz se había tenido un gobernador tan débil y dependiente de otros como el que tenemos ahora.

Muchos ven en Cuitláhuac García un gobernador fuerte, pero no es así, porque siempre, pero siempre, tiene que salir a defenderlo el presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque ya se cansó de hacerlo.

¿Cuańdo se ha visto que una persona fuerte tenga que ser defendida siempre por otros?.

Por eso es que Cuitláhuac utiliza la ilegalidad como arma política y no duda tampoco en emplear la difamación; el último caso fue inventarle al diputado Sergio Gutiérrez Luna que no pagó una cuenta de consumo en un local de la Huaca, en Veracruz, por 400 pesos, aún cuando la misma propietaria del negocio mencionó que incluso Sergio Gutiérrez hace una promoción positiva de Veracruz.

Es un gobernador firme en el cargo, eso sí, porque López Obrador no va a permitir que lo tiren. Puede ser que al presidente hasta le divierta cuando ve que lo tambalean, pero insiste en mantenerlo aunque le provoque constantes dolores de cabeza.

Cuitláhuac García es tan débil, que por eso lo mandaron con Claudia Sheinbaum, para que le diera su apoyo, pero la jefa de gobierno de la Ciudad de México no quiso venir a Veracruz, porque midió el tamaño de la quemada si hacía cualquier evento acá.

De por sí, estando en la ciudad de México le ha llovido a la Sheinbaum de forma tupida, por el evento que realizó con Cuitláhuac García y la foto que se difundió de los dos, ahora si hubiera venido, la tunda seguiría en todo lo alto.

Cuitláhuac puede decir una y otra vez lo que se ocurra, lo que le digan que diga, lo que sea, y en lugar de inspirar respeto o simpatías o aunque sea miedo, despierta sentimientos en contra, porque su credibilidad es baja, muy baja.

A Cuitláhuac ni los de Morena le creen; lo apoyan porque el presidente lo hace, pero nada más. El día que López Obrador diga o haga algún gesto en contra de Cuitláhuac García, el menor de todos, ese día le caerá encima la caterva para denostarlo y apedrearlo en nombre de que ya no está entre los favoritos de Andrés Manuel.

Por eso este martes el presidente tuvo que salir, una vez más, a apuntalarlo, aunque ya se cansó.

Y está tan cansado que en lugar de toda una lista de bienaventuranzas y buenos deseos, redujo su apoyo a tres palabras: “Estamos contigo siempre”.

Es cosa de revisar el video de la mañanera del 18 de enero, para ver la cara de hastío, de enfado contenido, en López Obrador, cuando Cuitláhuac García no pudo hacer un simple enlace para decir que se aplica a los profesores la vacuna de refuerzo contra la Covid-19.

Y al presidente le molestó más, porque luego de la “falla técnica” de Cuitláhuac para conectarse, en dos ocasiones, le dio la palabra al gobernador de Aguascalientes, el panista Martín Orozco Sandoval, quien aprovecho el momento e inicio con “Un saludo desde Aguascalientes. Aquí si hay audio, hay desarrollo y hay bienestar”. Sólo le faltó decir: no como en Veracruz.

En esa debilidad es que Cuitláhuac García utiliza lo ilegal y hasta lo inmoral como “arma” para atacar a quienes considera sus “enemigos”.

Este mismo 18 de enero, Sergio Gutiérrez, el presidente de la Cámara de Diputados federal, llegó a Veracruz y se fue a desayunar a un local ubicado en La Huaca.

Después de eso varios medios y periodistas difundieron la falsaria versión de que se había ido sin pagar una cuenta de 400 pesos.

Esperanza Córdoba, la propietaria del negocio, después desmintió esto y al contrario, dijo que había sido una alegría atenderlo, porque además del buen trato, escucho los problemas de las mujeres, sobre todo de las que viven en ese popular barrio de Veracruz.

“Las jefas de familia trabajadoras de todas las edades necesitamos respaldo para continuar moviendo la economía de nuestras familias” dijo.

«Esta mañana me sorprendió la visita del diputado Sergio Gutiérrez. Lo atendí como a todos mis clientes, con mucho gusto. No hay ningún pendiente y ojalá siga así. Necesitamos buena promoción como la que él hace, no como otros que solo tratan de enlodar» expresó.

Otro caso reciente de la ilegalidad que utiliza Cuitláhuac García, es la detención de José Manuel del Río Virgen, a quien un juez le otorgó un amparo que le permitiría ser liberado.

