Ponte en contacto

Tecnología

Científicos confirman que el Ártico se calienta el doble de rápido que el resto del mundo

Publicado

en

Alemania.- Los científicos que han participado en la expedición internacional MOSAiC han confirmado que la velocidad del calentamiento del aire en la superficie del Ártico es más del doble que en el resto del planeta desde la década de 1970.

Cientos de investigadores internacionales están analizando las mediciones hechas durante la expedición MOSAiC (acrónimo de Multidisciplinary drifting Observatory for the Study of Arctic Climate), durante la cual registraron cientos de parámetros ambientales con una precisión y frecuencia sin precedentes durante un ciclo anual completo en el océano Ártico central.

Foto: Antena3

Los investigadores publicaron en la revista Elementa algunos de los resultados de la expedición sobre la atmósfera, nieve y hielo marino, que incluye también la primera imagen completa del calentamiento global en esa zona.

Según el estudio, la extensión del hielo marino del Ártico se ha reducido casi a la mitad en verano desde que comenzaron los registros por satélite en la década de 1980.

Durante la expedición, el rompehielos alemán Polastern, con expertos de veinte países a bordo, se adentró durante un año entero, entre 2019 y 2020, en el océano Ártico y estuvo a la deriva congelado en el hielo.

La expedición MOSAiC la ha coordinado el Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI), con la colaboración de más de ochenta institutos científicos de todo el mundo y un coste total de unos 150 millones de euros (171,5 millones de dólares al cambio actual), financiados en su mayor parte por el Ministerio de Educación e Investigación de Alemania.

Foto: Ahora Noticias

«Encontramos una banquisa a la deriva más dinámica y rápida de lo esperado. Esto no solo supuso un reto para los equipos en el terreno en su trabajo diario, sino que se tradujo también en cambios en las propiedades del hielo marino y en la distribución de su espesor”, ha explicado Marcel Nicolaus, físico del hielo marino en el Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina.

Por parte española participó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como socio de la expedición, con financiación de la Agencia Estatal de Investigación.

En concreto, las labores de los científicos españoles han consistido en poner en la superficie ártica un radiómetro, instrumento similar al que lleva el satélite SMOS de la Agencia Espacial Europea, para medir el grosor del hielo marino, con el objetivo de obtener medidas de radiometría en diferentes condiciones para poder entender mejor cómo afecta el grosor de la nieve, temperatura y salinidad del hielo a la emisividad del hielo y poder mejorar las mediciones de grosor de hielo obtenidos por ese satélite.

Foto: Proceso

Se trata de una variable fundamental para monitorizar los drásticos cambios que se están produciendo en el Ártico.

El radiómetro -diseñado y desarrollado en España y puesto por el equipo del CSIC en el Ártico, una de las zonas de más difícil acceso del planeta- permitirá lograr estimaciones más fiables del espesor del hielo desde los satélites.

También los científicos españoles han sido responsables de un experimento instalado sobre la banquisa de hielo para estudiar la interacción entre el hielo marino y las señales de navegación transmitidas desde satélite, como los GPS.

En este experimento, financiado por la Agencia Espacial Europea, los equipos se proyectaron para poder operar en las condiciones extremas del Ártico, de forma autónoma y casi continua.

Sus resultados preliminares sugieren, según los expertos, que esta técnica de medición mediante señales de navegación se podría aplicar desde satélites de bajo coste para monitorizar los polos de forma continua.

Con información de EFE

También te puede interesar ver: ‘No me gusta’, la nueva opción que Twitter introduce

Tecnología

Calentamiento global puede empeorar a cientos de enfermedades infecciosas

Publicado

en

Por

México.– El cambio climático puede agravar un 58 por ciento de las enfermedades infecciosas con las que el ser humano entra en contacto en todo el mundo, desde los virus comunes transmitidos por el agua hasta enfermedades mortales como la peste, según muestra nuestra nueva investigación.

Un equipo de científicos especialistas en medio ambiente y salud hemos revisado décadas de documentos científicos sobre todos los patógenos conocidos para crear un mapa de los riesgos humanos agravados por los peligros relacionados con el clima.

