Ponte en contacto

Columnistas

Fernando Belaunzarán-Para entender al Presidente

Publicado

en

Por Fernando Belaunzarán

¿A qué se debe la tenaz propensión por mentir y difundir realidades alternas desde Palacio Nacional? ¿Por qué los malos resultados de las políticas públicas son negados o ignorados pese a la evidencia? ¿Por qué se insiste en lo que no funciona y se atenta cotidianamente contra el sentido común? ¿Por qué la propaganda se ha vuelto tan central y prominente que impone eventos surrealistas, como el recibimiento solemne de cada cargamento de vacunas o la inauguración de una pista de aterrizaje con los tres poderes de la unión? ¿Por qué el plan de vacunación no responde a la necesidad de salvar el mayor número de vidas en el menor tiempo posible?

La confusión y el azoro provienen de dar por sentado que el gobierno quiere lo que la población espera de cualquier administración: que contribuya a mejorar su calidad de vida y enfrentar los inconvenientes cotidianos. Pero quien hoy lo encabeza tiene otros planes más ambiciosos que no siempre se compaginan con dichas necesidades efímeras y terrenales.

Es cierto que el actual gobierno se parece a los anteriores en vicios y fallas, pero es distinto en los objetivos. No es lo mismo tener como prioridad resolver problemas para mejorar las condiciones económicas y sociales del país que pretender ser, en sí, el acontecimiento histórico que marque un antes y un después en el devenir de la República.

Si en algo no nos ha mentido Andrés Manuel López Obrador es que quiere encabezar una “revolución pacífica” a la altura de los tres grandes hitos de la historia oficial que se acuñaron en el México posrevolucionario. Su empeño está centrado en forjar su propia biografía.

En las revoluciones, el grupo victorioso asume el poder, establece sus reglas, margina a los representantes del “viejo orden” e impone el culto al nuevo grupo gobernante, empezando por el del gran líder. Muy diferente a los cambios de gobierno en democracia, que nunca son definitivos y en donde los derrotados de hoy podrán ser los victoriosos del mañana. Esa posibilidad que tuvo López Obrador de retornar como opositor a la siguiente elección y ganar la Presidencia es la que hoy está en riesgo.

El cambio de era que presumen los nuevos empoderados es de ruptura con la transición que abrió paso a las alternancias, buscando retornar a un régimen centralizado y vertical comandado por el caudillo que necesita prevalecer indefinidamente para garantizarse la inmortalidad heroica que sueña para sí. La historia, sobre todo la de bronce, la escriben los ganadores.

Los cambios revolucionarios implican grandes sacrificios. La Independencia, La Reforma y la Revolución fueron episodios cruentos con indeterminadas víctimas. ¿Quién se detiene a pensar en los muertos, el dolor, la cantidad de huérfanos, la caída económica o los abusos, cuando se hace historia a esos niveles? La idea del país prometido lo justifica y redime todo, aunque prevalezca la injusticia, la corrupción, los privilegios y todo aquello contra lo que decían pelear. Si para concentrar el poder en las manos de los redentores de la cuarta transformación se genera más pobreza, desempleo y desigualdad y se producen muchas muertes evitables, serán los daños colaterales de la grandeza anhelada, el doloroso, pero ineludible costo para que el guía del pueblo pueda entrar al panteón de los próceres de la patria.

Eso explica que el plan de vacunación rompa patrones y comience por las zonas más apartadas, donde hay menos contagios. Recurren a la ideología para tener el pretexto de inmunizar a su verdadera prioridad: los operadores electorales del régimen que servirán de brigadistas. La revolución requiere de la derrota total de los reaccionarios, es decir, de quienes discrepan de ese proyecto megalómano de dudosa viabilidad, lo que hoy pasa por las urnas.

Ahí está la respuesta de por qué López Obrador no varía ni ajusta la ruta, a pesar de las ingentes vicisitudes. El plan es hacerse de todo el poder y de eso depende lo demás. Lograr tamaña protestad, como enseñó Maquiavelo, es, finalmente, un asunto de fuerza. Las revoluciones triunfan con las armas y en ellas se sostienen. Aquí llegaron con votos, pero vaya que han consentido a quienes ostentan el poder militar. Saquen sus conclusiones.