De inmediato, surgió la versión de que al secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado, ya le tenían preparada otra carpeta de investigación para no dejarlo salir, la cual se sustenta sólo en supuestos nexos con personas que, dicen, están ligadas a la delincuencia organizada. Elementos concretos que liguen a del Río Virgen con actividades de este tipo, no se presentan en lo más mínimo, todo es puro decir y suposición.

Esto es similar a lo que le hicieron a Rogelio Franco Castán cuando un amparo ordenaba su liberación y a quien le armaron otro supuesto delito.

O la detención de Tito Delfín, a quien lo procesan por un supuesto delito cometido hace casi 10 ños y que durante los primeros tres años del gobierno de Cuitláhuac García nunca se preocuparon por investigar.

Vaya, otro ejemplo de la ilegalidad como arma, que usa Cuitláhuac García, es el señalamiento contra el empresario que denunció que policías estatales le “desaparecieron” 150 mil pesos que uno de sus empleados había sacado de un banco para el pago de la nomina de sus trabajadores.

Cuitláhuac García en lugar de ofrecer que investigarán los hechos, simplemente dijo que dudaba de la honorabilidad del empresario y del trabajador porque nombraron como su abogado a Roberto González Meza, director de la Fuerza Civil de la Secretaría de Seguridad Pública con Javier Duarte y “presunto responsable” de desaparición forzada.

Tan sólo por el abogado que designó el empresario, dijo que “Ya nos entra la duda razonable de qué exactamente estaban haciendo con esas cantidades”.

O sea que ahora si acusas a un policía, el gobernador en automático ya te considera presunto delincuente.

Esas son características de un gobernador débil, el imponer su voluntad, porque un gobernante fuerte puede ser: tolerante, inclusivo, amable, receptivo, sin miedo a rozarse con las personas, impulsor real de la democracia; todo eso y más, porque sabe que nada de esto lo debilitará ni estará cuestionando su autoridad, si no que por el contrario, lo mostrará como alguien capaz.

Pero Cuitláhuac no puede hacerlo y sí en cambio abre frentes de confrontación por todos lados y como niño malcriado, en cada pleito, va con su papá a acusar a quienes lo contraponen, para que este sea el que resuelva sus problemas.

Por eso, es que Cuitláhuac García es el gobernador más débil que ha habido en la historia de Veracruz.

No puede por si mismo resolver uno solo de los problemas del estado, y si en cambio tienen que venir a arreglar sus desastres.

Quiere ser el gran místico del estado, pero no puede serlo porque no logra tener la fuerza para ello.

Y su debilidad la perciben tanto místicos como terrenales.

ORFIS ¿COMPARECENCIA TERSA ANTE EL CONGRESO?

Después de que hace unos meses el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados local, Juan Javier Gómez Cazarín arremetió contra el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), ahora viene la comparecencia de la titular de la dependencia ante el Congreso del estado, Delia González Cobos.

En una reunión preparatoria Luis Arturo Santiago Martínez, presidente de la La Comisión Permanente de Vigilancia le dijo a la Auditora dijo que “la buena relación que se tiene entre el Congreso y el Orfis se debe a su trabajo, a que hemos establecido comunicación constante y a que el diálogo y el respeto han sido pieza clave para la concertación de acuerdos”.

En esa comisión también están Nora Jéssica Lagunes Jáuregui, Elizabeth Cervantes de la Cruz, Lourdes Juárez Lara y Magaly Armenta Oliveros, así como los diputados Fernando Arteaga Aponte, Paul Martínez Marie, Luis Antonio Luna Rosales y Rafael Gustavo Fararoni Magaña, quienes fungen como vocales de la Comisión de Vigilancia.

Será un diálogo entre místicos, que en definitiva afecta a los terrenales.

XALAPA, EL CAMBIO EN EL RITMO DE TRABAJO

El cambio en el ritmo de trabajo en el ayuntamiento de Xalapa es bastante notorio con la entrada del nuevo gobierno municipal que encabeza Ricardo Ahued.

El mal lapso que fue la administración anterior parece irse quedando atrás.

De entrada, los empresarios xalapeños tienen otra actitud hacia el gobierno municipal, tanto que este 18 de enero acudieron a la instalación de la comisión edilicia de Comercio, Centrales de Abasto, Mercados y Rastro en la sala de cabildo del palacio municipal.

Estuvieron los integrantes de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco); de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), así como otros representantes.

