Ponte en contacto

Vida y estilo

Cáncer de pulmón: Conoce el nuevo factor de riesgo aunque no seas fumador

Publicado

en

París, Fr.- La contaminación del aire y las partículas vinculadas al cambio climático favorecen la aparición de cáncer de pulmón en personas no fumadoras, según una investigación presentada en el congreso que la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebra en París.

El estudio, elaborado por científicos del Francis Crick Institute and University College London, revela que las partículas que se encuentran en los tubos de escape de los vehículos y el humo de los combustibles fósiles promueven cambios cancerosos en las células de las vías respiratorias y generan más casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) entre la población que nunca ha fumado.

Foto: Salud Mapfre

El estudio, según el oncólogo y coordinador de la investigación Charles Swanton, constata la presencia del gen EGFR mutado en, al menos, la mitad de personas con cáncer de pulmón que no han fumado en toda su vida.

Y es que las células con mutaciones en los genes EFGR y KRAS pueden volverse cancerosas cuando se exponen a contaminantes del aire.

La investigación realizada sobre una muestra de medio millón de personas residentes en Inglaterra, Corea del Sur y Taiwán revela que la exposición a concentraciones crecientes de partículas suspendidas en el aire (PM2.5) está vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

De hecho, demuestra que las partículas contaminantes promovieron cambios rápidos en las células de las vías respiratorias que tenían mutaciones en EGFR y en el gen KRAS, también relacionado con el cáncer de pulmón.

Swanton, coordinador del estudio, reconoce que el riesgo de cáncer de pulmón por la polución es más bajo que el que se desarrolla por consumo de tabaco pero recuerda que, a nivel mundial, más personas están expuestas a niveles peligrosos de contaminación del aire que a las sustancias químicas tóxicas que provoca un cigarrillo.

Foto: UNAM Global

Y es que, dice, “no tenemos control sobre lo que respiramos pero sí hay una capacidad de decisión sobre el hábito de fumar”.

La investigación también corrobora que la contaminación del aire influye en la liberación de una proteína (interleucina), que impulsa la expansión de las células con mutaciones de EGFR. El estudio hace referencia a ensayos previos en los que personas tratadas con anticuerpos anti-interleucina inhiben significativamente la incidencia del cáncer.

Sobre las mutaciones y el desarrollo de tumores, la investigación subraya que las mutaciones en genes EGFR y KRAS también están presentes en tejido pulmonar normal (entre un 18 y 30 por ciento) y son probablemente una consecuencia del envejecimiento.

Sin embargo, cuando estas mutaciones son expuestas a la polución se observan más cánceres que cuando las células no lo están, lo que sugiere que la contaminación ambiental promueve el inicio del cáncer en las células que albergan mutaciones del gen conductor.

Foto: Noticieros Televisa

Para los autores del estudio, el siguiente paso será descubrir por qué algunas células con mutaciones se vuelven cancerígenas cuando están expuestas a contaminantes, mientras que otras no. Y de cara al futuro, los investigadores plantean trabajar en la detección precoz y lesiones precancerosas e intentar revertirlas con medicamentos.

Concluye el trabajo que dado que el consumo de combustibles fósiles va de la mano de la polución y de las emisiones de carbono, los profesionales de la oncología tienen el deber de parar la situación tanto por razones ambientales como de salud.

Foto: Todo Disca

Con información de EFE

Vida y estilo

Mujeres que experimentan ansiedad por el embarazo dan a luz antes, según estudio

Publicado

en

Los Ángeles, Cal.- Las mujeres que experimentan ansiedad por sus embarazos dan a luz en promedio antes que las que no, según una investigación publicada este lunes por la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

En razón de los resultados del estudio, la APA opina que los médicos deberían evaluar a las embarazadas en los primeros meses de gestación para detectar si están ansiosas como manera de prevenir partos prematuros, indica un comunicado de la entidad.

Foto: Primera Hora

«La ansiedad por un embarazo actual es un estado psicosocial potente que puede afectar los resultados del nacimiento”, dijo la autora principal del estudio, Christine Dunkel Schetter, de la Universidad de California en Los Ángeles.

“Hoy en día, los síntomas depresivos se evalúan en muchas clínicas de todo el mundo para prevenir complicaciones de la depresión posparto en madres e hijos. Este y otros estudios sugieren que también deberíamos evaluar la ansiedad en mujeres embarazadas”, agregó.

El estudio, que examinó la relación entre la duración del embarazo y diferentes medidas de ansiedad, fue publicado este lunes en la revista Health Psychology.

Investigaciones anteriores habían encontrado que hasta una de cada cuatro mujeres embarazadas tiene síntomas de ansiedad clínicamente elevados y que esta puede ser un factor de riesgo de parto prematuro o nacimiento antes de las 37 semanas de embarazo.

