Ponte en contacto

Cultura

Conoce las obras más importantes de Leonardo Da Vinci

Publicado

en

México.– Sin duda alguna la obra de la Mona Lisa también conocida como la Gioconda, es una de las pinturas más destacadas de Leonardo Da Vinci, es catalogada como un ícono del arte, muy resguardada y valorada. Pero, cabe resaltar que no sólo esta es la obra más importante del afamado artista, hoy te vamos a presentar otras que son muy relevantes.

Uno de los intereses centrales de Leonardo da Vinci fue crear personajes ambiguos: que dijeran sin decir, que mostraran por lo bajo. Quizá haya sido por esto que las sonrisas de sus personajes estaban ahí, escondidas detrás de un gesto que de entrada no da la bienvenida, o que sus miradas estuviesen veladas con intenciones desconocidas. Si bien es cierto que fue un hombre dedicado al arte, puede decirse también fácilmente que dedicó su vida al análisis del ser humano y de su entorno natural. Su legado es multidireccional, puesto que apunta a diversas áreas del conocimiento con profundidad y certeza: en cada una certero, en cada una innovador, en cada una, Leonardo.

El hombre de Vitruvio (1490)
Conocido también como Estudio de las proporciones ideales del ser humano, fue inspirado en un estudio realizado originalmente por el arquitecto Marco Vitruvio Polión sobre la relación de las proporciones humanas con el estudio de la geometría, por lo que heredó su nombre a perpetuidad. De manera general, representa el equilibrio perfecto del cuerpo humano, con anotaciones al margen originales del autor.

Hombre fiel al Alto Renacimiento Italiano, Da Vinci hace un ensayo de la corriente antropocentrista, que sostiene que el centro del Universo es el hombre: la criatura predilecta de Dios, a quien hizo «a su imagen y semejanza». Sin embargo, dejando de lado el origen divino del ser humano, lo que predomina en la composición del dibujo es el afán cientificista de la obra de Leonardo da Vinci. Todo apunta a la perfección anatómica del ser humano, que supera, según esta corriente del pensamiento, a cualquier otro mecanismo natural o animal de la Creación.

Foto: El Imparcial

Lo interesante de este dibujo en tinta, sin duda, es la permanencia que ha tenido en el tiempo. Además de convertirse en uno de los íconos fundamentales del pensamiento antropocéntrico —así como del Renacimiento italiano en general e incluso de la Historia del Arte—, lo cierto es que llama la atención que se haya conservado tan bien estando en uno de los diarios personales del autor. Tiene reminiscencias del pensamiento griego en tanto que guarda un cuidado milimétrico por las formas ideales, pero destaca aún más el interés casi obsesivo por las medidas y proporciones del cuerpo.

Aportaciones científicas y dibujos anatómicos
Es bien sabido que Leonardo se interesó por distintos campos del quehacer humano, y que en cada uno tuvo aportaciones importantes. Como se mencionó anteriormente, Da Vinci tenía un gusto particular por guardar cuadernos con sus anotaciones de interés general, llevó varios diarios en los que escribía sobre sus inventos científicos y aportaciones arquitectónicas, así como distintos dibujos explicando la naturaleza de los embarazos, del corazón y del funcionamiento de los músculos.

Desde la invención de la bicicleta, la implementación de la servilleta en la mesa y recetas de cocina, hasta la creación de máquinas de guerra poderosas, este artista italiano llevó un seguimiento minucioso en papel de todo aquello que le llamaba la atención, y en lo que ocupaba gran parte de su tiempo.

Foto: Cultura Colectiva

Además del interés profundo que Leonardo mostraba por las ciencias duras, es indiscutible que tenía una fascinación particular por la estética de lo grotesco. En varios de sus bocetos se aprecian mujeres hombrunas, o ancianos de perfiles exagerados; sin embargo, en el otro extremo están rostros de mujeres ejecutados con exquisitez en tinta, lo cual demuestra la gran gama de posibilidades de realización de bocetos que el artista dominaba. En estos registros personales es evidente cómo el artista empieza a jugar con su estilo esfumado, y con rasgos específicos en los rostros que caracterizan a su obra en general.

La virgen de las rocas (1483-1486)
La composición muestra a la Virgen María, con un Jesús recién nacido siendo adorados por Juan el Bautista, identificable por tener las manitas juntas a manera de oración y el halo que le rodea la cabeza. Si bien, las representaciones de esta reunión entre Juan y la sagrada familia eran muy comunes en la Florencia renacentista por ser el santo patrón de la zona, este es un pasaje que no se encuentra en la Biblia.

