Ponte en contacto

Columnistas

Aquel memorial (Año 2012)

Publicado

en

Aquel memorial (Año 2012).

En mayo del año 2012 visité Nueva York. Fui a verla por enésima ocasión, diría un clásico. De NY poco me falta por ver. He visto casi todo, desde los cuarteles de los gloriosos bomberos hasta los emblemáticos rascacielos, incluidos Central Park. Solo me falta treparme a un helicóptero y ver la ciudad desde las alturas. Pero eso me da mello. 

En mayo hice mi ritual consuetudinario (¿Qué demonios será consuetudinario?). Normalmente se va adónde se conoce. Me sorprendí de ver el avance del sitio donde los locochones estrellaron los aviones, un 11 de septiembre, y crearon un mundo de antes y después en la aviación. Lo escribí y lo rememoro ahora: 

Apeamos en la llamada Zona Cero. Allí donde ahora construyen las nuevas torres, una de ellas el mes pasado rebasó al Empire State, para que vean que los horadaron y les hicieron daño con aquellos atentados del 11 de septiembre, pero no los doblegaron. 

Tres mil personas trabajan todos los días. Obreros y gente de la metalurgia en edificios altos. Frente a la tienda de Century XXI, un almacén lleno de compradores mexicanos que en sus cinco pisos ofertan todo. Baratísimo. Lleno. Cruzamos la calle. A un lado, en la iglesia St Paul’s, todo recuerda a aquel día. Hay un panteón cercano, pequeño, data de tumbas de 1786, allí muy seguro los herederos de los Vanderbilts y aquellos barones del dinero están sepultados. Tumbas tan viejas, que algunas lápidas han perdido el nombre de sus moradores. Allí exhiben una foto de aquel día: papeles y televisiones y vidrios que volaron a ese espacio de jardín aledaño. 

Lo que los hace recordar. Lo que los hace lamentarse. 

Al pie, también, la galería de los heroicos bomberos que perdieron la vida. 

Todos. No falta ninguno. Vamos al Memorial, el de las dos piscinas que apenas inauguró el año pasado el presidente Obama y el alcalde Bloomberg. 

No cobran, gratis las entradas. Hay que formarse, esperar que den las dos de la tarde para poder penetrar a ese sitio llamado 9/11 Memorial. 

 

EL 9/11 MEMORIAL 

 

Es un parque donde se respira quietud. Donde la gente entra en silencio. El sol cae a plomo. Mucha seguridad. Seguirá siendo por mucho tiempo zona de riesgo. Más ahora que las cinco torres se levantan como gigantes de acero y vidrio y concreto. 2,983 hombres, mujeres y niños fallecieron ese día, se lee en el folleto informativo. Ahora es parque controlado. Cuando estén funcionando todas las torres será parque abierto, sin restricciones. Ahora hay que pasar arcos detectores como si se estuviera en aeropuerto. Cientos de policías vigilan. We will not forget (No los olvidaremos), se lee por todos lados. Narran la historia cuando terroristas de Al Qaeda tumbaron las torres gemelas. Exhiben fotos de cómo eran los edificios antes de los atentados. El nuevo complejo incluirá el parque conmemorativo y un museo en construcción. Espacios para sitios comerciales, la construcción del World Trade Center Uno será el edificio más alto de los Estados Unidos. Y hacia el noroeste, en el pabellón del museo se encontrará el centro de operaciones de tránsito, diseñado por el gran arquitecto español, Santiago Calatrava. De fama mundial. En el parque hay dos piscinas grandes. Nos acercamos. Gente que allí trabaja entregan folletos en tu idioma. Lo sometieron a concurso este parque. 5,201 propuestas de 61 países, y lo ganaron Arad y Walker. El consejo del parque conmemorativo, leo en una placa de la entrada, lo conforman gente de las artes y las letras, desde Robert De Niro y Billy Cristal, hasta el alcalde Bloomberg. Sitio que les recodará por siempre a ese fatídico 11 de septiembre. Qué no olvidarán jamás.  