Las cifras son sorprendentes. De 375 enfermedades humanas, descubrimos que 218 de ellas, más de la mitad, pueden verse afectadas por el cambio climático.

Foto: Business Insider España

Las inundaciones, por ejemplo, pueden propagar la hepatitis. El aumento de las temperaturas puede ampliar la vida de los mosquitos portadores de la malaria. Las sequías pueden atraer roedores infectados con hantavirus a las comunidades en su búsqueda de alimentos.

Dado que el cambio climático influye en más de mil vías de transmisión como estas y los riesgos climáticos aumentan a nivel mundial, hemos llegado a la conclusión de que esperar que las sociedades se adapten con éxito a todas ellas no es una opción realista. El mundo tendrá que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático para reducir estos riesgos.

Cartografía de los riesgos climáticos para la salud
Para poder prevenir las crisis sanitarias mundiales, la humanidad necesita conocer a fondo las vías y la magnitud con que el cambio climático podría afectar a las enfermedades causadas por patógenos.

Nos hemos centrado en 10 peligros relacionados con el clima vinculados al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero:

  • Calentamiento atmosférico.
  • Olas de calor.
  • Sequías.
  • Incendios forestales.
  • Fuertes precipitaciones.
  • Inundaciones.
  • Tormentas.
  • Aumento del nivel del ma.
  • Calentamiento de los océanos.
  • Cambio de la cubierta terrestre.

A continuación, buscamos estudios en los que se discutieran observaciones específicas y cuantificables sobre la aparición de enfermedades humanas relacionadas con esos peligros.

En total, revisamos más de 77 mil artículos científicos. De ellos, 830 tenían un riesgo climático que afectaba a una enfermedad específica en un lugar y/o periodo de tiempo concreto, lo que nos permitió crear una base de datos de peligros climáticos, vías de transmisión, patógenos y enfermedades.

Foto: Business Insider España

El mayor número de enfermedades agravadas por el cambio climático se debe a la transmisión por vectores, como los mosquitos, los murciélagos y los roedores. En cuanto al tipo de peligro climático, la mayoría se asoció al calentamiento atmosférico (160 enfermedades), a las fuertes precipitaciones (122) y a las inundaciones (121).

Cómo influye el cambio climático en el riesgo de enfermedades
Encontramos cuatro formas clave en que los peligros climáticos interactúan con los patógenos y los seres humanos:

Acercamiento de las enfermedades a las personas
En algunos casos, los peligros relacionados con el clima están cambiando las áreas de distribución de los animales y organismos que pueden actuar como vectores de enfermedades patógenas peligrosas.

Por ejemplo, el calentamiento y los cambios en los patrones de precipitación pueden alterar la distribución de los mosquitos, que son vectores de numerosas enfermedades patógenas humanas. En las últimas décadas, los cambios geográficos en los brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria y el dengue, se han relacionado con estos riesgos climáticos.

Acercamiento de las personas a los agentes patógenos
Las catástrofes climáticas también pueden alterar los patrones de comportamiento de los seres humanos de manera que aumenten sus posibilidades de estar expuestos a los patógenos. Por ejemplo, durante las olas de calor, la gente suele pasar más tiempo en el agua, lo que puede provocar un aumento de los brotes de enfermedades transmitidas por el agua.

En particular, las infecciones asociadas a vibrios aumentaron sustancialmente en Suecia y Finlandia tras una ola de calor en el norte de Escandinavia en 2014.

Potenciación de las enfermedades infecciosas
En algunos casos, los peligros relacionados con el clima han dado lugar a condiciones ambientales que pueden aumentar las oportunidades para que los patógenos interactúen con los vectores o incrementar la capacidad de los patógenos para causar enfermedades graves en los seres humanos.

Foto: Salud con Lupa

Por ejemplo, el agua estancada que dejan las fuertes precipitaciones y las inundaciones puede proporcionar caldos de cultivo para los mosquitos, lo que conduce a un aumento de la transmisión de enfermedades como la fiebre amarilla, el dengue, la malaria, la fiebre del Nilo Occidental y la leishmaniasis.