Ricardo Ahued dice estar en contra de la corrupción en su gobierno y lo asienta así: “que lo oigan duro, que lo oigan fuerte, no hay tolerancia para la corrupción, el que se atreva en esta administración, o perderá el empleo, o entrará en un proceso legal, porque no permitiremos de ninguna manera actos de corrupción; si alguien no lo ha entendido, pronto lo entendería”.

El nuevo titular de la dependencia, Alberto Romero Gutiérre, asegura que había procesos dilatorios que afectaban de forma directa los ingresos del Ayuntamiento con los trámites de apertura a empresas, cambios de giro, cambios de propietario, así como el pago de refrendo de las unidades productivas.

También enumeró: quejas no atendidas, burocracia para cansar al usuario, desatención y falta de suministros en los mercados municipales, total descontrol del comercio informal, desinterés por regular el comercio formal que opera sin los permisos correspondientes, etcétera.

Incluso presume que en las dos semanas que lleva operando la nueva administración ya se han atendido 470 solicitudes.

También apunta que se removieron puestos informales, a través del diálogo, la conciliación, la legalidad y el respeto a los derechos humanos, lo que no sucedía en el gobierno anterior, donde las quejas de los vendedores por abusos y violencia de los trabajadores municipales eran recurrentes, incluso, hay videos en las redes sociales que dieron cuenta de dichas arbitrariedades.

Así pues, el cambio en el ritmo de trabajo se percibe. ¿Continuará todo lo que falta de esta nueva administración municipal?.

Los terrenales habremos de ver como actúan los místicos del ayuntamiento.

YUNES MÁRQUEZ EN EL AMBIENTE REPRESIVO DE VERACRUZ

En el ambiente represivo y agresivo que se vive en Veracruz,  Miguel Ángel Yunes Márquez está citado para el 9 de febrero a las 10 horas ante el juez Guillermo Vargas Hernández, del Juzgado de Control en Pacho Viejo, quien lo citó por tercera y última vez para una audiencia inicial en el proceso penal que bajo el expediente 151/2021 se le instruye por los presuntos delitos de uso de documentos oficiales falsos y otros en agravio de la procuración y administración de justicia.

En este caso, supuestamente hay dos “testigos colaboradores”: María Rebeca González Silva y Federico Barrientos Ortiz, ex funcionarios municipales que habrían declarado que fueron obligados a falsear documentos oficiales del Ayuntamiento de Veracruz por presión del entonces alcalde Fernando Yunes Márquez y su hermano Miguel Ángel.

Este es otro caso que promete ponerse interesante.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Marco Antonio Aguirre R. – Doblaron a Cuitláhuac García, derogará “ultrajes a la autoridad”

Continua Leyendo

Columnistas

Javier Roldán – Gobernantes quejumbrosos

Publicado

en

Por

La insoslayable brevedad  

Por Javier Roldán Dávila  

Hacerla de ‘pedo’ es un gas de efecto plañidero 

Se ha convertido en un lugar común, que los gobernantes, aún después de tres años, justifiquen su falta de resultados, atribuyendo la responsabilidad al pasado. 

Nos dejaron las finanzas quebradas, los cárteles del crimen organizado arribaron en los sexenios anteriores, no hay medicamentos debido a que los que se fueron ya no tienen privilegios y, en consecuencia, nos boicotean. 

No es necesario citar más ejemplos, el asunto es que, con este tipo de pretextos, la ciudadanía queda inerme ante una atroz realidad: otra administración perdida. 

El fondo del modito, radica en que el ejercicio del poder se blinda con un manto de impunidad, porque ante la incompetencia, continúan intocables en su privilegiada posición. 

Cuando a un empleado de la burocracia le encargan una chamba le ponen plazo y si no cumple, no puede aducir: las computadoras y el internet son lentos. Igual en la empresa privada: hay que producir con los aperos disponibles, de lo contrario, sólo hay de dos sopas: ser cesado o renunciar. 

En este contexto, ediles, gobernadores y presidente de la República, saben las condiciones en que, de ganar, asumirán el poder ¿entonces? 

Es lógico que, en un inicio, se haga público un diagnóstico de cómo se recibió la administración y, además, si hay delitos que perseguir, corresponde denunciarlos, pero prolongar en el tiempo la estrategia de culpar a los que se fueron, es simulación total. 

A diferencia del elector de a pie, el poderoso puede fallar en sus quehaceres y no le pasará nada, aunque sus errores cuesten dinero y vidas, pero no choque el chofer la camionetota o a la secre se le pase un acento, porque serán castigados por ineptos. 

Este es el México real. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Marcelo tragando sapos

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.