Foto: Le Miau Noir

Este óleo sobre madera introduce por primera vez un fondo rocoso a la escena, que se acostumbraba pintar como habiendo sucedido en una cueva; lo cual le dio su inusual nombre de La virgen de las rocas. La identidad del ángel en el extremo derecho ha dado pie a controversia, dado que aparece en la descripción dentro del Louvre como Uriel, de acuerdo con la leyenda original de este encuentro, pero como Gabriel en el sitio web del museo, pues así es identificado en el evangelio apócrifo de Juan el Bautista.

La última cena (1498)
Siguiendo la línea de escenas bíblicas, Ludovico Sforza le pidió a Da Vinci que realizara un mural al fresco para el refectorio del convento dominico de Santa Maria delle Grazie, nuevamente en Milán. Es una de las obras de mayor formato del artista italiano, y rompe con la manera tradicional de trabajar el fresco: en lugar de hacer la preparación acostumbrada, es un mural de 880 x 460 cm ejecutado al temple y en óleo sobre yeso, lo cual ha traído serios problemas de conservación debido a la humedad de la construcción.

De la obra resalta la diversidad de formas y el dinamismo con el que están dotadas, lo cual muestra las diferencia claramente las unas de las otras. El artista pretendía proyectar la reacción de los apóstoles al momento en que Jesús afirma que alguno de ellos lo entregará ante las autoridades romanas, y los discípulos se desviven por saber quién de ellos traicionaría al maestro.

Foto: Cultura Genial

La escena divide a los personajes en grupos de tres para simbolizar la trinidad, sagrada para el cristianismo, pero también puede interpretarse a partir de la secuencia Fibbonacci: una mesa, una figura central, dos paredes, figuras agrupadas en tres, cinco grupos de figuras, ocho patas en la mesa y trece figuras en total. Los personajes no son pesados a pesar de llevar ropas densas encima, y en sus expresiones se muestra una calma extraña.

Salvator mundi (1500)
En la iconografía cristiana, que Jesús tenga una mano levantada con dos dedos arriba significa que está dando una bendición al espectador. Tal es la disposición de la figura que muestra esta obra, mientras que en la otra sostiene una esfera de cristal, que representa al mundo y a la ‘esfera celestial’. De aquí que se interprete como Cristo, el salvador del mundo.

Lo que resulta verdaderamente interesante de esta pintura es que se consideró perdida hasta 2005, cuando Robert Simon, un especialista en arte antiguo la adquirió por menos de diez mil dólares en una subasta en Nueva Orleans, la obra había sido repintada tantas veces que parecía una copia de mala calidad. Después de varios procesos de restauración, fue autenticada como el original por la Universidad de Nueva York y exhibida en la National Gallery. En noviembre de 2017 fue vendida en una subasta en Christie’s por 450.3 millones de dólares, hasta ahora el récord a la obra más cara que se ha comprado en toda la historia del mercado del Arte.

Foto: Wikimedia Commons

Recientemente esta obra ha estado en medio de una gran polémica que pone en duda la autoría de Da Vinci ante esta obra.

Anunciación (1472-1475)
Este es uno de los pocos trabajos sobrevivientes de la juventud de Da Vinci, realizado como un encargo cuando era aprendiz en el taller de Andrea del Verrocchio, de manera que al principio la obra se atribuyó a Domenico Ghirlandaio, otro de los aprendices.

Foto: Slobidka

Sin embargo, los dibujos preparativos de la figura del ángel fueron reconocidos como el trabajo de Da Vinci; Verrocchio usaba trazos pesados y pintura con base plomo, mientras da Vinci usaba pinceladas más delicadas y pintura sin plomo, por lo cual al realizar radiografías a la obra, los trazos de Verrocchio eran obvios y el ángel de da Vinci era prácticamente invisible.

San Juan Bautista (1508-1513)
Posiblemente la última pintura de Da Vinci, la sonrisa de este San Juan Bautista recuerda a la de la Mona Lisa, mientras su dedo índice apunta hacia arriba, un gesto enigmático que el artista usa también en La última cena y el bosquejo en carboncillo de otra escena de Juan el Bautista en la que está acompañado de la Virgen María, Jesús como niño y Santa Ana.

Foto: WikiArt

San Juan Bautista es una de las obras más controversiales de Da Vinci por el efecto andrógino del claroscuro, que magnifica la ambigüedad entre cuerpo y espíritu, aunque también ha sido señalado por algunos como la confirmación de la homosexualidad de Da Vinci.