Los estudios han demostrado que el aumento de las temperaturas también puede contribuir a que los virus se vuelvan más resistentes al calor, lo que se traduce en un aumento de la gravedad de la enfermedad, ya que los patógenos se adaptan mejor a la fiebre del cuerpo humano.

Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que el aumento de las temperaturas globales está conduciendo a una mayor tolerancia al calor de los patógenos fúngicos. La repentina aparición en múltiples continentes de infecciones humanas resistentes al tratamiento de Candida auris, un hongo que antes no era patógeno para el ser humano, se ha asociado al aumento de las temperaturas globales. Asimismo, se ha demostrado que los hongos de los entornos urbanos son más tolerantes al calor que los de las zonas rurales, que suelen ser más frías.

Debilitamiento de la capacidad del cuerpo para hacer frente a las enfermedades
Los peligros relacionados con el clima pueden afectar a la capacidad del cuerpo humano para hacer frente a las enfermedades de dos maneras fundamentales. Pueden obligar a las personas a vivir en condiciones peligrosas, como cuando los daños causados por las catástrofes llevan a las personas a vivir en condiciones de hacinamiento que pueden carecer de un buen saneamiento o aumentar su exposición a los agentes infecciosos.

Los peligros también pueden reducir la capacidad del cuerpo para luchar contra los patógenos, por ejemplo a través de la desnutrición. Vivir en condiciones de peligro climático también puede inducir un aumento de la producción de cortisol debido al estrés, lo que lleva a una reducción de la respuesta inmunitaria del cuerpo humano.

Qué hacer para evitar el impacto del calentamiento global en las enfermedades
El cambio climático representa una importante amenaza para la vida, la salud y el bienestar socioeconómico de los seres humanos. Nuestro mapa muestra la magnitud de esa amenaza. En nuestra opinión, para reducir el riesgo, la humanidad tendrá que poner freno a las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre que alimentan el calentamiento global.

Con información de El Financiero

Continua Leyendo

Tecnología

El casquete de la Antártida Oriental, mayor capa de hielo de la Tierra aún puede salvarse

Publicado

en

Por

Reino Unido.- El casquete de la Antártida Oriental (EAIS, por sus siglas en inglés), la mayor capa de hielo de la Tierra, que alcanza grosores de hasta 4 mil 800 metros en algunos puntos, aún puede salvarse de los peores efectos de la crisis climática si el calentamiento global se mantiene por debajo de dos grados.

Investigadores de la universidad británica de Durham publicaron un estudio en la revista “Nature” en el que indican que si se cumplen los objetivos climáticos del Acuerdo de París el derretimiento del casquete solo contribuirá a elevar 50 centímetros el nivel del mar entre ahora y el año 2500.

Foto: Levante EMV

Sin embargo, la placa está formada por suficiente hielo como para elevar el nivel de las aguas en más de 50 metros, por lo que un calentamiento mayor podría contribuir a sumergir la línea de costa aún más en todo el planeta.

“Es realmente importante que no despertemos a este gigante durmiente”, advierte el investigador Chris Stokes, autor principal del trabajo.

“La conclusión clave de nuestro análisis es que el destino de la Placa Antártica Oriental está en buena medida en nuestras manos”, agrega Stokes, que detalla que el grueso casquete es más vulnerable al cambio climático de lo que se pensaba en el pasado.

Las observaciones por satélite revelan ya una reducción del hielo, que se ha retirado en algunas zonas, especialmente en lugares donde entra en contacto con corrientes oceánicas templadas.

Foto: Proceso

Los científicos estiman que si el calentamiento continúa al ritmo actual más allá de 2100, la placa puede agregar “varios metros” al nivel de los mares “durante los próximos siglos”.

En cambio, si se lograra una “reducción dramática de las emisiones de gases de efecto invernadero” y “solo un pequeño aumento de la temperatura”, el casquete antártico solo contribuiría a incrementar el volumen oceánico en dos centímetros en este siglo, “mucho menos de lo esperado por parte de Groenlandia y la Antártida Occidental”, subrayan los investigadores en un comunicado de su universidad.

