Ponte en contacto

Columnistas

Carlos Jesús R. – ¿Valió la pena tirar 528 millones por caprichitos?

Publicado

en

POR SI ACASO…

*Ante fracaso de consulta van por tribunal popular

*AMLO no ha hecho nada en tres años: Arzobispo

DURANTE MUCHOS años los mexicanos no fanatizados se preguntarán –aunque también los padres de niños con cáncer, pacientes con VIH/Sida y enfermos de otros males crónicos degenerativos- si valió la pena tirar a la basura 528 millones de pesos, solo para satisfacer un capricho presidencial como fue la fracasada Consulta Ciudadana que apenas tuvo una participación de entre 7.07 y 7.74 por ciento de los ciudadanos registrados en la lista nominal, muy lejos del  40 por ciento para llevar a juicio a los actores políticos del pasado, algo que por lo visto ya solo le interesa al Presidente Andrés Manuel López Obrador que, no obstante los llamados diarios que hizo a participar, esta vez hasta los beneficiados con programas sociales le dieron la espalda, aunque López Obrador es como Jalisco: que cuando pierde arrebata, y en ese tenor ya aceleró a varias organizaciones sociales, sobre todo a promotores de la consulta a la creación de un tribunal de los pueblos, similar a los que se han conformado para indagar casos como la guerra de Vietnam o la dictadura chilena, esto con la finalidad de concretar mecanismos que lleven la justicia a las víctimas de crímenes perpetrados por el Estado que fueron encubiertas por las mismas autoridades en el pasado para mantenerse impunes. Los nuevos acelerines son encabezados por Ariadna Bahena y Omar García (sobreviviente de los hechos en los que desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa), y quienes se encargaron de recolectar las firmas que fundamentaron los requisitos legales para realizar la consulta; los activistas  convocaron a la población, organizaciones civiles y partidos políticos a reunirse el 8 de agosto a mediodía en el Zócalo de la Ciudad de México para presentar el plan de acción.

Y ESTO ya lo tenían previsto toda vez que la asistencia a las urnas, desde muy temprano del domingo fue muy escasa, en algunos casos inexistentes, aunque ahora dice que la creación de esa instancia la impulsaban, independientemente, de los resultados de la consulta ciudadana que consideraron un éxito pese a las acciones de la derecha que buscaron minar e impedir su realización, lo cual a ciencia cierta no es verdad, aunque si esto fuera así, ellos, los morenos, tuvieron de vocero al mismísimo Presidente López Obrador que no hubo día sin que promoviera el ejercicio. Y es que según los impulsores del tribunal del pueblo, ante el fracaso rotundo de la consulta el proceso no debe terminar con ese ejercicio sino aterrizarse con mecanismos de justicia transicionales que permitan el derecho a la verdad, a la memoria de las víctimas, a coadyuvar con el sistema de justicia para una reparación de los daños, esclarecer los hechos y garantizar la no repetición. Sin embargo, pudieron ahorrarse 528 millones de pesos para la compra de medicamentos urgentes e, incluso, vacunas, si hubieran obviado la consulta y erigido directamente el tribunal popular para exigir justicia, pero decidieron seguirle al juego a un Presidente que no supera sus rencores acumulados durante tantos años, en tanto en su gabinete, en cargos importantes, tiene a Manuel Bartlett que fue quien le birló el primer triunfo a la izquierda con la afamada caída del sistema, o que decir de Alfonso Durazo y, muchos, muchísimos más.

ES MENESTER recordar uno de los primeros casos de una instancia de las características que proponen fue el llamado Tribunal Russell o Tribunal Internacional que analizó los crímenes de guerra en Vietnam, por lo que los activistas explican que el tribunal es complementario a la comisión de la verdad propuesta por actores políticos, ya que dicha comisión debe sesionar en privado apegado a las leyes locales, mientras que el tribunal permite un foro público para las víctimas y deriva en soluciones profundas con la participación de la ciudadanía.