Publicado en Excélsior 16-02-21

Publicidad

Columnistas

Marco Antonio Aguirre – Diputado Pérez Bernabe de Morena, desvía los apoyos a damnificados

Publicado

en

Por

Místicos y Terrenales

  • Diputado Pérez Bernabe de Morena, desvía los apoyos a damnificados
  • Pérez Bernabe, el cacique de Gutiérrez Zamora
  • Miles de familias damnificadas quedaron fuera del censo

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

El “censo” para la entrega de apoyos a los damnificados por el huracán Grace sí tuvo serias deficiencias, porque hubo afectados que no fueron censados y hasta casas censadas en las que no les entregaron los apoyos.

Pero hubo quienes aprovecharon “el censo” para sacar raja política, como el diputado federal Jaime Humberto Pérez Bernabe, quien en Gutiérrez Zamora, maniobró para que los servidores de la nación incluyesen en ese levantamiento sólo a su familia, a sus amigos y a simpatizantes de Morena ampliamente identificados.

Pérez Bernabe es un muy buen ejemplo de como sí hay quienes se aprovecharon de la desgracia para jalar agua a su molino. Y lo hizo en Gutiérrez Zamora, donde tiene su casa, su querencia y donde ya fue síndico y presidente municipal.

O sea, que está preparando el terreno para seguir pegado a la ubre política.

El ahora diputado reelegido por Morena, por eso manejó a los servidores de la nación para que sólo incluyesen en el censo a sus simpatizantes, como para decirle a los demás, “si no están conmigo, no les toca nada”.

Ese tipo de actitudes es lo que llevó a que el registro levantado por el gobierno federal fuese un gran y estruendoso fracaso.

Ahora en Gutiérrez Zamora les llaman “vividores de la nación” a quienes levantaron el supuesto padrón y que sólo están para servirle a Pérez Bernabé, no a los encargados de Bienestar y mucho menos al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pérez Bernabé ejerce ese control, porque desde un principio él fue quien designó a los funcionarios federales de Bienestar y quien coloca personal en el ayuntamiento.

Vaya, ya le falta poco, muy poco para convertirse en el cacique de Gutiérrez Zamora.

Por lo pronto, los apoyos se concentraron en su familia, sus amigos, sus seguidores, los simpatizantes de Morena bien identificados. O sea pues, en sus votantes seguros y potenciales.

¿Ya tendrían instrucciones desde antes de hacer un censo bien selectivo o se le ocurrió sobre la marcha a Pérez Bernabé?.

Hay familias que perdieron todo y a las que nada les dieron.

Y cuando reclamaron, les dijeron que ya no hay apoyos, que el censo ya se cerró, que qué lastima, que se esperen al próximo huracán, o cosas por el estilo.

Eso fue crueldad, dijeron habitantes del municipio.

En cambio, a los favorecidos, les dieron apoyos a más de uno en un mismo domicilio.

Si en un lote viven la mamá y sus tres hijos, cada uno con su familia, a cada uno le dieron 35 mil pesos para reparar la vivienda, aunque la casa sea la misma.

Si en una familia les toca de a una hectárea de siembra, porque ya no hay más tierra, a cada uno le tocaron 4,500 pesos por la afectación.

Así los apuntaron para que les tocase el beneficio.

Y a otros que de verdad necesitan la ayuda, a esos no les tocó ni el consuelo.

Es lo mismo que se repitió en toda la zona norte del estado afectada por el huracán Grace.

Por eso siguen los bloqueos carreteros, aunque López Obrador le pidió a la población que no lo hicieran, porque a todos les iba a tocar el apoyo.

Pero no le llegó a todos, si no nada más a unos cuantos y muy selectos.

Porque hubo discriminación en el censo y el reparto de los apoyos.