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: El Dante de siempre

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – El Wincklerazo

Publicado

en

columnista invitado

Jorge Winckler Ortiz, abogado de 50 años, un buen abogado, un día tuvo la mala suerte de ser designado fiscal del estado de Veracruz en tiempos de Miguel Ángel Yunes Linares, en aquellos tormentosos días en que los fiscales llegaban amparados por el gobernador que entraba. Lo designaron 9 años, pero sabíamos todos que eso era imposible. Había ganado la gubernatura Morena y con Cuitláhuac García Jiménez, desenterraron las hachas y se fueron a cortar las cabelleras de los enemigos, que no adversarios, en la noche de los cuchillos largos. Su salida se veía inminente. Llegaron los nuevos y en las pocas mesas de seguridad en  que participaba, lo cachaban al entrar y sus escoltas eran dejados en la puerta. Los vientos del infortunio habían llegado a su madriguera. Muchos amigos le decían que renunciara, y dejara paso a eso. Amparado por el Congreso local, Winckler tenía su apoyo legal. Pero llegó el día de la derrota, no solo lo destituyeron, mandaron a detenerlo por cualquier delito que se les ocurrió. Como lo han hecho con cientos de veracruzanos, como Rogelio Franco Castán, a quien le aplicaron esa cosa llamada ‘faltas a la autoridad’, o como a Tito Delfín Cano, ex alcalde de Tierra Blanca, o a José Manuel del Rio Virgen, dantista y monrealista, que ni siquiera con el apoyo de ese par logró salir de la cárcel hasta que a Cuitláhuac se le ocurrió, o la misma ex alcaldesa Viridiana Bretón Feito, o la jueza que Dante ahora lleva de candidata. Asegura el abogado Mundo Arriasa que Cuitláhuac tiene a 2500 presos políticos, como en Auschwitz, o como en Rusia, donde Putin acaba de matar al disidente Alexei Navalni, creando una condena mundial, de todos, menos de México donde aquí quieren bien a cubanos y rusos. Pues Winckler les volvió a ganar otra batalla legal y salió libre por orden de un juez, pero, al salir ya le tenían su orden nueva de aprehensión y entonces lo trasladarían a Pacho Viejo, la cárcel del Gulag veracruzano. El motivo: desaparición forzada y secuestro, pero pueden ser por los delitos de: Me-miraste-feo, No-te-entumas o quítate-ya-de-aquí-perro-lanudo, como la canción, o Aquí-solo-mis-chicharrones-truenan. Esta historia seguirá repitiéndose, Winckler saldrá el día que estos abandonen el gobierno. Si gana Pepe Yunes, saldrán disparados con boletos hasta la luna.

LAS TRES CANDIDATAS

El mundo ahora es de las mujeres. Una de ellas será presidenta del país, porque el candidato que agarra por su cuenta las parrandas, el de Dante, el Fosfo Fosfo Chupamaro, ese ni baranda va a tocar. La marcha del domingo reveló que esa contienda será reñida. Pero iba al Distrito XV. Que es el de Orizaba y pueblos aledaños, como los pueblos de Pedro Páramo, “Hay pueblos que saben a desdicha. Se les conoce con sorber un poco de aire viejo y entumido, pobre y flaco como todo lo viejo”.  El décimo quinto distrito electoral federal de Veracruz lo forman los municipios de Alpatláhuac, Atzacan, Calcahualco, Coscomatepec, Ixhuantlacillo, Ixtaczoquitlán, Mariano Escobedo, Orizaba, La Perla y Río Blanco. Allí van a caminar y batallar tres mujeres: Letty Hernández Miranda, del partido MC, Karla Canales Reyes, del PRI y su Alianza y Corina Villegas Guarneros, de Morena y sus aliados. Dos de ellas van por la corona que posee Corina Villegas Guarneros, quien busca la reelección al ser diputada federal desde 2018. Aquel Sufragio Efectivo, no reelección se lo pasaron por el arco del triunfo, y ahora pueden pedirlo, quién sabe si lograrlo, porque será el electorado quién decida.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – El retorno de Yunes (Miguel Ángel)

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra Rodríguez – La marea rosa y blanca acapara la atención de las y los mexicanos

Publicado

en

columnista invitado

TRAS LA VERDAD

Durante el registro de la “corcholata” ante el INE, no pudo contenerse y abordó el tema relativo a la enorme concentración de la marea rosa y blanca tanto en el Zócalo de la CDMX como en más de 100 ciudades en toda la República Mexicana y en el extranjero, logrando reunir a miles y miles de mexicanas y mexicanos.