El trabajo publicado en “Nature” subraya que la última ocasión en la que las concentraciones de dióxido de carbono superaron el nivel actual fue durante el periodo del Plioceno medio, hace cerca de tres millones de años.

En aquel momento, las temperaturas eran entre 2 y 4 grados superiores a las actuales y el nivel oceánico medio llegó a alcanzar entre 10 y 25 metros más.

Foto: Diario La Tribuna

Las observaciones de sedimentos marinos en la zona antártica sugieren que en aquel tiempo la placa de hielo se quebró, por lo que debió de contribuir en varios metros a esa elevación del nivel de las aguas.

“Hace tan solo 400 mil años, no hace tanto tiempo en escala geológica, existen evidencias de que una parte de la Placa Antártica Oriental se retrajo 700 kilómetros hacia el interior en respuesta a un calentamiento global de solo entre uno y dos grados centígrados”, alertan los científicos.

“Tenemos una ventana de oportunidad muy pequeña para reducir rápidamente nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el incremento de las temperaturas globales y preservar la placa de hielo”, recalcó Nerilie Abram, coautora de la investigación.

Con información de EFE

Continua Leyendo

Tecnología

¡Increíble! Científicos crean embriones de ratón sintéticos en un útero artificial

Publicado

en

Por

Israel.- Sin usar esperma ni óvulo, científicos crearon embriones de ratón sintéticos después de colocarlos en un útero artificial, reveló un estudio del Instituto de Ciencias Weizmann, de Israel.

Este método abre nuevos horizontes para estudiar cómo las células madre forman varios órganos en el embrión en desarrollo y, algún día, puede hacer posible el cultivo de tejidos y órganos para trasplante utilizando modelos de embriones sintéticos.

Foto: Twitter

“El embrión es la mejor máquina para fabricar órganos y la mejor bioimpresora 3D; tratamos de emular lo que hace”, dijo el profesor Jacob Hanna del Departamento de Genética Molecular de Weizmann, quien dirigió el equipo de investigación.

Los científicos, que ganaron un Premio Nobel en 2012, ya saben cómo restaurar las células maduras a su “troncalidad”.

“Hasta ahora, en la mayoría de los estudios, las células especializadas a menudo eran difíciles de producir o aberrantes, y tendían a formar una mezcla en lugar de un tejido bien estructurado adecuado para el trasplante. Logramos superar estos obstáculos liberando el potencial de autoorganización codificado en las células madre”, explicó.

El equipo de Hanna se basó en dos avances anteriores en su laboratorio. El primero era un método eficiente para reprogramar las células madre de vuelta a un estado ingenuo, es decir, a su etapa más temprana, cuando tienen el mayor potencial para especializarse en diferentes tipos de células.

Foto: Milenio

El segundo fue el dispositivo controlado electrónicamente que el equipo había desarrollado durante siete años de prueba y error para cultivar embriones de ratón naturales fuera del útero. El dispositivo mantiene a los embriones bañados en una solución nutritiva dentro de vasos de precipitados que se mueven continuamente, simulando la forma en que los nutrientes son suministrados por el flujo sanguíneo a la placenta y controla de cerca el intercambio de oxígeno y la presión atmosférica.

Es importante destacar que los modelos sintéticos se desarrollaron hasta el día 8.5 (casi la mitad de los 20 días de gestación del ratón), etapa en la que se habían formado todos los progenitores de órganos tempranos, incluido un corazón que late, circulación de células madre sanguíneas, un cerebro con pliegues bien formados, un nervio tubo y un tracto intestinal.

Foto: NIUS

En comparación con embriones de ratón naturales, los modelos sintéticos mostraron una similitud del 95 por ciento tanto en la forma de las estructuras internas como en los patrones de expresión génica de diferentes tipos de células. Los órganos vistos en los modelos dieron todos los indicios de ser funcionales.

Con información de El Financiero

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.