Ese coorporativismo que dice el presidente que ya no existe, ahora se maneja de otra forma.

Y el ejemplo es Pérez Bernabé, el casi cacique de Gutiérrez Zamora.

¿Ahora que va a ocurrir con quienes no les dieron apoyos?.

Porque el reparto terminó el 21 de septiembre.

A quienes no fueron incluidos en el censo les piden que tengan paciencia, que comprendan que el recurso no alcanza para todos, como si eso les fuera a resolver los problemas.

Vaya, hay hasta cinismo de algunos dirigentes de Morena y de sus allegados, como el comisionado del Partido del Trabajo (PT), Vicente Aguilar Aguilar, quien reconoce que hay personas y localidades a las que no les tocará el apoyo, porque el gobierno “está rebasado”, pero pide “paciencia” a la población, para que “les llegue lo que les habrá de llegar”.

¿Y qué les habrá de llegar?.

En una de esas, nada.

En cambio, los afectados acusan que en las casas de los familiares y amigos de los “vividores de la nación” (así los llaman ahora) hay mas de un beneficiario en domicilios.

“Y lo peor, sin que sus casas tengan daños mayores, mientras que quienes tuvimos fuertes destrozos, a un mes del huracán, nos niegan el apoyo”, apunta una profesora afectada.

Nadie los ayuda, ni siquiera el ayuntamiento, mucho menos el gobierno del estado.

Por eso es que los favoritos del nuevo cacique, esos ya se compraron sus motocicletas o sus celulares nuevos (porque de esos aparatos hubo pérdidas por el huracán) y reactivaron las ventas de algunas tiendas populares, además de que -como siempre- le dieron gusto al gusto y las cantinas y bares fueron de los primeros beneficiados con el nuevo flujo de efectivo.

El casi cacique de Gutiérrez Zamora con eso puede decir que sí ayudó a reactivar la economía del pueblo.

Pero en cambio los damnificados que no fueron incluidos en el censo, piden que manden a supervisar a quién se le entregó el recurso, para que vean que sí hay favoritismo.

También reclaman que si el presidente Andrés Manuel López Obrador dice que hay dinero suficiente para atender a todos los damnificados, porque se les niega el apoyo a muchos, que un mes después del paso del huracán siguen con daños y sin nada ni nadie que los respalde.

Dicen que censaron 66 mil viviendas en el estado y que son

2,310 millones de pesos los entregados como apoyos a viviendas.

¿Y las que no fueron censadas o no se les dio el apoyo, cuándo las atenderán?.

Son terrenales, y a veces sí se acuerdan de como los tratan los místicos.

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – El mes de la patria y Cuba

Publicado

en

Por

*Martin Luther King: “Al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos”. Camelot. 

Por Gilberto Haaz Diez

EL MES DE LA PATRIA Y CUBA  

Con la llegada del dictador Díaz-Canel a México lindo y querido, arropado y apapachado por la 4T, con la idea de hacer la nueva OEA, cosa que no les resultó, fui a mi hemeroteca a revisar algo que escribí en aquel año de 2009, cuando fui a Cuba unos días. Va un pedacito.  

EL EDIFICIO DE LOS BACARDI 

Oteo a un lado y veo el Edificio Bacardí. Una joya arquitectónica del Art Decó. En 1930, cuando se construyó era el edificio más alto de la Isla, con mármol y granito de muchas naciones de Europa, construida en 300 días por la compañía Grasyma de Wansiedel, Baviera de Alemania. La historia de la familia Bacardí va ligada a Cuba, herederos y creadores del mundialmente famoso ron, tuvieron que emigrar a Miami cuando llegó la Revolución. Se llevaron su marca registrada y luego de mucho andar terminó patentándose entre Estados Unidos y República Dominicana. Impresionante y bello edificio, mármol todo y de altura en los pisos, de piso a techo, de 12 pisos, es de seis pisos, pero asemeja al Empire State neoyorkino, en la parte donde uno toma los elevadores. Me atrevo a asegurar que fueron los mismos arquitectos que construyeron ambos. Unas fotos para la colección y una entrada escasamente a un bar allí dentro, donde sirven café y bebidas y botanas. 