La mujer del armiño (1490)
Retrato de Cecilia Gallerani, la amante de uno de los duques más importantes de Milán: Ludovico Sforza. El mecenazgo fue uno de los ejes más importantes de su vida, por lo que se le critica históricamente por estar al servicio de las familias más corruptas de la época, particularmente de los Medici. Sin embargo, esta mujer fue una amiga cercana suya, a pesar de los intereses económicos y las relaciones políticas que el artista guardó en vida.

Foto: El Heraldo

El animal que lleva entre brazos, un armiño, simboliza la realeza italiana, y está retratada en tres cuartos de perfil que, para la época, ciertamente era innovador.

Con información de Cultura Colectiva

También te puede interesar ver: Así fue cuando Tláloc llegó a la ciudad de México

Cultura

Gilberto Haaz Diez – Con los libros

Publicado

en

Por

Puedo presumir que he leído desde chamaco, desde que mi padre en nuestro pueblo nos inculcó la lectura en los periódicos, en aquel viejo Excélsior, que era el Periódico de la Vida Nacional y la Revista Siempre, del maestro José Pagés Llergo. Luego, al paso del tiempo me fui metiendo en los libros hasta tener, ahora mismo, en mi biblioteca unos 3900 libros que debo donar a alguna biblioteca en cuanto felpe y entregue cuentas al Patrón. No habré de haber leído todos, porque hay algunos que luego comienzas y a las 10 páginas ya vez que no vale la pena y entran a la biblioteca, y también decía un escritor que no hay quien haya leído más de mil libros en su vida, debe ser cierto. La gran escritora Irene Vallejo, autora del Infinito en un junco, ha dicho que ‘Los libros apuntalan la democracia porque son un obstáculo para quienes quieren manipular la historia’. Los que solemos escribir, aunque seamos aldeanos, de pueblo, es una obligación leer. Cito a Irene: “Narramos, escribimos y leemos porque hemos fabricado la fabulosa herramienta del lenguaje humano. Por medio de las palabras, podemos compartir mundos interiores e ideas quiméricas.” Hay libros difíciles. Manuel Vicent, cuando escribió su memorable texto sobre Marilyn Monroe, casada con el intelectual Arthur Miller, se le vio leyendo el Ulyses de James Joyce, una cima difícil de alcanzar, y Vicent le dedicó una columna extraordinaria, sobre esa mujer que vivió una vida difícil y sufrió en carne propia al mismo personaje de Ulyses.  

LA FERIA DEL LIBRO CHAYOTERA 

Ahora que en Orizaba se está celebrando la Feria Iberoamericana del Libro Orizaba (FILO), me di una vuelta al exconvento de San José de Gracia, un sitio bellísimo que fue convento de la Nueva España y que el Ayuntamiento, con la aprobación del INAH, lo está remodelando para hacerlo brillar y utilizarlo para eventos especiales, que pueden ser bodas o conciertos o lo que se pueda, sin llegar a degenerar el sitio. Compré unos libros, caminé entre las editoriales y me acordé que he estado un par de veces en la Feria de Guadalajara en un llano, la afamada FIL, la numero uno del mundo, y otra vez husmeé en la Feria del Libro de Madrid porque, cuando allá llego me meto a la librería del Corte Inglés a dejar parte de mi quincena buscando a los afamados escritores españoles, sobre todo, a los de El País, que son como Messi y Cristiano Ronaldo en la escritura, y me apodero de los que puedo, tengo autores favoritos, Manuel Vicent es uno y Juan Eslava Galán, el otro, que ha escrito libros señeros como ‘Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie’ y ‘La Primera y Segunda Guerra Mundial contada para escépticos’. Luego uno sufre porque el libro pesa mucho y en las líneas aéreas, Iberia o Aeroméxico, la maleta suele pesar mucho y el costo del sobrepeso te deja como a Derbéz, cuando Azcárraga le negó entrevistas en Televisa, y uno alcanza decir: Fue horrrrribleeee. Me entran de repente los temas, hace nada leí todo sobre Berlín y terminé siendo un experto por el gran autor, Antony Beevor, después de leer eso se entiende la brutalidad de cómo fue tratada Berlín después de la guerra. Y ahora estoy súper metido en uno llamado ‘La corte del Zar rojo’, la historia de Stalin y Beria y todos esos criminales rusos, que hicieron de ese país sangre y más