LO CIERTO es que AMLO, a no ser por la palabrería de todos los días, no ha hecho gran cosa por los mexicanos, salvo los programas sociales a unos cuantos, sin embargo, las clases medias, empresarios e industriales siguen esperando grandes logros que no se vieron ni siquiera en plena pandemia, cuando el Presidente negó apoyo a ese sector para reactivar la economía, la que lograron sacar avante con mucho esfuerzo, aunque ahora el mandatario se acredite el logro, cuando actuó como los cangrejos que quieren salir del hoyo: agarrando de las patas a sus congéneres para impedirles alcanzar la libertad. Por ello, no en vano el señor Arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios dijo el domingo que AMLO no ha hecho absolutamente nada, aunque aún está a tiempo de demostrarle en los próximos tres años al prelado que ya se puso a trabajar en serio, en vez de denostar a quienes no piensa como él, aunque queda claro que el pueblo no le paga para ello sino para trabajar en serio.

YA EL PRI y el PAN cuyos ex Presidentes, en caso de haber ganado la consulta el morenismo, habrían sido los más afectados, reiteraron que el pueblo puso en evidencia que la ley no se consulta, y en ese tenor, desperdiciar 528 millones de pesos en una consulta innecesaria es muestra de lo mal que están las prioridades de Morena y del gobierno federal. Por ello reiteran que los morenistas siguen sin entender que el país vive una crisis, aunque dejan en claro que tanto el PRI como el PAN están a favor de la participación ciudadana en la toma de decisiones, por ello expresan su respeto por quienes han decidido participar en la consulta, aunque lamentaron que el primer ejercicio de este tipo no tenga un propósito real, pues la ley no se consulta. Es muestra de lo mal que están ordenadas las prioridades de morena y del gobierno federal, por lo que, cada día más mexicanos se convencen de que Morena es una desgracia para México.

Y AUNQUE lo Morenos no cesan de echar la culpa al INE del fracaso, lo cierto es que sin presupuesto adicional, los consejeros hicieron lo que pudieron, y por ello Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, respondió a Citlali Hernández, secretaria general de Morena, quien acusó al INE de gastar más en comida que en poner las casillas para la Consulta Popular, que «discuta con datos», y le dejó en claro que el INE logró sacar adelante ese ejercicio democrático pese a las descalificaciones y mentiras que se vienen construyendo desde hace semanas, “porque (a los morenistas) no les gusta que exista una autoridad autónoma e independiente». Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Carlos Jesús R. – Un fracaso la farsante consulta popular de AMLO

Columnistas

Carlos Jesús R. – Médicos están para salvar vidas y no para asesinarlas

Publicado

en

Por

POR SI ACASO…

*Eliminar objeción de consciencia es matar a Hipócrates

*Preservarían derecho de la mujer contra el de galenos

SEGÚN EL diccionario de la lengua –y otras acepciones-, el médico es un profesional que practica la medicina y que intenta mantener y recuperar la salud mediante el estudio,  diagnóstico y tratamiento de la enfermedad o lesión del paciente. En la lengua española, en forma coloquial se denomina también doctor/doctora a esos profesionales, aunque no hayan obtenido el grado de doctorado.​ El médico es un profesional altamente calificado en materia sanitaria debido a que tiene que dar respuestas acertadas y rápidas a problemas de salud, mediante decisiones tomadas habitualmente en condiciones de gran incertidumbre, por lo que precisa de formación continuada a lo largo de toda su vida laboral.​ Y el dato más relevante se establece en la siguiente reflexión: “el objetivo del médico es la conservación, recuperación y rehabilitación del individuo para integrarlo al medio social, por lo tanto, el médico debe estar capacitado para el diagnóstico y tratamiento del paciente, así como también la prevención de enfermedades, el fomento y promoción de la salud. El principal objetivo de un médico y de la medicina por extensión, es cuidar la salud del paciente y aliviar su sufrimiento”, en suma, tratar de salvar vidas. Hipócrates, considerado el padre de la medicina sostenía que “El médico pocas veces cura, algunas alivia, pero siempre debe consolar”, pero en ninguno de los análisis en torno a los profesionales de la salud se establece que estos deben matar pese a su voluntad, sino salvar vidas. Un médico, por lo tanto, tiene derecho a negarse a practicar un aborto si va en contra de sus creencias, religión o moral, apelando a su objeción de consciencia.

Y ES que por objeción de conciencia se entiende la actitud de quien se niega a obedecer una orden de la autoridad o un mandato legal invocando la existencia, en su fuero interno, de una contradicción entre el deber moral y el deber jurídico, a causa de una norma que le impide asumir el comportamiento prescrito. Puede basarse la objeción de consciencia en particulares convicciones filosóficas, religiosas, morales, humanitarias o políticas y venir referida a conductas de muy variada naturaleza: la guerra, la violencia, el juramento, el servicio militar, el pago de determinados impuestos, el cumplimiento del ideario de un centro de enseñanza, la colaboración en prácticas abortivas legales, la venta de anticonceptivos, la propia asistencia sanitaria o, incluso, la sanción de determinadas leyes por quien ostenta la Jefatura del Estado.