Salgo a la calle y en el lobby pregunto a la empleada si la parte de arriba del edificio Bacardí está habitada o son oficinas. Son oficinas, me dijo. ¿Privadas?, me atreví. Aquí nada es privado, todo es del Estado, terció un joven que estaba de pie al lado. Platicamos. Dijo llamarse Carlos Rafael. Lo abordé. Respondió. Es estudiante de arquitectura, 23 años, joven que dice sentirse a gusto viviendo en este sistema. “Todos los países tienen problemas”, se justificaba. Va a la carrera de arquitectura y presume la educación de Cuba. Dice tener familia en Europa, pero no quiere llegar hasta que no tenga el título: “No quiero ser un negro más, quiero ser algo”. Con libro bajo el brazo le cuestiono qué lee. Promesa del Ángel, un libro de los pretorianos. Joven preparado, con lenguaje de estudiado y con educación. Me despido y le deseo suerte. En sus limitaciones y penurias económicas entienden que el estudio para ellos lo es todo, y allí se meten con dedicación. 

El bello edificio Bacardí, es una de las grandes propiedades que Fidel Castro expropió y no liquidó a sus dueños, esa y cientos de edificios y hoteles -cuando México expropió el petróleo, el gran Lázaro Cárdenas pagó a las empresas petroleras, inglesas y americanas, su indemnización por la expropiación-, Cuba y el barbón no lo hicieron y por eso, desde aquellos años, Estados Unidos mantiene un embargo, que no bloqueo, no confundir, un embargo porque los barbones no indemnizaron cómo debieron hacerlo, porque no eran propiedades suyas, eran de sus dueños.  

AQUEL GRAN SCHUMACHER 

Me habían recomendado ver el documental película de Netflix, del gran piloto alemán Michael Schumacher. Ayer, embebido lo vi, demora una hora y pico, pero es extraordinario, no solo para quienes gustan de las carreras de Fórmula Uno, para cualquiera que pueda ahondar en un caso de la vida real que termina en tragedia. Estrenado hace poco, narra las peripecias del piloto alemán, Campeón de Fórmula Uno 7 veces, dos con Benetton y cinco con la escudería Ferrari, que es en autos como el Vaticano para el Papa. Allí escribieron de aquel episodio cuando Ferrari no ganaba premios y tuvo que llegar el gran piloto alemán, parte de su vida hasta llevarlo a un sitio de nieve donde sufrió una tragedia. Hablan la esposa y los hijos del gran piloto, y amigos dan testimonio de su caminar por las pistas, incluido el actual campeón, Sebastián Vettel. No dan el desenlace de cómo termina en su vida, lo dejan a qué lo imaginemos, tuve que ir al Internet para conocer qué demonios había pasado en ese sitio de esquiar. Véanla, está en Netflix.   

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra – Desorden operativo y administrativo en la Guardia Nacional

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD

El presidente de la República ha propiciado la generación de violaciones flagrantes a diversas normas vigentes, entre ellas las de reciente creación, las de la Guardia Nacional. 

Si bien por medio de un artículo transitorio de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los legisladores federales y legislaturas locales aprobaron que el presidente hiciera uso de las Fuerzas Armadas, para combatir a la delincuencia, lo cierto que esa facultad está acotada. 

A López Obrador no le aprobaron que, por medio de un simple oficio, la Guardia Nacional, de naturaleza civil, con funciones de policía, quedara bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional ¡Un simple oficio bastó! Así violentó la Constitución y el mando quedó bajo el control del Ejército Mexicano, de suyo grave violación. Nadie protesta y López hace de las suyas. Rosa Icela Rodríguez, dada su incapacidad e ignorancia, hace mutis. 