Foto: Guía Infantil

En este nuevo estudio se ha utilizado una variedad de medidas de ansiedad y analizado tanto la ansiedad general como la ansiedad específica del embarazo, la que es derivada de preocupaciones sobre el parto, la crianza de los hijos y la salud del bebé.

Los investigadores también midieron la ansiedad en diferentes momentos del embarazo, desde el principio hasta el final y, con mayor frecuencia, en el segundo trimestre.

Para clasificar estos diversos efectos del momento y el tipo de ansiedad, los investigadores examinaron datos de una muestra diversa de 196 mujeres embarazadas en Denver y Los Ángeles que participaron en el estudio Healthy Babies Before Birth.

El 45 por ciento de las mujeres se identificaron como blancas no hispanas, el 36 por ciento como blancas hispanas, el 10 por ciento como asiáticas y el 9 por ciento como negras o afroamericanas.

Los investigadores manejaron cuatro escalas de ansiedad diferentes en las mujeres, una general y tres relacionadas con el embarazo, cada una con una tanda de preguntas.

Foto: Infosalus

Encontraron que las puntuaciones de las participantes en las tres escalas relacionadas directamente con ansiedad en el embarazo estaban interrelacionadas.

También descubrieron que la ansiedad relacionada con el embarazo en el tercer trimestre estaba más fuertemente asociada con nacimientos más tempranos, aunque la ansiedad general en el primer trimestre también contribuyó al riesgo de parto prematuro.

Una posibilidad, según los investigadores, es que la ansiedad general al principio del embarazo podría predisponer a las mujeres a estar ansiosas más adelante en el embarazo por cuestiones como los riesgos médicos, el bebé, el trabajo de parto y el parto, y la crianza de los hijos.

La ansiedad y el parto prematuro
Los resultados se mantuvieron incluso cuando se ajustaron al riesgo médico real de los embarazos de las mujeres.

«Aunque no todas las mujeres que comienzan el embarazo con síntomas generales de ansiedad experimentarán más tarde ansiedad específica del embarazo, nuestros resultados sugieren que las mujeres que siguen esta progresión probablemente corran un riesgo especial de parto prematuro”, dijo Dunkel Schetter.

Los autores del estudio señalaron que es necesario continuar explorando las razones por las cuales esta condición está relacionada con el momento del nacimiento, incluidos los cambios neuroendocrinos asociados al estrés, la inflamación y los comportamientos de salud, según Dunkel Schetter.

Foto: La Vanguardia

“Aumentar la precisión en nuestra comprensión de los riesgos y los mecanismos de los efectos de la ansiedad por el embarazo en la duración de la gestación puede mejorar nuestra capacidad para desarrollar, probar e implementar intervenciones para abordar el apremiante problema de salud pública del parto prematuro”, dijo.

Con información de EFE

Continua Leyendo

Vida y estilo

Tardan en diagnosticar entre 12 y 18 meses enfermedades como demencia o Alzheimer en México

Publicado

en

México. – El diagnóstico para enfermedades como demencia o Alzheimer en México puede tardar entre 12 y 18 meses en los casos en los que la familia ofrece atención y seguimiento al paciente adulto mayor, afirmó este jueves la especialista en gerontología, Tania Gálvez.

Durante el quinto Congreso de Alzheimer y otras demencias. Diagnósticos diferenciales, que es realizado en la ciudad mexicana de Guadalajara en el marco del Día Mundial del Alzheimer, la médica señaló que el camino para este tipo de pacientes es largo y no siempre asesorados por especialistas bien capacitados o actualizados.

Foto: Terra México

Durante su conferencia señaló que es común que las familias crean que el paciente atraviesa por depresión y lo acercan a servicios de psicoterapia, pero no es hasta que tiene un episodio de crisis que lo lleva al hospital cuando buscan el acompañamiento de un neurólogo o gerontólogo que puede realizar las pruebas diagnósticas.

La representante de la organización civil “Plenitud y demencia”, dijo que en promedio una familia gasta cerca de 50 mil pesos en consultas, medicamentos psiquiátricos y hospitales antes de saber que el paciente padece de Alzheimer o algún otro trastorno neurodegenerativo.

Sin embargo, hay familias en las que no existe la suficiente atención hacia los adultos mayores o los recursos económicos son limitados, por lo que el diagnóstico correcto puede tardar años o no llegar, puntualizó.

De acuerdo con los datos más recientes a 2022 de la Asociación Mundial de Alzheimer, en México un millón 300 mil personas padecen demencia, pero esta cifra solo representa el 40 por ciento de los pacientes que tienen un diagnóstico, por lo que la cifra puede ser mayor.

Foto: ABC Blogs

El 85 por ciento de esos pacientes tienen un seguimiento de la enfermedad, pese a que el 62 por ciento de los profesionales en geriatría creen que la pérdida de memoria es normal durante el envejecimiento.