Aquella tuvo que distraerse del tema principal de su registro oficial que le permitirá, a partir del 1 de marzo, iniciar su campaña para la Presidencia de la República. Sin lugar a dudas que le preocupó el poder de convocatoria de la sociedad, no de los partidos, de la sociedad. Bien sabía la señora “corcholata”, que el 18 de febrero se llevaría a cabo la concentración en el Zócalo y capitales de todos los estados; más de 100 organizaciones ciudadanas habían convocado a fin de protestar en contra de las políticas destructivas de nuestra democracia, entendida como un sistema de vida, por parte del presidente de la República.

Pudo cambiar la fecha y escoger otra, pero no, ella y su equipo de campaña decidieron hacer el registro el mismo domingo. Tal vez creyeron que opacarían la concentración ciudadana y le resultó contraproducente. Los miles de ciudadanos y ciudadanas hicieron desaparecer en los medios digitales el registro de la señora en el INE, dieron prioridad al discurso del Doctor Lorenzo Córdova Vianello y a las concentraciones. Las redes sociales también inundaron los eventos ciudadanos.

La señora “corcholata”, como último recurso y emulando a su mentor, al presidente de la República, se vio en la necesidad de denostar a más de un millón de ciudadanas y ciudadanos que acudieron libremente a las concentraciones en todo el territorio nacional. Luego tuvo que recular, corregir para acotar que ese no era el tema principal de su discurso. El error político había sido cometido.

Por su parte, el mismo presidente, para no perder su contumaz costumbre de vituperar a todo aquel que no se sume a su proyecto de destrucción de la nación, hizo lo propio, volver a calumniar y ofender a esos miles y miles de mexicanas y mexicanos. Habló de 2 democracias, la de él, aquella que impone sin derecho a disentir, sin discusión y la otra, la que ejerce libremente la sociedad mexicana. Cual soez dictadorzuelo de la época nazi. Volvió a su desgastada retórica, sin desconocer lo peligrosa que representa su postura fascista.

El discurso del Doctor Córdova, fue claro, mesurado, pero contundente al advertir los riesgos de destrucción del gobierno de AMLO. Traducido, sin embargo, en un seria amenaza de perder las libertades para caer en una dictadura. Todas las señales del titular del Poder Ejecutivo, apuntan a imponer un régimen dictatorial.

Ni el titular del gobierno que parece ostentar una monarquía, ni su “corcholata”, pudieron ocultar el nerviosismo ante la maquinaria social que se mueve sin necesidad de partidos.

La sociedad libre está harta de las mentiras y del programa de destrucción del presidente de la República, que encamina a una dictadura. Eliminar todas las instituciones que hacen contrapeso al titular del ejecutivo. Minar al Poder Judicial para que no pueda limitar el meta poder que se ha arrogado el presidente al pretender heredarlo a su “corcholata”. Lo peor del socialismo: aplasta las libertades humanas e impone el abuso de poder en contra de todo aquel que no se subordine a sus excesos.

Cuando el presidente hizo la distinción de sus 2 democracias, la de él y la de la libre sociedad, seguramente pensó en las “democracias” de Cuba, de Rusia, de Venezuela o de China. Cero libertades, el Estado es dueño de todo, propiedades y vidas. Esa es la democracia que anhelan los pseudo izquierdistas de Morena, como la “corcholata”; ellos los ricos y poderosos y el pueblo que se conforme con las migajas.

Claro que se pusieron nerviosos. AMLO no ha podido superar las 3 enormes concentraciones convocadas por la sociedad civil organizada. Ni en sus “informes de gobierno”, ni con acarreados, ni en sus festejos del aniversario de su triunfo electoral ha logrado igualar. Ninguna de sus concentraciones ha podido asemejar las movilizaciones de la sociedad, sin partidos. Por eso los denuestos del presidente y su “corcholata” a la sociedad y sus descalificativos. De lo contrario, simplemente ignoraría lo que él llama oposición, que en realidad es la enorme mayoría de la sociedad pensante, enemigos insubordinados. Supuestos adversarios a los cuales quiere fulminar, exterminar, acabar. ¿Guerra de clases?