sangre, en aquella purga cuando veían enemigos por todos lados, hasta llegar a la Segunda Guerra Mundial cuando se sentó al lado de Churchill y un Roosevelt enfermo que le entregó medio Europa y medio Berlín criminalmente, y al final de su periplo, terminó muerto, algunos dicen que envenenado por Beria, luego al mismo Beria le aplicaron el fusilamiento. Eran criminales históricos y vivían felices narrando sus crímenes, en esas ando. Los libros suelen llevarte al pasado y presente, suelen enseñarte cómo ha sido la vida, ahora mismo se disputa esa herencia con el otro sanguinario, Vladimir Putin contra Ucrania, historia que se repite cuando los dictadores llegan a apoderarse de los países. Pero hay que leer. No hay de otra. 

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Correo del exalcalde Gardoqui sobre el Acuario

Continua Leyendo

Cultura

Continúa el Centro Cultural Atarazanas promoviendo el patrimonio cultural veracruzano

Publicado

en

Por

Xalapa, Ver.- El Instituto Veracruzano de la Cultura, a través del Centro Cultural Atarazanas, invita a creadoras, creadores, agentes culturales y público en general a un conversatorio virtual sobre el patrimonio cultural de la ciudad de Papantla. La actividad se transmitirá el próximo 12 de mayo a las 18:00 horas, a través de la cuenta de Facebook @CentroCultural Atarazanas.

En esta ocasión, el programa de conversatorios virtuales “Patrimonio Cultural” contará con la participación del promotor Mauricio Jiménez, quien compartirá sus conocimientos acerca de las tradiciones, costumbres, saberes, artesanías, fiestas y rituales de la comunidad de Papantla, Veracruz.

Mauricio Jiménez López es miembro del Consejo Totonaco de Organizaciones y Comunidades de Papantla, institución dedicada a la enseñanza de la lengua totonaca a jóvenes y niños de la región.

El IVEC reitera la invitación a este conversatorio virtual acerca del patrimonio cultural del municipio de Papantla, Veracruz, que se realizará el jueves 12 de mayo a las 18:00 horas, a través de la cuenta de Facebook @CentroCulturalAtarazanas. Consulta la programación completa del IVEC en su página oficial www.ivec.gob.mx, así como en las redes sociales Facebook, Instagram y YouTube: @IVECoficial, y el Twitter: @IVEC_Oficial.

Continua Leyendo

Cultura

Promueve IVEC la producción cinematográfica veracruzana en el Museo Teodoro Cano

Publicado

en

Por

Xalapa, Ver.- El Instituto Veracruzano de la Cultura, a través del Museo Teodoro Cano, invita a la presentación del largometraje Toro entre aguas, cinta de Muriel Escalera, que se realizará en el auditorio del recinto el viernes 13 de mayo, a las 18:00 horas. Esta actividad busca incentivar a las personas al acercamiento a la creación y producción cinematográfica y audiovisual, mediante la difusión de documentales realizados en el estado.

Toro entre aguas relata la historia de la joven Ariana y su amor por un toro Cebú. En la celebración de las Fiestas de la Candelaria, Cebú será llevado al pueblo para ser perseguido y entre los persecutores se encuentra Manuel, esposo de la protagonista y padre del bebé que esperan. Manuel enfrenta a la muerte bailando el son El toro Zacamandú ante los ojos de Ariana; mientras que los músicos del pueblo tocan la danza final.

Originaria de Xalapa, Veracruz, Muriel Escalera Pale es egresada de la Universidad del Cine, de Buenos Aires, Argentina. En su ciudad natal estudió el género del son jarocho, del que trata su primer largometraje: Toro entre aguas. En la Ciudad de México realizó diversos talleres cinematográficos y trabajó para varias productoras locales. En Argentina dirigió los cortometrajes Gritos y La comisura. Es fundadora de la productora Jaratuk, con la que realiza su segunda película, El círculo virtual. Actualmente es programadora y encargada de las relaciones públicas de la sala independiente Cinema Nahual, catedrática en la Escuela Veracruzana de Cine Luis Buñuel e integrante de la banda musical Río Jarana.

El IVEC reitera la invitación a la proyección de Toro entre aguas el próximo 13 de mayo a las 18:00 horas, en el auditorio del Museo Teodoro Cano. Para consultar la cartelera de actividades del Museo Teodoro Cano  visita la página de Facebook @MuseoTeodoroCano. Conoce la programación completa del IVEC en www.ivec.gob.mx, así como las redes sociales @IVEC_Oficial.

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.