De acuerdo a la abrogación de la ley que le daba vida a la Policía Federal, todos los bienes (el patrimonio) pasarían al dominio de la Guardia Nacional, así como el personal operativo; salvo aquellos elementos que no desearan incorporarse a la Guardia, serían reubicados o liquidados al 100%. Ahí empezó el caos administrativo, lo que motivó paros y manifestaciones de elementos de la desaparecida Policía Federal. Los cambios y liquidaciones empezaron a ser “escamoteados”. 

Durazo abandonó la Secretaría de Seguridad, la dejó hecha un desastre, por supuesto también en el ámbito de la seguridad pública, más asesinatos que nunca y otros tantos delitos. Luego vendría el nombramiento de Rosa Icela Rodríguez, sin experiencia en la materia, a quien le quitaron el mando de la Guardia Nacional, aunque la mandan al frente para rendir informes de lo que no hace. 

Por cierto, la senadora Lily Tellez, le dio una exhibida vergonzosa a la Secretaria Icela Rodríguez, en su comparecencia en el Senado el martes pasado; la dejó nerviosa. Al final ni el libre que le obsequió la senadora le recibió, se volteó para evitar recibirlo. La Secretaria Icela tuvo tantos errores (le temblaba la voz) que cometió serias torpezas, como aquella cuando afirmó que en 50 estados se concentran el 50% de los homicidios ¡Por dios! Mientras los Secretarios de Marina y la Defensa Nacional, agachaban la cabeza, al igual que el titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo (nada tenía que hacer en ese lugar); bueno, el Secretario de Gobernación, prefirió abandonar la sesión de la vergüenza ¿Para qué la ponen a hablar de un tema que desconoce y la Guardia Nacional no depende de ella? Son un desastre. 

A través de las investigaciones realizadas por la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), dieron a conocer más irregularidades en la Guardia Nacional ¡Pésimo manejo del presupuesto! 

No han contratado a personal para ocupar las nuevas plazas; no, el Secretario de la Defensa Nacional, manda soldados para que ejerzan funciones de policía en la Guardia Nacional, así se ahorra muchos millones de pesos, de paso comete delitos por usurpación de funciones ¿A dónde irá a parar ese dinero? Aún es un secreto. Tampoco aplica los recursos para construir los “cuarteles” que ofreció el presidente; no compran nuevas unidades automotrices ni equipo ¿En qué se van algunos recursos del presupuesto? En gasolina, servicios básicos (luz, agua, teléfono) o uniformes. Se trata de una corporación disfuncional. El dinero de la corporación civil se lo gastan los militares ¡Así de mal están! Todo por orden presidencial. 

59 mil 396 elementos que laboran en la Guardia Nacional, no cobran salario del presupuesto de la corporación; esto es, solo aplican el 41% del presupuesto para salarios, en tanto el resto lo paga la Defensa nacional, según la MCCI, por voz de Leonardo Nuñez González y Jorge Andrés Castañeda. No solo es desorden administrativo, cometen delitos penales. 

De los 190 cuarteles construidos para la Guardia Nacional, ninguno pertenece a la corporación, todos son propiedad de la Secretaría de la Defensa Nacional, así que el dinero del presupuesto no se ha ejercido ¿Más ahorros? ¿De dónde obtiene el dinero la Defensa Nacional? ¿Será por aquello de tanta obra pública que realizan los soldados y de ahí obtienen el material? Seguramente son datos de seguridad nacional ¿Ahora entienden el por qué de los fracasos en la lucha en contra de la delincuencia? Ni entre ellos existe orden. 

A pesar del caos propiciado por López Obrador, lo que redunda en la nula seguridad pública, este insiste en que, para el año 2023 promoverá la militarización de la Guardia Nacional, para que forme parte de la Secretaría de la Defensa Nacional. 

AMLO carece de las mayorías calificadas en ambas Cámaras, esperemos no logre su objetivo: ¡Militarizar al país! Curiosamente a unos meses de que inicie el proceso electoral de 2024, cuando termine su periodo constitucional ¿Preparará un auto golpe de estado para seguir en la presidencia? 

Por Héctor Parra Rodríguez 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – AMLO pésimo malabarista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.