RAFAEL NAVARRO-VALLS, reconocido jurista español, catedrático emérito y profesor de honor de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, y vicepresidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España, sostiene que la objeción de consciencia es un ejercicio de salud y madurez democrática. En este sentido, se hace preciso señalar que su práctica es

perfectamente asumible en el marco del Estado de Derecho, toda vez que la misma puede y es incorporada al ordenamiento jurídico como manifestación concreta y

legítimas de la libertad ideológica. Y es que la objeción de conciencia persigue la excepción de un determinado deber

jurídico para el objetor, porque el cumplimiento del mismo entra en colisión con su propia conciencia. No se puede afirmar que la misma se dirija ni contra el conjunto

normativo ni contra determinadas instituciones jurídicas, lo que derivaría en otras tipificaciones diversas como pueden ser el caso de la resistencia o desobediencia civil, las cuales no entran en el objeto del estudio. Se trata, por tanto, de un

comportamiento activo u omisivo frente a la obligatoriedad de la norma para el propio objetor. De este modo, no es necesario acudir a criterios radicales para defender la

juridicidad de la objeción de conciencia como forma de la

libertad ideológica.

COMO FUERA, en México la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó el artículo de la Ley General de Salud (LGS) que establecía el derecho de objeción de conciencia para el personal de salud cuyas creencias religiosas les impiden participar en un aborto. En pocas palabras, estudiaste medicina y es de a fuercitas practicar un aborto si se te ordena, aun cuando conculque tu derecho a decidir y a defender tus creencias religiosas e ideológicas, y rompiendo con el compromiso hipocrático de salvar vidas como obligación primordial de un médico, pues la autoridad te obligaría a matar solo para preservar el derecho de la mujer a abortar, violentando el tuyo de no participar en un acto en el que no estas de acuerdo. Los médicos se convertirían en México en instrumentos del Estado, y no precisamente para garantizar la vida y la salud, sino para hacer lo contrario al compromiso que adquiriste.

A LA basura, por lo tanto, el afamado juramento de Hipócrates de los egresados de medicina que a la letra dice: “Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higía y Panacea, por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, cumplir fielmente, según mi leal saber y entender, este juramento y compromiso: Venerar como a mi padre a quien me enseñó este arte, compartir con él mis bienes y asistirles en sus necesidades; considerar a sus hijos como hermanos míos, enseñarles este arte gratuitamente si quieren aprenderlo; comunicar los preceptos vulgares y las enseñanzas secretas y todo lo demás de la doctrina a mis hijos y a los hijos de mis maestros, y a todos los alumnos comprometidos y que han prestado juramento, según costumbre, pero a nadie más. En cuanto pueda y sepa, usaré las reglas dietéticas en provecho de los enfermos y apartaré de ellos todo daño e injusticia. Jamás daré a nadie medicamento mortal (ojo SCJN), por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administraré abortivo a mujer alguna. Por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura. No tallaré cálculos sino que dejaré esto a los cirujanos especialistas. En cualquier casa que entre, lo haré para bien de los enfermos, apartándome de toda injusticia voluntaria y de toda corrupción, principalmente de toda relación vergonzosa con mujeres y muchachos, ya sean libres o esclavos. Todo lo que vea y oiga en el ejercicio de mi profesión, y todo lo que supiere acerca de la vida de alguien, si es cosa que no debe ser divulgada, lo callaré y lo guardaré con secreto inviolable. Si el juramento cumpliere íntegro, viva yo feliz y recoja los frutos de mi arte y sea honrado por todos los hombres y por la más remota posterioridad. Pero si soy transgresor y perjuro, avéngame lo contrario”. En fin, la Cuarta Transformación que debería ser, la Cuarta Deformación busca violentar el derecho de los profesionales de la salud usando a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que defiende el derecho de la mujer, aunque violente el de los médicos que no creen en el aborto, que al fin y al cabo, para esos quehacer quizá haya muchos otros. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Carlos Jesús R. – México, muro de EU en la contención de migrantes

Continua Leyendo

Columnistas

Fernando Padilla – Y crecerán los mares

Publicado

en

Por

VÍA EMPRESARIAL

Por Ing. Fernando Padilla Farfán

Las torrenciales lluvias que han azotado al país dejando a su paso fuertes daños materiales y pérdida de vidas humanas, son el resultado de las prácticas incorrectas como el uso excesivo del automóvil, la deforestación y el crecimiento de las zonas urbanas sin criterio sustentable.