En otra conferencia, la jefa del servicio de gerontología del Hospital Civil de Guadalajara, María de Jesús Ocampo recalcó que el envejecimiento cerebral no tiene in impacto importante en la demencia, si no que esta es producto de no hay lesión significativa entre edad.

Precisó que después de los 65 años de edad, cada 5 años se duplica la posibilidad de que una persona tenga demencia, que se detona por factores hereditarios, el estilo de vida, mientras que el impacto en la cognición está asociado además a enfermedades como diabetes e hipertensión.

Foto: Revista Selecciones

El quinto Congreso de “Alzheimer y otras demencias. Diagnósticos diferenciales” continúa con talleres y conferencias.

Con información de EFE

Continua Leyendo

Vida y estilo

Tres de cada 10 adolescentes con obesidad en el mundo no identifican su enfermedad

Publicado

en

México.- Tres de cada 10 adolescentes con obesidad en el mundo no perciben que tienen esta enfermedad, según el estudio internacional ACTION Teens, que analiza a los jóvenes de 10 países, entre ellos México, presentado en el Congreso Europeo de Obesidad.

“El estudio nos ayudó a obtener información relacionada con las percepciones, actitudes, conductas y barreras que enfrentan los adolescentes que viven con obesidad y cómo es la percepción de estas condiciones, tanto de los cuidadores como de los médicos que los atienden”, dijo la endocrinóloga Nayeli Garibay.

Según el estudio, 76 por ciento de los encuestados consideró que su peso estaba por encima de lo normal, el 72 por ciento estaban preocupados por su peso y el 85 por ciento son conscientes de que el sobrepeso afectará su salud en un futuro.

Foto: Expansión

Además, el 67 por ciento cree que podrían perder peso si se lo proponen y el 65 por ciento siente que la pérdida de peso es responsabilidad exclusiva de ellos como adolescentes.

ACTION teens es un trabajo transversal, internacional, impulsado por el laboratorio Novo Nordisk para identificar percepciones, actitudes, comportamientos y barreras para un cuidado efectivo de la obesidad.

La consulta incluyó más de 5 mil chicos y chicas de entre 12 y 17 años que viven con obesidad, más de 5.000 padres o cuidadores y más de 2 mil profesionales de salud de 10 países: Australia, Colombia, Italia, México, Arabia Saudita, Corea del Sur, España, Taiwán, Turquía y Reino Unido.

Garibay explicó que la obesidad es una enfermedad asociada al desarrollo de más de 60 condiciones de salud potencialmente severas.

Esto, dijo, alimenta una ola creciente de otras enfermedades crónicas, incluidos problemas de salud mental, afecciones cardíacas, diabetes tipo 2, así como algunos tipos de cáncer y problemas en huesos y articulaciones.

Foto: La Sexta

Tan solo en México el 43.8 por ciento de los niños y adolescentes de 12 a 19 años vive con sobrepeso y obesidad.

De acuerdo con el estudio, pese a que los adolescentes están interesados en perder peso, controlarlo y mejorar sus condiciones de salud, solamente 40 por ciento de los padres reconocen este esfuerzo.

Asimismo, evidenció que uno de cada tres padres no identifica la obesidad en su hijo, y casi la mitad cree que se resolverá espontáneamente.

“Nos da la impresión de que los cuidadores subestiman de manera muy importante el impacto que la obesidad tiene en los adolescentes así como el deseo que tienen de tener alguna atención en este sentido”, apuntó la experta.

La investigación también mostró que casi dos tercios de los adolescentes consideran que la pérdida de peso es una responsabilidad que recae únicamente sobre ellos.

En tanto, uno de cada tres no siente que sea un tema que puedan hablar con sus padres y muchos buscan orientación en las redes sociales.

Foto: Somos News

La especialista señaló que la situación es preocupante, pues no están encontrándose estrategias necesarias para la adopción de estilos de vida más saludables que permitan alcanzar y sostener un peso corporal saludable.

“Es muy importante que desde todos los estratos empecemos a considerar a la obesidad como una enfermedad, que se le empiece a otorgar un presupuesto para la atención, para la capacitación de los médicos, para favorecer que haya entornos mucho más saludables”, dijo.

En este sentido, el estudio también demostró que los profesionales médicos necesitan mayor y mejor educación, pues hasta el 87 por ciento de los médicos reveló no haber tenido un entrenamiento significativo en cómo tratar la obesidad después de la facultad de medicina.

“La parte médica tiene limitaciones para establecer un vínculo con los pacientes y tener una mayor capacidad de desarrollar herramientas para entender cuáles son las necesidades que ellos tienen y definitivamente nuestro tratamiento está mal enfocado porque tenemos percepciones que son erróneas”, precisó.

Con información de EFE

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.