Las más de 100 organizaciones sociales que han logrado semejantes hazañas, tienen el enorme reto de organizarse para el día de las elecciones. Sí, conseguir que esos miles y miles de hombres y mujeres se traduzcan en 60 millones de mexicanas y mexicanos y acudan a las urnas el 2 de junio a emitir su voto en favor de la oposición que detesta la mentira, la traición y la corrupción, representadas por el nefasto gobierno de la supuesta transformación que se ha convertido en destrucción, despilfarro y corrupción.

Esta vez los partidos son comparsa de la sociedad.

Por sí solos no alcanzan a derrotar al brutal aparato de Estado que ha montado AMLO, con la indefectible intención de robarse la elección.

Sin contar con el barrunto contubernio que ha logrado construir el presidente y su movimiento denominado Morena con la delincuencia organizada, brazo violento del titular del Poder Ejecutivo, quien ha dado todas las señales de estar coludido con los agresivos grupos criminales.

Los partidos políticos sin la sociedad pierden las elecciones. De ahí la preocupación del titular del ejecutivo y su “corcholata” al constatar la enorme y poderosa movilización que ha logrado la sociedad bien organizada sin necesidad de los partidos.

La coalición opositora tiene toda la oportunidad de triunfo electoral, siempre y cuando se tome de la mano de esa sociedad organizada que puso nervioso a todo el aparato del Estado que ha montado el presidente, habida cuenta de los resultados objetivos de las grandes movilizaciones sociales. AMLO masculla demagogia y demuestra su nerviosismo.

Por Héctor Parra Rodríguez

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra Rodríguez – Morena busca desesperadamente el apoyo de los católicos

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Las marchas ciudadanas

Publicado

en

·        Significativa participación en todo el país

·        Salieron a las calles a pesar del frío y la lluvia

·        La importancia de la comunicación en las redes sociales

Por Miguel Ángel Cristiani G.

Tema obligado en la Bitácora Política es el de la llamada Marcha por la Democracia, que concentró a miles de ciudadanos en el zócalo de la República y en más de cien ciudades en todo el país, en demanda de respeto a las instituciones y al proceso electoral de este año.

Posiblemente lo más significativo sea la numerosa participación ciudadana, no solo en la Ciudad de México sino en las principales urbes del país.

Ni el frente frío o la lluvia que se dejó caer en algunas partes, impidieron que miles y miles desfilaran por las calles y avenidas para llegar a las plazas públicas y demandar respeto al sistema democrático.

Otro detalle importante, es que no se trató de acarreados, que son obligados a participar, bajo amenaza de perder su empleo o que les descuenten el día, sino que se trató de ciudadanos que decidieron salir a manifestarse en contra de las políticas del gobierno.

El tema fue la defensa de la democracia, que comprende la no injerencia de las autoridades en las elecciones y tampoco la desaparición de organismos e instituciones públicas.

Dada la extraordinaria respuesta, que superó a todas las concentraciones políticas anteriores realizadas en nuestro país, se debe de analizar y destacar la importancia de las benditas redes sociales.

Fue a través de las redes sociales, como distintas organizaciones de la sociedad civil, estuvieron enviando mensajes para invitar a la población a participar.

Respecto al número exacto de participantes, no existe una cifra total, pues cada quien maneja una cantidad.

Lo que sí es cierto es que, a unos meses de la elecciones federales y estatales, se deben de hacer prendido los focos rojos en los cuartos de estrategias de los partidos políticos.

Porque, aunque seguramente que muchos de los que asistieron a la manifestación, reciben los beneficios de los programas sociales, no es seguro -como se pensaba- que vayan a salir a votar el domingo por los candidatos oficiales.

Ya desde ahora están manifestando públicamente, su desacuerdo con las políticas de gobierno implementadas y las otras que se pretenden implementar.

La masiva participación ciudadana, en las marchas por la democracia, son un preludio de lo que serán las votaciones del próximo 2 de junio, en donde al igual que ocurrió ya este domingo, se espera que la ciudadanía salga a depositar su voto.

Y si fueron miles y miles ciudadanos los que salieron a manifestarse en favor de la defensa de la democracia, hay que considerar también a quienes no fueron a las marchas, pero que seguramente sí van a ir a votar.

Pero como dirían en el beisbol, esto no se acaba hasta que se acaba.

Para más información consulta nuestra página https://www.xn--bitacoraspolticas-ovb.com/

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Los pros y los contras

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.