La fuerza de destrucción de la naturaleza a los bienes de las personas, es directamente proporcional al daño del hombre a la Tierra. A mayor daño al medio ambiente, mayor será la reacción de la Tierra. Por lo tanto, las condiciones climáticas serán cada vez más extremas.

Los niveles de temperatura han batido récord. Donde el clima era templado, ha habido olas de intenso calor. Donde no hacía frío hasta ha nevado. Los climas están cambiando y no hay forma de detener el fenómeno. Las intensas sequías están provocando escases de cultivos y de agua dulce. No dimensionamos la escases porque cuando vamos al “súper” vemos los anaqueles llenos de todo tipo de productos. 

Lo grave es que el calentamiento global está provocando el deshielo de los grandes icebergs que están en los polos: el del norte y el del sur. Sabemos que eso está ocurriendo, pero lo vemos lejos, ajeno a nosotros. No tenemos la menor idea de lo que va a representar en el mundo de nuestros hijos o nietos. No más allá.

La teoría que expongo la trataré de explicar con la mayor claridad posible. Veamos.

En los polos hay grandes montañas de hielo. Todo ese volumen que pesa billones de toneladas se está derritiendo por el calentamiento global. Hasta ahora se habría perdido 9.7 billones de toneladas. Se nota poco el crecimiento de los mares. Sin embargo, al ritmo de deshielo actual, no pasarán muchos años para que todo ese hielo se convierta en agua y baje a todos los mares del mundo. ¿Eso qué significa? Pues nada más y nada menos que al elevarse el nivel de los mares desaparecerán las playas de arena de cualquier parte del planeta.

Lo peor es que las ciudades que están a nivel del mar, quedarán bajo el agua. Desaparecerán calles, complejos industriales. Las ciudades unidas por carreteras con trazos costeros quedarán incomunicadas. Imposible hacer carreteras alternas, el costo sería inaccesible para cualquier gobierno. A lo anterior se agregaría lo que significa construir nuevas ciudades en zonas más altas. Ni rastro quedaría de los puertos y aeropuertos que están cerca del mar. Viajar a otros países sería una meta difícil de cumplir.

La infraestructura hospitalaria sería insuficiente para atender las nuevas enfermedades. Las pandemias asolarían poblaciones enteras.

Al tétrico panorama se sumaría otro espantoso fenómeno: al subir el nivel de los mares, los ríos del mundo no podrían descargar sus aguas en los océanos, retrocederían provocando crecientes e inundaciones.

Al enfriarse los mares por el hielo derretido, se alteraría la fauna marina. Muchas especies desaparecerían. Los huracanes serían más intensos, más furiosos. Los barcos de carga y los cruceros tendrían problemas para atracar. Los muelles sufrirían alteraciones. Los hoteles de la playa terminarían convertidos en arrecifes al paso de los lustros.

No podríamos disfrutar de las playas, serían agrestes, sinuosas.

Bueno, todo lo anterior es grave, pero ahora viene lo peor.

Al moverse el peso del hielo de los polos a la franja del ecuador, la velocidad de la tierra disminuiría al grado de que los días podrían ser hasta de 28 horas. el eje imaginario sobre el cual rota la Tierra, sufriría un desplazamiento y, en lugar de los giros de 24 horas, que son el día y la noche; podrían ser de 30 horas, o un poco más. Los días más largos, las noches también. Se modificarían las estaciones del año. Las zonas cálidas se tornarían frías, y las frías en calientes.

Y todo esto por culpa y gracia de los huéspedes de esta gentil y noble Tierra: Tú, y yo.

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Los damnificados de Grace

Publicado

en

Por

  • A un mes de distancia no ha llegado la ayuda
  • Todavía no terminan de levantar el censo de afectados
  • Reparten despensas, que solo duran para dos días

Por Miguel Ángel Cristiani González

Este martes 21 de septiembre, se cumple ya un mes de que el huracán Grace azotó al estado de Veracruz, dejando a su paso una estela de daños y afectaciones a distintos sectores sociales de la población y esta es la bendita hora que no se termina de levantar el famoso “censo de damnificados” y mucho menos les ha llegado el apoyo prometido.

En la zona norte del Estado de Veracruz, en los municipios de Poza Rica y Papantla, esta semana, todavía los afectados han tenido que organizar bloqueos y plantones, para obligar a las autoridades a que los consideren en los apoyos.

Pero no son los únicos municipios en donde se registraron afectaciones y no han llegado todavía ni siquiera a levantar un padrón de los daños y afectaciones, no solo a las viviendas sino también a las cosechas y animales de campo.

Aunque el mismísimo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador vino a la capital del estado y prometió que no habría límite presupuestal para reponer lo perdido por los paisanos veracruzanos, lo único que ha llegado son las tradicionales despensas -que se acaban de consumir en dos días- las colchonetas y algunas láminas de cartón o en el mejor de los casos de zinc, en algunos lugares.

Como efectivamente, en los gobiernos anteriores, los desastres naturales que se registran cada año, eran el mejor pretexto y oportunidad para los funcionarios en turno, para quedarse con la mejor parte de los recursos millonarios que se enviaban desde la federación a través del llamado FONDEN Fondo de Desastres Naturales.

Lo malo es que se desapareció el FONDEN, con todo y el presupuesto millonario, pero sin que se sustituyera por algún otro mecanismo de respuesta inmediata, como es lo que se requiere siempre en estos casos.

Estamos viendo las consecuencias de desaparecer organismos públicos que tienen una estructura para dar respuesta a las emergencias, por ocurrencias sin ningún control, como la de levantar un censo de afectados, sin contar con la infraestructura ni mucho menos el personal para llevarlo a cabo.

Y es que los llamados Servidores de la Nación, ahorita están ocupados en las tareas de vacunación contra el COVID 19 y el Ejército y la Marina también andan en otros menesteres de auxilio, que no incluyen el levantamiento de censos.

Para tratar de tranquilizar los ánimos de los afectados, se dijo en un principio que se contaba con dos seguros contratados con anticipación, para cubrir desastres catastróficos como el huracán Grace.

Pero lo que no se dijo es que esos seguros no aplican para pagar daños a particulares en viviendas o sus propiedades, son para cubrir daños en infraestructuras públicas como son las carreteras y puentes, pero no para quienes perdieron sus viviendas o sus muebles domésticos.

Incluso esta semana, en el Senado de la República, todas las fracciones de todos los partidos políticos -incluyendo a MORENA- aprobaron hacer un exhorto al presidente de la República para que se dejen a un lado esas ocurrencias de hacer un censo y que se envíe la ayuda que están esperando desde hace ya un mes los perjudicados por el huracán Grace.

Quienes perdieron todos sus muebles, cosechas y animales, no pueden seguir esperando más tiempo, a que se cumpla con los nuevos procesos burocráticos, que para lo único que sirven es para entorpecer la llegada de la anhelada ayuda.

Se tendría que recurrir al sistema antiguo, que cada municipio reporte al estado los daños sufridos y certifique quienes son los que deben de recibir el apoyo.

Y si hay malos funcionarios-corruptos que se roban esa ayuda, pues tan sencillo como aplicarles -ahora si y de inmediato- todo el rigor de la ley para que vayan a parar en la cárcel.

Porque como se ven las cosas hasta ahora, a un mes de distancia de que el huracán Grace pasó por el estado de Veracruz, no hay para cuando, si es que algún día llega, la ayuda para reponer los muebles y viviendas que resultaron dañadas.

Para no ir muy lejos, aquí en la capital del estado de Veracruz, las autoridades municipales que encabeza unos días más Peter Hipólito Rodríguez Herrero, todavía están en el proceso de “llamar a cuentas” a la empresa constructora de una sección en el fraccionamiento Lucas Martín, en donde se desgajó un cerro y está el peligro de que se vengan abajo varias casas, sin que se hayan tomado acciones para remediarlo.

Cuando que a los primeros que deberían de llamar a cuentas, es a los funcionarios municipales que les otorgaron los permisos para construir en terrenos que obviamente son un peligro, aunque les hayan prometido quien sabe qué y no les hayan cumplido.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view?website#2

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.